Manuel Jiménez de Parga (Continuación)

Existen en España ocho Reales Academias domiciliadas en Madrid. Algunas realizan actividades que trascienden las paredes de los edificios que las albergan, pero otras llevan a cabo su trabajo en una semiclandestinidad, sin que la mayoría de los ciudadanos sepan de ellas.

Acaba de producirse un hecho de gran relevancia como es el ingreso en la Real Academia Española de una mujer, la profesora Inés Fernández-Ordoñez, con lo que ya son cuatro las titulares femeninas con asiento en tan alta institución. El hecho ha sido convenientemente presentado en los medios de comunicación.
Unos días antes de este acontecimiento ingresaba en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas la profesora Adela Cortina Orts.…  Seguir leyendo »

Durante un cierto tiempo, en la Universidad de Granada, era bastante frecuente que los estudiantes de la Facultad de Derecho se inscribiesen en unos cursos de Historia en la vecina Facultad de Filosofía y Letras. No recuerdo si tenían reflejo en los expedientes escolares las notas obtenidas en estos estudios complementarios. Pero desde luego era una prueba del interés de los futuros juristas por los hechos de la historia.

Un buen especialista en cualesquiera de las disciplinas del mundo del derecho debe sentir preocupación por la historia y, de forma especial, por la historia de su nación. «Somos lo que somos gracias a quienes nos antecedieron en nuestros afanes y quehaceres», suele afirmarse sin réplica alguna.…  Seguir leyendo »

En los años en que yo preparaba las oposiciones para la cátedra de Derecho Político tuve noticia de una sentencia del Tribunal Supremo de los Estados Unidos de América que me llamó la atención. Era una sentencia del 17 de mayo de 1954 por la que se consideraba contraria a la Constitución una doctrina que venía afirmándose y repitiéndose en el Alto Tribunal desde 1896, a lo largo, pues, de medio siglo. «Separados, pero iguales» era la respuesta a las pretensiones de los negros de no ser discriminados. El presidente del Tribunal Earl Warren consiguió un rechazo por unanimidad de aquella tesis.…  Seguir leyendo »

Hasta fechas recientes el debate sobre las elecciones políticas se centraba en el modo de asignar los puestos en las asambleas representativas. Unos defendían el sistema mayoritario, en distritos uninominales, según el modelo británico; otros se inclinaban por la representación proporcional, con varias listas rivalizando por los puestos, que es la fórmula implantada en España para formar el Congreso de los Diputados.

Un buen número de los intérpretes de nuestra representación proporcional han destacado los defectos de la misma. No se consigue que el Congreso sea un retrato fiel de la realidad española. Unas minorías imponen sus decisiones a los grandes partidos.…  Seguir leyendo »

EL próximo 4 de noviembre será elegido el nuevo presidente de los Estados Unidos de América. Allí y en el resto del mundo la decisión que salga de las urnas tiene una importancia extraordinaria. Durante algún tiempo se decía que la elección del presidente norteamericano era el acontecimiento más notable del correspondiente año; ahora son tantos los sucesos trascendentales que no resulta fácil colocar a uno de ellos en la cabeza de la lista. Pero, sin duda, es uno de los primeros.

Dentro de los Estados Unidos, el presidente es algo más que el titular del poder ejecutivo nacional. Acaba de demostrarse con el plan económico-financiero de Bush, imponiéndose finalmente en el Senado y en el Congreso.…  Seguir leyendo »

La última buena noticia, en el ámbito jurídico-político, es la decisión de ilegalizar Acción Nacionalista Vasca, ANV, acordada unánimemente por la Sala 61 del Tribunal Supremo. ¿Estamos retomando, por ventura, el buen camino?

