Kepa Aulestia (Continuación)

El año en que estamos inmersos no sólo es el más electoral de los que hemos vivido, es también el año en que afloran toda suerte de procedimientos, peripecias, contradicciones y oscuras maniobras en torno a la designación de los candidatos. El derecho a presentarse a unas elecciones cuenta con una denominación un tanto irónica en el ordenamiento jurídico: “derecho a sufragio pasivo”. Es el privilegio a dejarse votar por parte de quienes decidan ejercer el “sufragio activo” con su voto. El grado de pasividad con que el sujeto de ese derecho alcanza la categoría de candidato es lo que distingue a los aspirantes.…  Seguir leyendo »

Elusión ética

La relación entre ética y política adquiere una dimensión particularmente equívoca cuando los partidos intentan o, por el contrario, eluden dotarse de normas morales de comportamiento para sus integrantes y para el desarrollo de su actividad. El notable escepticismo con que la opinión pública contempla la cuestión tiene que ver con la renuencia que las formaciones han mostrado al respecto, las dificultades y titubeos que reflejan los códigos elaborados precipitadamente estos últimos años, las contradicciones que se manifiestan en su aplicación y la carencia de procedimientos a la vez eficaces y garantistas y de una división de poderes en el seno de cada partido que permita denunciar, instruir y juzgar los casos que se susciten.…  Seguir leyendo »

La crisis nos está dejando una izquierda acomplejada y otra sin ningún complejo. La primera desaprovechó la oportunidad de reaccionar ante las señales de alarma que se percibieron en el 2007, y luego esperó a que la tormenta amainara en la creencia, compartida por la “sociedad de las clases medias”, de que aquello iba a pasar. Lo peor no fue que se negara a dar malas noticias a una ciudadanía instalada en el optimismo. Lo peor fue que, cuando el desastre se hizo evidente, no se atrevió a entablar con esa “sociedad de las clases medias” un diálogo franco sobre lo irresponsable que se había sido al confiar en que en la era del capitalismo financiero todo saldría a pedir de boca y sin sobresaltos.…  Seguir leyendo »

El año electoral que ahora comienza no ha tenido precedentes desde el crucial periodo que se vivió entre el referéndum constitucional de diciembre de 1978, generales el 1 de marzo de 1979, municipales el 3 de abril, para terminar con los referéndums autonómicos de Euskadi y Catalunya. En estos últimos años la política española ha vivido momentos históricos y también de una inusitada confrontación. Pero la aparición de formaciones y candidaturas que se salen del juego desplegado hasta ahora por las corrientes de la transición anuncia algo inédito. El lenguaje políticamente correcto concede a las elecciones la virtud de clarificar el panorama.…  Seguir leyendo »

La mayor manifestación que ha conocido Francia en muchos años tuvo lugar el domingo bajo excepcionales medidas de seguridad que blindaban la marcha. Dos hechos que atestiguan la gravedad de la situación creada por los ataques yihadistas de la semana pasada y por la amenaza cierta de que se repitan. Las movilizaciones contra el terror y por la libertad conceden a la población la oportunidad de reconocerse en la calle, de sentirse unida y fuerte, de protegerse moralmente de los riesgos de abatimiento e indolencia. En esta ocasión han podido aparecer como un argumento persuasorio, no quizá para el yihadismo activista pero sí para aquellos sectores musulmanes que en Francia se adscriben a corrientes integristas.…  Seguir leyendo »

La aparición de una nueva opción política dispuesta a someterse al escrutinio público ha de ser saludada, por principio, como una buena noticia para la sociedad y para la democracia. El favor que obtenga de los ciudadanos reflejará una carencia mayor o menor en el panorama partidario precedente. Claro que Podemos quiere representar mucho más que el intento de ocupar un espacio vacío. Nació para las europeas de mayo cuestionando la solvencia política y moral de las formaciones preexistentes. Parece haber modulado sus líneas programáticas hacia una oferta menos irrealizable, pero sin corregir un ápice sus invectivas contra la casta y el régimen del 78.…  Seguir leyendo »

La inauguración de la “era de la transparencia” en nuestro país viene lastrada por la resistencia partidaria a depurar las irregularidades y los casos de corrupción que se han dado hasta ahora. Eso no sólo resta credibilidad a la disposición que las instituciones tengan de adecentar su propio funcionamiento, sino que contribuye a que se mantengan las inercias de opacidad del pasado reciente. De hecho, la legislación vigente o en trámite sobre transparencia no constituye una medida de prevención eficaz frente al fraude, que puede colarse por entre su articulado. Pero la idea de transparencia se enfrenta también a los problemas que ella misma puede generar.…  Seguir leyendo »

