Manuel González Barón

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hace años me invitaron algunos compañeros, profesores de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, a impartir una charla dentro de un ciclo de conferencias sobre la humanización de la Medicina, a alumnos de tercero y cuarto de la licenciatura. Invitaron a numerosos colegas, docentes de distintas materias básicas y clínicas. Me pareció de sumo interés y al resto seguramente también porque el aula magna estaba llena hasta la bandera. Mi exposición estuvo basada en las clases de Oncología Médica y de Introducción a la Medicina Paliativa, que por aquel entonces todavía eran materias optativas para alumnos de sexto curso.…  Seguir leyendo »

Siempre que vuelvo a leer el juramento hipocrático me vienen a la memoria recuerdos de cuando era niño . Leyéndolo aprendí a amar la vida de las personas que se abandonan en las manos del médico y a luchar por ellas. Cuando más tarde fui a Cádiz a estudiar la carrera en la Facultad de Medicina, en el frontispicio del anfiteatro del antiguo edificio, leía a menudo dicho juramento. En la Facultad aprendí los conceptos éticos de esta noble y grandiosa profesión, proclamados 700 años antes de Cristo, perfectamente vigentes y que se resumen en que la vocación de médico no es la de suprimir la vida, sino la de conservarla y favorecerla al máximo.…  Seguir leyendo »

Es sabido que el Gobierno busca aprobar una ley de eutanasia, sin consenso, sin alternativas. Me viene a la memoria un estudio elaborado junto a la doctora Lacasta en el servicio de Oncología Médica de La Paz sobre 340 pacientes en fase terminal. Quisimos detectar las causas profundas del sufrimiento y la desesperanza, así como la manera de ayudarles potenciando los factores para afrontarlos. De aquel estudio concluimos que son la familia y los amigos, los profesionales sanitarios cuando les mostramos interés y afecto, y la reflexión trascendente y religiosidad, lo que más ayuda a sobrellevar el sufrimiento al final de la vida.…  Seguir leyendo »

He pasado muchos años defendiendo la dignidad de los pacientes, frente a terceros y frente a ellos mismos, cuando han querido atentar contra su propia dignidad. Hoy no me centraré en la dignidad ontogénica, la que tenemos todos los seres humanos por naturaleza, sino sobre la dignidad adquirida, aquella que ganamos a lo largo de nuestra vida y que crece en función de nuestros actos, elevándonos como hombres o mujeres, o enterrándonos en abismos insospechables, haciendo que la perdamos, llevándonos a la indignidad.

Esta degradación se produce cuando atentamos contra sus pilares básicos: la libertad, la verdad, la justicia, y el amor.…  Seguir leyendo »

Una propuesta indigna

Me disponía a escribir un nuevo artículo sobre la dignidad del paciente y la eutanasia cuando de repente recibí por Whatsapp una entrevista que Jordi Évole le hace a mi querido amigo y colega el doctor Marcos Gómez Sancho, uno de los cuatro o cinco «viejos rockeros» que comenzamos esta actividad de los Cuidados Paliativos en España. No he visto una explicación más brillante y clara de dignificar el final de la vida que la que se expone en ese vídeo. Después de visionarlo y oírlo desistí. Pero al poco tiempo volví a tomar papel y bolígrafo dada la ignorancia y desinformación que aprecio en muchos de los comentaristas que intervienen en las numerosas tertulias televisivas, redes sociales y prensa.…  Seguir leyendo »

No hay muertes dignas frente a muertes indignas. Lo que humilla y denigra la dignidad no es la enfermedad, sino la actitud de algunos de los que rodean al paciente, incluso de aquellos que lo tendrían que cuidar: la falta de amor.

La dignidad de la persona enferma, como la de cualquier otra persona, está ligada a su naturaleza, con independencia de sus circunstancias, de sus condiciones o de su actuación.

Toda persona, aun llena de taras y defectos, aporta al universo una contribución única e irrepetible que hace de ella alguien radicalmente irremplazable. Por esto, resulta degradante y éticamente inaceptable tratarla como si fuera una cosa, aunque sea para el progreso de la ciencia o aunque ya se considere un factor improductivo que solo genera gastos e incomodidad.…  Seguir leyendo »

La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) define la sedación paliativa como «la administración deliberada de fármacos, en las dosis y combinaciones requeridas, para reducir la consciencia de un paciente con enfermedad avanzada o terminal, tanto como sea preciso para aliviar adecuadamente uno o más síntomas refractarios (es decir, síntomas que no es posible aliviar de otra manera) y con su consentimiento explícito, implícito o delegado». Hay que tener en cuenta que rebajar el grado de conciencia de una persona no es un acto éticamente indiferente; se necesita un motivo lo suficientemente serio, pues de lo contrario atentaríamos contra la dignidad del paciente al interferir innecesariamente en la intimidad más sacra de la persona.…  Seguir leyendo »

El concepto de dignidad es tan básico y fundamental que resulta difícil de definir. Podría decirse que la dignidad constituye una sublime modalidad de lo «bueno»: la excelencia de aquello que está dotado de una categoría superior. Pensadores tan distintos como Kant y Tomás de Aquino coinciden en considerar al hombre como un bien en sí mismo. Algo dotado de una nobleza y dignidad intrínseca.

Kant dice que el hombre no puede ser tratado -ni por otro hombre, ni siquiera por sí mismo- como un simple medio o instrumento, sino siempre como un fin. Tomás de Aquino señala que el término «dignidad» hace referencia a la bondad de alguien considerado en sí mismo, frente a la «utilidad» que es la cualidad que posee algo, como medio para obtener un bien distinto.…  Seguir leyendo »

Cada vez con mayor frecuencia, oímos hablar en los medios de comunicación de suicidio asistido, eutanasia, muerte digna...; y no pocas veces se advierte una notable confusión entre quienes utilizan esos términos. Esa confusión contamina después necesariamente las encuestas que se hacen sobre estas cuestiones. Puede tener cierto interés, por tanto, empezar clarificando algunos conceptos.

La Asociación Médica Mundial, en 1987, definió la eutanasia como «acto deliberado de poner fin a la vida de un paciente». Más explícita y completa me parece la definición que dio la Sociedad Española de Cuidados Paliativos en el año 2002: «Conducta (acción u omisión) intencionalmente dirigida a terminar con la vida de una persona que tiene una enfermedad grave e irreversible, por razones compasivas y en un contexto médico».…  Seguir leyendo »