Luis Yáñez-Barnuevo

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Todo el mundo coincide en que el PSOE se encuentra en una situación crítica, pero son varias las propuestas que se hacen en su seno para salir de ella y emprender la recuperación. El grupo dirigente, la gestora y la mayoría de los líderes territoriales apuestan por estabilizar el partido antes de emprender un congreso enseguida, que no tendría, según ellos, una salida fácil. Pero los movimientos de base (alternativas autónomas por un lado y el ex secretario general, Pedro Sánchez, por otra) insisten en un congreso pronto y, sobre todo, en una consulta a los militantes.

El sentido de este texto no es tomar partido por unos o por otros, sino que nace de mi convicción de que por la confrontación de posturas no se llegará sino al desastre definitivo del socialismo democrático español.…  Seguir leyendo »

En marzo de 1993, Leonid Smoliakov, embajador de Rusia en Ucrania, independizada en diciembre de 1991, declaraba: “Si el pueblo de Crimea expresa su voluntad de autodeterminación, Rusia apoyará su opción”. Diplomáticos occidentales cuentan que Smoliakov les dijo que la independencia de Ucrania era un “fenómeno transitorio”. Desde entonces hasta hoy, diversas autoridades rusas han hecho visible su oposición a la misma, pero lamentablemente Europa solo ha comenzado a actuar cuando Crimea ha sido invadida.

En 1992, el ministro de Defensa ruso, Pavel Grachev, propuso una operación militar para ocupar el territorio ucranio. El presidente Yeltsin no la aprobó, pero decretó prioridad política la defensa de los conciudadanos que habiten en el “entorno de Rusia”.…  Seguir leyendo »

Hace 35 años, allá por los albores de la democracia, un grupo de socialistas españoles fuimos invitados a visitar Pyongyang por el Gobierno de Corea del Norte. Por aquel entonces, el PSOE suscitaba una gran curiosidad política en todo el mundo que se traducía en infinidad de invitaciones para visitar países o reunirnos con líderes mundiales. Una de las últimas invitaciones que atendimos fue la del, ya entonces, hermético y misterioso régimen comunista norcoreano, donde mandaba con mano y alma de hierro el “estimado y querido líder camarada Kim II Sung”, como se le llamaba al dictador autocrático.

No sabíamos que se convertiría en el creador de una dinastía que sobreviviría a la caída de la Unión Soviética, a la adopción plena del capitalismo de Estado por su vecina China y que, ya en el siglo XXI con el tercer Kim al frente de la dictadura más cerrada del mundo, seguiría cultivando el gusto por la amenaza nuclear tan propia de la ya fenecida Guerra Fría.…  Seguir leyendo »

El magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón no puede ser imputado por la Sala Segunda del Tribunal Supremo por abrir un proceso que pretendía, quiero creer que aún pretende, dignificar a una parte de los asesinados en las cunetas, tapias de cementerios y campos de toda España por los falangistas y golpistas de 1936, que continuaron matando gente hasta bien entrados los años cincuenta.

Y digo una parte porque si en el sumario han conseguido identificar a más de 100.000 desaparecidos, es seguro que la cifra real es mucho más alta y que la destrucción de pruebas o indicios de dónde están sus cuerpos, así como la falta de testigos después de 70 años, ha hecho difuminarse todo rastro de decenas de miles de víctimas anónimas.…  Seguir leyendo »

Las elecciones de los últimos años en América Latina han marcado una clara tendencia hacia la izquierda, la gran beneficiaria del fracaso del neoliberalismo representado por el consenso de Washington predicado durante la era de George W. Bush. Dos modelos de izquierda han accedido al poder. Por un lado, aquellos que pueden considerarse próximos a la socialdemocracia. Son los casos de Brasil, Uruguay, Chile, Perú, Paraguay, Costa Rica, Panamá, Guatemala y ahora El Salvador. Por otro, el modelo autotitulado “socialismo del siglo XXI” de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua. Naturalmente, este esquema, como todos, peca de simplificador, pero está claro que entre los primeros dominan la institucionalidad, la alternancia en el poder y el carácter gradualista y reformista de sus políticas, y en los segundos existe una tendencia al populismo izquierdizante y al caudillismo con dosis variables de antinorteamericanismo.…  Seguir leyendo »