La propuesta del president Mas de conformar una candidatura unitaria en la que se integren representantes de partidos soberanistas y soberanistas independientes para convertir las próximas elecciones autonómicas en plebiscitarias ha suscitado adhesiones y distanciamientos. Los recelos porque el líder “convergente” perseguiría con dicha fórmula mantenerse al frente de la Generalitat y facilitar, a cuenta de las demás formaciones, la refundación del partido recibido de manos de Pujol; la defensa –entre ideológica y corporativa– de la personalidad diferenciada de las demás siglas, y la prevención ante la eventualidad de que la pretendida suma acabase restando enteros a la independencia forman parte de la disconformidad con Artur Mas.…  Seguir leyendo »

El ya largo periodo de crisis, incertidumbre, decepciones, y señales de cambio que venimos atravesando ha dado lugar también a un clima de efervescencia todavía confuso. Fenómenos como Podemos o Guanyem presentan un rasgo común al soberanismo independentista: la atropellada búsqueda de la inocencia para explicar el pasado, afirmarse en el presente e imaginar el futuro. La gente no quiere sentirse corresponsable de lo que ha ocurrido, ni por activa ni por pasiva. Los sectores más directamente afectados por las políticas de austeridad que comenzaron a aplicarse tras la primera recesión tuvieron que soportar, sin especial reacción, la culpa que se les imputaba por haber vivido por encima de sus posibilidades.…  Seguir leyendo »

La corrupción amenazaba con asentarse en nuestro país como si formara parte del paisaje, y nunca mejor dicho. La alteración del precio del suelo y de los servicios prestados a las administraciones permitía que muchos se sintieran beneficiados. Los reproches que merecía la administración fraudulenta de los intereses comunes acababan desvaneciéndose en la fatalidad de una opinión pública que no parecía escandalizarse. Partidos e instituciones se tapaban mutuamente las vergüenzas, o las empleaban para la confrontación. Claro que hubo muestras de indignación ante los casos de corrupción con anterioridad a la crisis. Pero lo que ha convertido la corrupción en un problema sistémico no es que se haya revelado su verdadera magnitud, sino que por efecto de las recesiones acaba deslegitimando las estructuras de un poder partidario.…  Seguir leyendo »

La creatividad cotiza al alza en la vertiente especulativa de la política. Es habitual pedir a los responsables institucionales y a las formaciones representativas audacia, imaginación y voluntad de cambio. Pero, cuando la diatriba diaria se ve dominada por el trilerismo de “a ver cómo descoloco a este”, la demagogia que encierran tales demandas es correspondida con ofertas que no pasan de ser meras ocurrencias. La política convencional se basa en la gestión contenida de los cambios porque es esencialmente conservadora. Su patrimonio de ideas y propuestas es limitado, porque la política partidista no es especialmente productiva y sobrevive tratando de no desconcertar a los propios.…  Seguir leyendo »

El resultado del referéndum escocés, sumado a la inviabilidad del Plan Ibarretxe en su día y a las vicisitudes que hoy atraviesan los partidarios del derecho a decidir en Catalunya, parece afianzar esa vía propia que lleva ensayando algún tiempo el PNV de Urkullu y Ortuzar. Estos últimos nunca se habían mostrado más cautos en sus apreciaciones soberanistas que en vísperas del 18 de septiembre. La insistencia de los dirigentes del PNV en que lo que les gustaba de Escocia era el procedimiento y el hecho de que a ninguno de ellos se le ocurriera mostrarse a favor del sí no reflejaba sólo una actitud de prudencia ante un desenlace que se pronosticaba inclinado hacia el no.…  Seguir leyendo »

La regeneración democrática es una idea atractiva que en muy poco tiempo ha perdido su sentido. Un deseo y una necesidad resumida en dos palabras que ya no significan nada. Porque antes de que tomara cuerpo como anhelo ciudadano y como concepción política, los partidos se han apresurado a encerrarla entre las cuatro paredes de sus cálculos y de sus diatribas de menor alcance. Nunca antes habían llegado tan tarde a reconocer un problema y, a la vez, tan pronto a apropiarse del cuadro de sus posibles soluciones para manejarlo a su antojo. Ello demuestra una vez más que la realidad partidaria tiende a privatizar la democracia y las instituciones, que dejan de ser un asunto público para convertirse en coto particular de las formaciones políticas.…  Seguir leyendo »

