Luis Pancorbo

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hay un fantasma que resurge de vez en cuando en la vieja Europa. No es un fantasma tan alegre como los que cazaba Bill Murray en una película famosa, y tampoco se trata de una versión del deprimido y triste fantasma de Canterville que para Oscar Wilde estaba necesitado de calor humano. El nuevo fantasma es el racismo, el que disimula tras una sábana llena de incultura propia y de odio al otro. El otro, además, es un factor que va en aumento, un emigrante atraído por el espejo de la prosperidad. O un aspirante a refugiado, el que pide auxilio para no ser víctima de las bombas, los gases y las represiones de todo tipo.…  Seguir leyendo »

Por más que pase el tiempo Tartufo, condensación y cliché de la impostura, nunca abandona las tablas y menos las de la política. Su habilidad para el camuflaje revestido de hipocresía no hace distingos de época, de intención, de nacionalidad. Ahí está, y geográficamente más cerca de lo que se cree, Marine Le Pen haciendo su propia interpretación del personaje de Molière: no hay reparos, ni melindres que valgan, con tal de conquistar el poder. O el Elíseo, entendiendo por eso no tanto el clásico paraíso, sino el poder derivado de presidir la República Francesa.

Últimamente la líder del Frente Nacional, la extrema derecha de Francia, no hace más que declarar que ella no es racista.…  Seguir leyendo »

“Ahora vendrá la ciénaga”, ha comentado Matteo Renzi y ha cumplido su promesa de dejar el cargo si ganaba el No en el referéndum. Ha perdido el con el que quería mejorar aspectos sensibles de la política de su país, entre ellos el de que los gobiernos dejen de durar apenas un año (la cuenta hasta ahora es 63 gabinetes en 70 años). Renzi no ha escatimado explicaciones contundentes: ”No creí que me odiasen así”. Y ha calificado ese odio como “destilado y purísimo”.

Se le despide con un ciaone, un gran chao o gran adiós. Parece un lenguaje futbolístico pero lleva la metralla de los partidos del No ganador, una accozzaglia, o batiburrillo, que va desde Beppe Grillo y su Movimiento 5 Stelle, a Forza Italia de Berlusconi, la Liga Norte, y franjas varias de la derecha y la izquierda hasta confinar con los anti-sistema.…  Seguir leyendo »

Como todo populista que se precie Donald Trump juega a muchos cartones del bingo ideológico. No solo quiere ganar de todos modos sino que anuncia que no aceptará perder. Una poco democrática política de saloon adonde Trump va con el colt desenfundado. Pero a veces se olvida que Trump es el producto de una acuñación política no europea, un apéndice de algo que, guste o más bien lo contrario, ha ocupado cientos de páginas eruditas en The American Spirit,de Thomas A. Bailey, profesor de la Universidad de Stanford.

La formación de ese espíritu americano no empieza con Reagan, ni ahora con Trump.…  Seguir leyendo »

Antes de que ocurriera el Brexit, uno de esos posibles momentos de eclipse de la razón —como los denomina George Steiner—, Boris Johnson, ex alcalde de Londres, nuevo ministro de Asuntos Exteriores, daba un beso simulado a un salmón salvaje. El populismo, ya se sabe, no tiene límites bien cartografiados. La foto del líder conservador sujetando a un salmón entre sus manos, y haciendo como si le estampase un ósculo, fue uno de esos signos de una historia llena de tirones. Boris Johnson, el superhéroe del Brexit, el que hacía campaña hasta en una pescadería del mercado londinense de Billingsgate, tras su aparatoso triunfo cayó en la red de otros pescadores tories.…  Seguir leyendo »

Entre las maneras de expresar, sentir y analizar la actual situación de España emergería el concepto de zozobra. Pocos niegan qne soplan vientos de esa naturaleza, Otro asunto es que España tenga que ser una zozobra en sí misma, ineludible, o quizá fatídica. La zozobra se apareja a la intranquilidad, la inquietud, a veces a la aflicción, como indica el DRAE. Algunos preferimos el matiz marítimo de la zozobra cuando ya no son marejadas sino tempestades las que pueden impedir la navegación. Tampoco es que esté a la vista el tifón de Conrad. Lo que se presenta es una amplia zozobra relativa a lo sociopolítico, aunque también a lo constitutivo de España.…  Seguir leyendo »