Hemos atravesado por una etapa con abundantes nubarrones. Parecía -y así era proclamado con cierta insistencia- que España podía descomponerse en una pluralidad de zonas territoriales, independientes unas de otras. Aparecieron en la escena pública unos personajes arrogantes que anunciaban el final de la actual configuración constitucional de España. Entre ellos, los portavoces de ANV. Se ha negado la unidad de nuestra Nación y se ha afirmado, por el contrario, que existen varias naciones en el territorio del Estado.…  Seguir leyendo »

No me gusta la palabra «glocal», aunque sea un invento japonés acogido por Roland Robertson, en las décadas de los noventa, con el fin de explicar la simbiosis entre lo local y lo global. Y es que se destacan dos teorías, más o menos rigurosas, sobre las fronteras que delimitan la existencia de quienes habitamos en este mundo. Según algunos observadores, hacemos la vida en grupos autónomos, de fronteras claras, con criterios y hábitos de comportamiento diferentes de los que definen a los vecinos. Serían los localistas, nosotros frente a ellos. Otros observadores opinan, por el contrario, que las sociedades modernas se articulan con una gran movilidad; existe una variedad de creencias dentro de ellas y una pluralidad de identidades.…  Seguir leyendo »

El manifiesto a favor de la lengua común española es una advertencia para quienes viven insensibles a lo que sucede en su entorno. Personas de gran prestigio están preocupadas por lo que ocurre con el castellano en Cataluña, en el País Vasco, en Baleares y en Galicia. Tenemos todos que despertar y, especialmente, los que han de vigilar la aplicación de las normas constitucionales, porque lo que se afirma en el texto de la Gran Carta no permite las interpretaciones torticeras de ciertos personajes de la escena política: «El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho de usarla» (art.…  Seguir leyendo »

No son sólo ciudadanos anónimos los que disparatan cuando hablan de la Constitución Española. Políticos de segunda fila también sugieren interpretaciones que están fuera de razón y regla. Pero lo más asombroso son las afirmaciones de algunos de los que mandan en el País Vasco, en Cataluña e, incluso, en Galicia. ¿Se trata, acaso, de declaraciones y propuestas «en broma»?

Porque podemos hablar de la Constitución «en serio», o sea sin pretender engañar a nadie, y podemos considerar «en broma» lo que de la Constitución se dice y escribe. (En Venezuela hablar «en broma» es no mencionar a los responsables del desaguisado).…  Seguir leyendo »

A finales del siglo XVIII, Thomas Jefferson utilizó una metáfora que hizo fortuna en la doctrina y en la jurisprudencia de Estados Unidos de América: «Un muro de separación entre la Iglesia y el Estado». En la sentencia del caso Reynolds, de 1878, el Tribunal Supremo transcribió unos párrafos del documento de Jefferson donde apareció la famosa frase, pero fue en 1947 (pleito de Everson/Municipio de Ewing) cuando por primera vez los jueces consideran detalladamente la tesis de «una pared divisoria entre la Iglesia y el Estado».

A partir de ese momento, mitad del siglo XX, se reanudó la polémica sobre el valor de la religión en la vida política.…  Seguir leyendo »

Votar en el Parlamento al dirigente de un partido para que éste forme el Gobierno no es lo mismo que otorgar la confianza a un equipo completo de ministros (o Gabinete) que ha de dirigir la política nacional. Puede ocurrir -e históricamente ha sucedido en diferentes países- que no todos los ministros designados por el presidente son merecedores de la previa aprobación de los diputados.

Lo acontecido en Europa fue lo siguiente: al terminar la II Guerra Mundial, en 1945, se consideró conveniente racionalizar el régimen parlamentario, cuya trayectoria en la época anterior presentaba bastantes deficiencias. Con este propósito renovador se exigió en ciertos sistemas políticos de entonces, como la IV República francesa, que los Parlamentos concediesen la investidura del candidato a presidir el Gobierno como requisito previo al inicio de su mandato.…  Seguir leyendo »

En diciembre de 1969 la revista «Cuadernos para el diálogo» dedicó un número extraordinario a la Administración de la Justicia en España. Nos encontrábamos en pleno franquismo. No obstante un grupo de aficionados a los temas jurídicos nos arriesgamos a enfocar el asunto con criterios liberales y democráticos. Mi colaboración la titulé «La independencia del poder judicial», el mismo encabezamiento de estas reflexiones escritas cuarenta años después.

Resulta obligado iniciar el razonamiento, entonces y ahora, con las sabias advertencias de Montesquieu: «No habrá libertad si el poder de juzgar no se separa del poder legislativo y del poder ejecutivo» (De l´Esprit des Lois, XI, 6).…  Seguir leyendo »

Las democracias pluralistas funcionan correctamente cuando los grandes partidos están de acuerdo en la forma de abordar y solucionar los problemas esenciales. La mayoría se impone en ciertos asuntos importantes, en la orientación global de la acción política; pero la mayoría no debe en solitario hacer valer su poderío para decidir el modo fundamental de ser y de convivir. Ha tenido consecuencias perniciosas, singularmente en la historia de Europa, la doctrina de Rousseau que otorgaba a la mayoría la representación de la voluntad nacional. Determinadas dictaduras se apoyaron en esta tesis.

