Lara Moreno

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Una joven, en la manifestación del pasado 8-M en Madrid. Álvaro García

Felicitar a un país desde la rabia. Porque incluso en los momentos de la celebración, la rabia sube hasta la garganta y el corazón, músculo incrédulo, se bate en llamas. ¿Todo el mundo conoce los Diez Mandamientos? Recitémoslos. Algún dedo de una mano nos sobra. Se nos van olvidando. Pero hasta el más laico de los laicos puede cantar la mayoría de ellos. Y bien: ¿todo el mundo sabe lo que es el Convenio de Estambul? ¿Se enseña en las escuelas?

El 11 de mayo de 2011, nació el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, el instrumento jurídico internacional de ámbito continental más importante y específico para prevenir y luchar contra todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres.…  Seguir leyendo »

Refugiados ucranios, en la estación de Cracovia (Polonia).LUKASZ GAGULSKI (EFE)

Te levantas una mañana, pasadas las siete, y pones la radio porque va a hacer dos años que vinculaste tu relación con los medios de comunicación al código de emergencia. Por aquel entonces, era marzo de 2020, te conectabas en cuanto abrías los ojos a la pantalla de tu móvil y a la voz de la locutora para enterarte de cuántos muertos ese día, cuántos más que ayer, el récord, la curva. Luego, te fuiste acostumbrando. Dos años después, te levantas una mañana y enciendes la radio y también la calefacción porque todavía es febrero y hace frío. Aún no te ha llegado la factura del gas y no sabes que tendrás que pagar tres veces más de lo que pagaste los años anteriores por el mismo periodo y un consumo menor.…  Seguir leyendo »

Nuestra roñosa libertad

La mañana del 3 de noviembre de 2020, en el sofá de mi casa, tras un mes de dudas y angustia, decidí, sola y libremente, abortar.

Estaba embarazada de algo más de ocho semanas. No solo mi ginecólogo había confirmado el tiempo de gestación, es que yo era consciente del día en que el espermatozoide de mi pareja fecundó mi óvulo.

Una amiga me recomendó el centro ginecológico privado Isadora, en Madrid. Rápido, fácil, de confianza. Llamas y te citan enseguida. Pero yo tenía entendido que el aborto era libre, a petición de la mujer, desde el 5 de julio del 2010.…  Seguir leyendo »

Desde hace un tiempo vengo escuchando un rumor alrededor de mi conciencia, que proviene de almas bienintencionadas que me quieren y se preocupan por mí, incluso quizá me admiran, y me susurran consejos desde la lejanía de sus temores. Lo consideraba un bisbiseo, casi una sensación, algo que nadie se atreve a pronunciar, hasta que el otro día un buen amigo abrió la boca por fin. “Tienes que dejar de escribir sobre feminismo”. Le faltó decir: “Ahora que parece que te lee más gente, no lo fastidies hablando siempre de eso”. No soy la única. Lo he comentado con otras compañeras y también les pasa.…  Seguir leyendo »

La otra tarde, al despedirme de una amiga en su casa, me ofreció una bolsa llena de cosméticos casi sin estrenar. “¿Los quieres?”, me preguntó. “Yo no voy a usarlos. Les he pasado la app y son muy cancerígenos. A lo mejor tú no has empezado con esto y todavía te da igual.” Tenía razón, yo todavía no había empezado con eso. Pero no quise aceptarlos, aunque estaba segura de que eran productos caros y en un día no muy remoto, atrás en el tiempo, a mi amiga le parecieron muy buenos. Me volví a casa taciturna. ¿Cuánto más quiero saber de este mundo ruin?…  Seguir leyendo »

El año empezó en una playa del sur, donde nadie parecía haber deshojado la noche cuando por la mañana salí a correr como si aquello fuera a redimirme. Estuve sola tumbada en la arena al terminar, y me hice un par de fotos sofocada bajo mi forro polar que envié a algunos amigos que no se habían acostado todavía. Feliz 2019, debí de decirles. El 2018 había sido un huracán y ahora solo quedaba comenzar de nuevo.

El 1 de enero de 1919, Rosa Luxemburgo, Liebknecht y Pieck fundaron el Partido Comunista alemán. Pocos días después se fundaría el Partido Alemán de los Trabajadores, al que más tarde perteneció Hitler.…  Seguir leyendo »

Al amanecer, todo es blanco cada día. El cielo está encapotado y jabonoso, se despiertan las ciudades ensopadas, el asfalto brillante de agua, las aceras resbaladizas. En los montes, están enterradas las copas de los árboles. Ya no se abren las nubes, no hay azul. A veces en la tarde unos rollizos cumulonimbus se tiñen de oscuridad, marrón tierra, gris tristeza; entre medias, el ocaso intenta sus dibujos, pero acaba desistiendo. La ropa tendida se empapa, los resfriados se enquistan en los pechos. En la costa, un océano enfurecido como una inquietud. Es la borrasca Elsa. Esta costumbre humana de personificar cualquier calamidad, qué tierna.…  Seguir leyendo »

Una mujer y un hombre se enamoran. Ella tiene treinta y largos, él va a cumplir los veintisiete. Es España, siglo XXI. Nada importa, porque libre es el amor y sin edad. Pero aquí en Occidente, para todas, está prohibido envejecer. Hay algo de vértigo en este encuentro: no en la intimidad, sino por la calle. Ella recibe comentarios afables y jocosos de su entorno: “Así que te gustan jovencitos”. La miran con picardía y sorpresa, como si hubiera cazado un leopardo con los dientes, de un salto. Cuando el hombre le presenta a la mujer a su madre, esta suspira aliviada: “No se le nota la edad.…  Seguir leyendo »

Cuando llegué a Madrid, a finales del año 2003, alquilé una buhardilla en Chueca con el que entonces era mi pareja. Había que sentarse en una silla para ducharse y cuando fregábamos los platos teníamos que torcer la cabeza. Por lo demás, era una buena casa, costaba seiscientos euros y estaba en pleno centro. Desde esa buhardilla, a través de la ventana que enseñaba el cielo sobre la cama, vi volar los helicópteros con su estruendo de la mañana del 11 de marzo del 2004. Madrid no era una fiesta.

Después me mudé, sola. Alquilar una habitación en un piso compartido en Madrid con varias personas costaba unos trescientos euros, lo mismo que había pagado en Sevilla por la última casa, de tres habitaciones, amplios balcones y mucho sol, pero no me escandalizó.…  Seguir leyendo »