Leana S. Wen

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Estudiantes hacen fila para la clase en el jardín de infantes en la Academia Tradicional Lyles-Crouch de Alexandria el 19 de agosto. El COVID-19 ha obligado a muchas niñas y niños a usar cubrebocas, incluso en el regreso a clases a finales de 2022. (Craig Hudson/The Washington Post)

Durante el primer año de la pandemia de COVID-19, mi familia y yo fuimos extremadamente cuidadosos. Di a luz en abril de 2o20, poco después de la llegada del COVID-19. Para proteger al bebé, mi esposo y yo sacamos a nuestro hijo, en aquel momento de dos años, del preescolar. Solo socializábamos al aire libre, a una distancia segura de los demás. Limité las actividades en espacios cerrados al trabajo y las compras del mercado, y siempre tenía mi cubrebocas N95 puesto.

Cuando las vacunas contra el coronavirus comenzaron a estar disponibles para los adultos, escribí que las personas vacunadas podían flexibilizar sus precauciones según su nivel de tolerancia al riesgo.…  Seguir leyendo »

En la facultad de Medicina aprendí que la poliomielitis era una enfermedad histórica. Cuando estaba en su punto más alto en la década de 1940 y principios de la década de 1950, a los padres les aterrorizaba que sus hijos e hijas formaran parte de las decenas de miles que cada año quedaban con una discapacidad permanente. Miles de niños morían cuando la parálisis inmovilizaba sus músculos respiratorios.

Gracias a vacunas altamente efectivas, los casos de parálisis por poliomielitis cayeron por debajo de 100 en la década de 1960. El último caso de polio salvaje que se originó en Estados Unidos fue en 1979.…  Seguir leyendo »

Manifestantes para exigir vacunas contra la viruela del mono frente a la Secretaría de Salud, en Ciudad de México, México, el 26 de julio de 2022. (José Méndez/EPA-EFE/Shutterstock) (Jose Mendez/EPA-EFE/REX/Shutterstock)

Justo ahora, la mayoría de los estadounidenses no tiene que preocuparse por contraer la viruela del mono o símica. Sin embargo, no podemos descartar la posibilidad de que se convierta en una amenaza mayor. Es la razón por la que la Organización Mundial de la Salud hizo lo correcto al declarar la enfermedad una emergencia sanitaria internacional. Contenerla debe ser prioridad para el gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden.

La viruela del mono (monkeypox) es muy diferente del COVID-19. A diferencia del coronavirus, que es un patógeno respiratorio extremadamente contagioso, la viruela símica se transmite principalmente a través del contacto prolongado de piel con piel.…  Seguir leyendo »

Como si los padres no tuvieran ya suficiente de qué preocuparse —una pandemia de COVID-19, una escasez de fórmula para bebés— ha aparecido ahora una nueva dolencia misteriosa que afecta a niñas y niños pequeños en forma de hepatitis aguda.

En resumen: no es motivo para entrar en pánico, pero merece vigilancia. Los padres también deben tener cuidado con las especulaciones sobre la enfermedad. Todavía hay muchas cosas que no sabemos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) están investigando al menos 109 casos de la afección en Estados Unidos. Se han reportado enfermedades similares en al menos dos docenas de países, desde Argentina hasta Dinamarca e Indonesia.…  Seguir leyendo »

Una policía se hace la prueba de COVID-19 en el distrito de La Victoria en Lima, Perú, el 12 de enero de 2022. La variante ómicron está infectando con gran velocidad. (Cris Bouroncle/AFP vía Getty Images)

Muchas personas me han hecho la misma pregunta en los últimos días: si la ómicron es una variante más leve, y contraerla proporciona inmunidad adicional, ¿por qué no contraerla y salir de eso de una vez? Incluso personas que solían ser cautelosas se preguntan si deberían exponerse intencionalmente al COVID-19. Si tarde o temprano van a contraer el coronavirus, ¿por qué no contraerlo ahora?

Entiendo que la gente esté harta de la pandemia, y sigo creyendo que a las personas vacunadas no se les deben imponer restricciones. Sin embargo, a continuación presento cuatro razones por las que las personas no deberían tratar deliberadamente de contraer el coronavirus:

Los hospitales están repletos.…  Seguir leyendo »

Peatones con mascarillas en San Francisco, California, el 4 de enero de 2022. La variante ómicron del COVID-19 es la actual preocupación, pero las vacunas han demostrado ser eficaces. (David Paul Morris/Bloomberg)

Estamos entrando en el tercer año de la pandemia en medio de una situación confusa. Estados Unidos ha superado con creces el número de infecciones diarias por COVID-19, en comparación con el pico previo del invierno pasado, pero muchos negocios permanecen abiertos, los estadios están repletos y los niños regresan a la escuela. Los titulares de las noticias anuncian que “las infecciones por ómicron parecen ser más leves” que las variantes anteriores. Sin embargo, este podría ser “el peor problema de salud pública de nuestras vidas”.