Los cónclaves partidarios generan, inmediatamente después de sus actos de clausura, una enorme sensación de vacío. Los aplausos y vítores son sustituidos por el silencio de la sala vacía. Los elegidos pasan a sentirse abandonados en su responsabilidad, mientras los demás reunidos van tomando distancia respecto a aquellos a los que minutos antes habían encargado la dirección del partido. Las unanimidades son puestas a prueba desde el momento en que el líder deja la tribuna. Las emociones suscitadas por las tensión interna derivan en un mezcla de relajo y escepticismo. No sería exagerado concluir que el congreso extraordinario ha salvado al PSOE in extremis, y es probable que haya ofrecido la mejor solución posible para los socialistas, vistas las circunstancias.…  Seguir leyendo »

El domingo los socialistas se retrataron como nunca antes lo habían hecho. Después de descubrir qué candidatos osaban competir por la secretaría general, los afiliados del PSOE ya saben cuántos de ellos se han decidido a participar en la consulta y con qué respaldo cuenta el ganador, Pedro Sánchez. La campaña protagonizada por los dos aspirantes que habían obtenido un mayor número de avales -Sánchez y Madina- se ha caracterizado por una deliberada omisión de las diferencias, para eludir riesgos y evitar la imagen divisionista de una liza más enconada. De modo que en la opinión pública han prevalecido las supuestas intenciones y los supuestos matices que se le suponían a cada uno de ellos.…  Seguir leyendo »

Las formaciones nacionalistas que gobiernan la Generalitat y la autonomía vasca -CiU y PNV- mantienen una relación ambivalente o equívoca respecto a la monarquía y a la Corona, que se ha visto reflejada especialmente en el momento de la sucesión. Su compromiso con dicha institución se basaría fundamentalmente en su utilidad. Para ser más precisos, en la utilidad de una institución inevitable por ahora. Con el matiz de que debe ser útil para viabilizar sus aspiraciones políticas, y no sólo para dar empaque a eventos de proyección internacional que tengan lugar en dichas comunidades. No es esta exactamente la posición que ambas formaciones mantuvieron durante los primeros años de democracia.…  Seguir leyendo »

La estrategia de contención con la que los socialistas habían afrontado las tres debacles anteriores de municipales, autonómicas y generales se ha visto desbordada tras las europeas del 25 de mayo, dando lugar a una extraña fiebre de dimisiones y renuncias que parece compensar en el plano moral la impasibilidad anterior al precio de incrementar las dificultades políticas del partido y el desconcierto de su potencial electorado. Porque se ha pasado de un tiempo en el que nadie parecía dispuesto a asumir responsabilidades ante los sucesivos reveses electorales a un momento en el que casi nadie se muestra dispuesto a echarse el partido a sus espaldas.…  Seguir leyendo »

Las elecciones al Parlamento Europeo del pasado 25 de mayo ofrecieron muestras de contestación ciudadana a las políticas dominantes frente a las crisis en la Unión y en España. Contestación que se hizo más patente en el escrutinio final por la abstención que ha castigado a las hasta anteayer formaciones mayoritarias frente a opciones emergentes a izquierda y derecha. Pero la desafección y el desacuerdo que reflejaron las urnas no son fáciles de interpretar y mucho menos de traducir en actuaciones institucionales que corrijan aquello que ha causado disgusto en la población. Qué parte del reproche electoral corresponde a los gobiernos nacionales y cuál a Bruselas.…  Seguir leyendo »

La campaña para las elecciones europeas ha revelado la existencia de una especie de tongo ambiental, prácticamente común al conjunto de los partidos que se presentan a los comicios de esta semana en los países de la Unión, con la excepción de las formaciones populistas o xenófobas y de las nuevas plataformas que aspiran a obtener algún escaño en Estrasburgo. Aunque suene exagerado, se diría que nadie quiere ganar estas elecciones, y que las siglas tradicionales se conforman con no perderlas. Hay diversas razones que explicarían el fenómeno. Por ejemplo, en el caso español está pesando la dificultad que muestran partidos y candidatos para aprehender un electorado disperso en una circunscripción única, acostumbrados como están sus aparatos a predecir y hasta modular el comportamiento de los votantes en ámbitos provinciales o locales.…  Seguir leyendo »

Para qué

El encuentro que el pasado jueves 1 de mayo mantuvieron el presidente Mas y el lehendakari Urkullu fue un reflejo elocuente de la distancia a la que se sitúan en estos momentos las formaciones que representan uno y otro, que es la que han mantenido desde el proceso constituyente y la tramitación de los estatutos de autonomía de Catalunya y Euskadi. Sólo que el soberanismo convergente estaría teniendo ahora el papel que representó el PNV ante el referéndum constitucional, o el que el partido de Arzalluz e Ibarretxe desempeñó entre el pacto de Lizarra y el plan Ibarretxe, entre 1998 y 2009.…  Seguir leyendo »