Luis Ayala

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

¿Es buena idea subsidiar los salarios?

La respuesta inmediata a la pregunta que da título a este artículo es que sería considerablemente mejor elevar los salarios. Las devaluaciones salariales y el intenso proceso de precarización de las condiciones laborales resultantes de la crisis han dado lugar al aumento de la desigualdad, dificultan la mejora de la productividad laboral, limitan la adecuación de las pensiones a las necesidades de los hogares e incluso pueden propiciar la inestabilidad del sistema político, ante la desafección que produce el dispar comportamiento de las rentas del trabajo y las del capital.

En lugar de animar el crecimiento de las remuneraciones, algunos países han optado por lo que en terminología anglosajona se denomina in-work benefits (IWB) o complementos salariales.…  Seguir leyendo »

¿Por qué la renta mínima es necesaria?

El debate parlamentario sobre el establecimiento de una renta mínima para las familias sin recursos ha animado la discusión sobre la fragilidad de la última red de protección. A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de países europeos, España no cuenta con una prestación que cubra el riesgo general de pobreza. Plantear, por tanto, la homologación del sistema con nuestro entorno más próximo no parece una temeridad. Especialmente, cuando las estadísticas oficiales revelan que más de un 22% de la población está por debajo del umbral de pobreza.

Frente a la necesidad de cubrir este importante vacío sorprenden las reacciones en contra, casi viscerales, de algunos de los actores implicados en el debate.…  Seguir leyendo »

El desarrollo de la crisis ha tenido consecuencias ciertamente drásticas sobre el reparto de la renta entre los ciudadanos españoles. Mientras que los indicadores más básicos de desigualdad apenas han cambiado para el promedio de la Unión Europea desde 2007, España, que ya partía de niveles considerablemente más altos, ha sufrido uno de los mayores aumentos de las diferencias económicas entre los hogares. La pobreza monetaria, que había permanecido prácticamente estancada en nuestro país durante los quince años anteriores a la crisis, ha pasado a afectar a más de uno de cada cinco hogares. La magnitud de este cambio es la mayor desde que disponemos de datos anuales sobre los ingresos y las condiciones de vida de la población española.…  Seguir leyendo »