Esta es la clave para entender las aparentes contradicciones de nuestra situación actual: el riesgo para los individuos es bajo, mientras que el riesgo para la sociedad es alto.…  Seguir leyendo »

Adornos navideños con forma de Papá Noel en Eichenau, Alemania, el 26 de noviembre. La variante ómicron del COVID-19 es la nueva amenaza en las fiestas de fin de año. (Michaela Rehle/Reuters)

Por segundo año consecutivo, se nos avecina una oleada de coronavirus invernal en Estados Unidos. Las infecciones ya estaban incrementándose antes de que apareciera la extremadamente contagiosa variante ómicron; ahora, algunas proyecciones estiman que el país va camino a alcanzar más de 1 millón de nuevas infecciones diarias.

A pesar de estas cifras abrumadoras, no creo que las personas vacunadas deban cancelar sus planes para Navidad, Año Nuevo y otras festividades.

Un número cada vez mayor de investigaciones muestra que las vacunas existentes proporcionan una protección significativa contra enfermedades graves causadas por la variante ómicron. Aquellas personas que recientemente obtuvieron dosis de refuerzo de las vacunas Pfizer/BioNTech o Moderna tienen la mejor protección, incluida una menor probabilidad de infecciones leves posvacunación.…  Seguir leyendo »

Los asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) marcaron un hito en la pandemia del COVID-19 el 26 de octubre, cuando recomendaron la autorización de la vacuna Pfizer/BioNTech para niños de cinco a 11 años. Tener a millones de estadounidenses más elegibles para la vacunación podría influir en el curso de la pandemia y reducir las tasas de infección comunitaria. Sin embargo, creo que el resultado más importante será que las niñas y niños pequeños finalmente estarán protegidos de la enfermedad, la discapacidad y la muerte.

Los datos presentados en la reunión refutan la falsa narrativa generalizada de que los niños pequeños no son afectados por el coronavirus.…  Seguir leyendo »

La niebla de la madrugada rodea la instalación artística 'In America - Remember' de más de 600,000 banderas blancas en el Monumento a Washington en Washington, D.C., el 3 de octubre de 2021. Esta honró a las personas fallecidas por COVID-19 en la pandemia. (Astrid Riecken/For The Washington Post)

El fin de la pandemia podría estar vislumbrándose en el horizonte. Así es. A medida que el auge de la variante delta pareciera estar mermando, ya que la cantidad de nuevos casos de COVID-19 en Estados Unidos ha disminuido más de un tercio desde el 1 de septiembre, la posibilidad de volver a la normalidad, aunque no está garantizada, pareciera estar al alcance.

¿Qué se necesita para que finalmente dejemos atrás esta crisis de salud pública? Para empezar, debemos aceptar que el COVID-19 llegó para quedarse en el futuro previsible. Una política de “cero COVID-19” no funcionará, como incluso ya ha admitido Nueva Zelanda, que hasta hace poco implementaba cuarentenas nacionales por un solo caso.…  Seguir leyendo »

Una mujer indígena Shipibo-Konibo habla con una enfermera antes de recibir la vacuna contra el COVID-19 en Lima, Perú, el 9 de agosto de 2021. Las personas vacunadas pueden infectarse y transmitir a otros la variante delta, más contagiosa. (AP Photo/Guadalupe Pardo)

Hace unas semanas, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos emitieron nuevos lineamientos para el uso de cubrebocas basados en evidencias de que las personas vacunadas pueden infectarse y transmitir a otros la variante delta, más contagiosa. Muchas personas que pensaban que las vacunas les permitirían volver a la normalidad prepandémica se preguntan ahora si deberían cambiar la manera en que desarrollan su vida cotidiana.

Si bien la variante delta modifica el cálculo de riesgo, no significa que tengamos que volver a confinarnos en casa. Al momento de decidir qué actividades realizar, las personas vacunadas deberían considerar dos factores: el riesgo médico de su hogar y el valor que tienen las actividades para ellas.…  Seguir leyendo »

Más de uno de cada de 10 estadounidenses han recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, pero todavía están esperando una respuesta clara a una pregunta clave: ¿Qué pueden hacer una vez que estén completamente vacunados?

La respuesta actual no es para nada satisfactoria. La guía oficial de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) es que las personas vacunadas necesitan seguir utilizando cubrebocas, mantener el distanciamiento físico y básicamente cumplir con todas las precauciones previas a la vacuna. Quienes tienen ansias por tomar un avión para visitar a sus seres queridos podrían dudar de hacerlo ya que les han advertido de no ver la vacunación como un “pase libre para viajar”.…  Seguir leyendo »

Cuando uno se entera de que tiene una enfermedad peligrosa, debe poder confiar en su médico. Cuando poblaciones enteras enfrentan una peligrosa crisis de salud pública, necesitan poder confiar en su gobierno. La última prueba para esta confianza es el brote de un coronavirus desconocido que surgió en Wuhan, China.

Los coronavirus son virus respiratorios que pueden provocar enfermedades que van desde resfriados leves hasta una neumonía potencialmente mortal. Al igual que otros virus, no responden a los antibióticos. Esta cepa, llamada 2019-nCoV, es demasiado nueva para poder tener cualquier información útil sobre su mortalidad. Se ha reportado que otros dos coronavirus, el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), y el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS), matan alrededor de 15% y 35% de personas infectadas, respectivamente.…  Seguir leyendo »