Frente a las afirmaciones de Rousseau, debe considerarse al diálogo mayoría-minoría como el auténtico generador de la voluntad nacional.…  Seguir leyendo »

No se llegó de un modo pacífico, sin opiniones discrepantes, a la calificación del Estado diseñado en la Constitución de 1978. No era -claro estaba- el Estado centralista de larga tradición española. Tampoco era un Estado federal del estilo de los existentes en Alemania o en Estados Unidos de América, y menos aún una Confederación. ¿Qué nombre deberíamos utilizar para definir la nueva organización territorial del Estado?

Al no encontrar un modelo en las topologías al uso, los teóricos del momento se inclinaron por la fórmula «Estado de las autonomías». Algunos observadores extranjeros manifestaron su sorpresa ante semejante innovación. Hubo que replicarles que lo nuestro no era un Estado compuesto -como son los federales, en sus diversas versiones históricas-, sino un Estado complejo, en el que el tronco común facilita la cohesión y la armonía entre las diferentes ramas.…  Seguir leyendo »

Nos causa una cierta sorpresa la lectura de las crónicas relativas a las elecciones políticas en la primera mitad del siglo XX. Se relata en esos textos que los candidatos conseguían a veces un auditorio numéricamente extraordinario al acudir a la convocatoria de un mitin quinientas o seiscientas personas. Un cine o un teatro no daban para más. En ocasiones solemnes se utilizaban las plazas de toros con lo que los asistentes sumaban unos cuantos miles, no muchos.

A partir de 1960 -fecha simbólica del cara a cara de Kennedy y Nixon- las campañas electorales han sido seguidas por un número creciente de ciudadanos.…  Seguir leyendo »

Recientemente la TV nos transmitió el acto de toma de posesión de la nueva presidenta de la República Argentina. Fue un juramento de estilo clásico, con expresas invocaciones a la protección de Dios. Pocos días después pudimos contemplar, también en las pantallas de la televisión, la llegada a La Meca de centenares de miles de peregrinos de la religión islámica. Y en las páginas del espléndido libro de Francis S. Collins, titulado «¿Cómo habla Dios?», el famoso médico genetista, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica, nos relata una escena en la Casa Blanca de Washington donde el presidente Clinton pronunció las siguientes palabras: «Hoy estamos aprendiendo el lenguaje con el que Dios creó la vida.…  Seguir leyendo »

Es una práctica habitual en las democracias modernas realizar periódicamente modificaciones en sus textos constitucionales. Por ejemplo, en Francia, a partir de 1992 y sólo en seis años, se llevaron a cabo media docena de reformas. Pero estas revisiones incesantes en casi todos los grandes países respetan escrupulosamente los principios esenciales y las normas básicas del sistema establecido. Se presentan como reformas del edificio jurídico-político, con el propósito de mejorarlo. Nunca son una embestida a los cimientos para destruir el modo de ser y de convivir que la Constitución formaliza.

Conforme transcurre el tiempo y se amarillean las páginas en que nuestra Constitución fue escrita, se pone de manifiesto que resulta oportuno y conveniente efectuar algunas modificaciones.…  Seguir leyendo »

Es probable que a algún lector cause asombro el rótulo que encabeza este artículo. ¿El poder impotente cuando los gobernantes nos acosan por todas partes? Lo habitual, en efecto, es atribuir los males que padecemos al Gobierno de turno. El inquilino de La Moncloa, tanto si es dirigente socialista como si pertenece al Partido Popular, tiene la culpa -se dice y repite- de que los problemas de los españoles no se solucionan satisfactoriamente.

Esta visión de lo que nos pasa infravalora, o simplemente desconoce, el reparto real de las fuerzas políticas en nuestra sociedad. En virtud de una mala legislación electoral determinados grupos minoritarios imponen en España sus criterios a los representantes de la mayoría.…  Seguir leyendo »