Luis Castellví Laukamp

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

“En España se es siempre bienvenido en todas partes”. La cita procede del Diario de un campesino del Danubio (1968) de Vintilă Horia. Condenado por sus publicaciones fascistas, este escritor huyó del régimen soviético en Rumanía. Tras un lustro en Buenos Aires, aterrizó en Madrid en 1953. Durante su exilio llegó a dominar la lengua y cultura españolas. Lean su novela sobre El Greco. Un sepulcro en el cielo (1987) pone esta frase en boca del pintor: “El destierro se volvía arraigo y yo no lo lamentaba de ninguna manera”. En efecto, Vintilă Horia siempre sostuvo que vivir en España era un privilegio.…  Seguir leyendo »

En Imperiofobia y leyenda negra (2016), María Elvira Roca Barea defiende la obra imperial de España. Su renombre habría sido infamado por la imperiofobia o aversión a los imperios, un supuesto racismo “hacia arriba, idéntico en esencia al racismo hacia abajo“. No obstante, la simetría del argumento soslaya algún detalle. De los más de doce millones de africanos llevados a la fuerza al Nuevo Mundo, una sexta parte acabó en los virreinatos españoles. Roca Barea ignora este incómodo asunto.

No es la única en hacerlo. Nuestro país, tan proclive a dedicar calles y estatuas a negreros, aún no ha erigido un monumento a las víctimas de la esclavitud transatlántica.…  Seguir leyendo »

Santiago Abascal sostiene que en España no hay islamofobia sino islamofilia. Quien solo conociera los clásicos estaría de acuerdo. Lean las Cartas marruecas (1789) de José de Cadalso: “Sé que eres un hombre de bien que vives en África, y […] sabrás que soy un hombre de bien que vivo en Europa. […] Nos estimamos sin conocernos; por poco que nos tratáramos, seríamos amigos”. Incluso en el Cantar de Mío Cid (1207) el espíritu de cruzada brilla con luz tenue. De hecho, Rodrigo Díaz de Vivar tiene un amigo musulmán llamado Avengalvón. Nuestro siglo XVI produjo El Abencerraje, un canto a la clemencia con el vencido durante la Reconquista (palabra desafortunada, por cierto, porque presupone una continuidad –inexistente– entre el reino visigodo y la monarquía hispánica).…  Seguir leyendo »

Recordarán la escena: Torrente ante un cerdo agridulce. “Chinita, ven aquí”. La película se estrenó en 1998, cuando apenas había inmigración china en España. Hoy son 200.000, la cuarta minoría tras marroquíes, rumanos y británicos. Santiago Segura quiso mofarse del español racista, pero muchos blancos adoptaron el diminutivo y lo usan con naturalidad. Nunca decimos “inglesito” o “alemanito”, quizás porque no nos sentimos superiores a ellos. Pero sí “chinito” (también “negrito”, incluso “morito”). Una manera de hacer de menos o infantilizar. Puede parecer inocuo, pero no es insólito que al “chinita” le sigan obscenidades. El estereotipo de la mujer asiática sumisa fomenta el acoso callejero.…  Seguir leyendo »

El libro Las que se atrevieron (2017) de Lucía Asué Mbomío Rubio da cuenta de seis relaciones de mujeres españolas blancas con hombres negros. Basta una lectura como esta para que se derrumbe el mito de que España no es un país racista. Un mito en el que solo creen quienes gozan del privilegio blanco de pasarse la vida sin pensar en cuestiones raciales. Es decir, los principiantes del título, entre los que yo mismo solía incluirme.

Para la mayoría blanca en España, el racismo es invisible, como lo es el machismo para ciertos hombres, la homofobia para muchos heterosexuales y un largo etcétera.…  Seguir leyendo »

“Ya nadie recuerda que en un tiempo lejano, allá en Barcelona por los años sesenta, a la sombra de las grandes editoriales y editores y premios literarios de prestigio auténtico, y de la buena amistad de algunos escritores catalanes, y de una Carmen Balcells […] existió un breve momento germinativo y fraterno de cohesión […] que brevemente, incompletamente, pudo llamarse boom”. La cita procede de la Historia personal del boom (1987), del escritor chileno José Donoso, uno de los protagonistas del fenómeno junto a autores como Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Jorge Edwards y Sergio Pitol. Todos ellos convivieron y escribieron en Barcelona, convirtiéndola en una de las capitales de la literatura latinoamericana de la época.…  Seguir leyendo »