Manuel Sanchis i Marco

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Cuando la política viola las leyes de la economía

La Gran Crisis del 2008 sumió a la economía en el desprestigio. Una ciencia sometida demasiado tiempo al absolutismo imperial de la escuela neoclásica y la teoría de la decisión racional, la cual, como dijo Sen, identifica racionalidad económica con consistencia interna de la elección y estrategias de maximización del interés egoísta. Pero ni los modelos neoclásicos ni la elección racional pueden explicar las anomalías económicas actuales; quizás estemos saliendo de un periodo de ciencia normal para adentrarnos en otro de ciencia revolucionaria.

La economía no es una ciencia exacta, se nos dice. Ni lo es ni falta que le hace, para eso están las matemáticas.…  Seguir leyendo »

La crisis de la eurozona constituye uno de los determinantes velados, y poco citado, de la situación que vivimos en España. Los países periféricos sufrieron cambios de gobierno o vieron debilitarse a sus partidos tradicionales. En España no ocurrió del todo así. Pero la crisis del euro está pasando ahora factura con varios años de desfase. Cierto es que, al principio, los catalanes asignaron al Govern la responsabilidad de las medidas de austeridad que aplicó. Recordemos la indignación del presidentMas forzado a acceder en helicóptero al Parlament y zarandeado al abandonarlo.

Con todo, el instinto de supervivencia de los políticos catalanes y el marasmo institucional español, fruto de la crisis del euro y del modo en que el Gobierno la ha manejado, han sido capaces de distorsionar de forma artera la justa indignación ciudadana y redirigirla hasta hacerla estallar.…  Seguir leyendo »

En un reciente viaje a Gran Bretaña contemplé en la BBC un debate sobre las secuelas del Brexit, la polémica sobre Gibraltar, la lamentable situación del Servicio Nacional de Salud, las carencias en educación pública y el deterioro de las infraestructuras de comunicaciones metropolitanas y ferroviarias, sometidas a una errónea política de liberalización. Estas tres últimas son resultado de los recortes conservadores tras años en el poder. Los espectadores recriminaban a la BBC que se hubiese convertido en vocera de las tribulaciones del Brexit. Desconcierta que un segmento de la sociedad, los de mayor edad, muestre reacciones epidérmicas en contraste con su flema proverbial.…  Seguir leyendo »

Deberíamos esclarecer la confusión, a menudo interesada, que se produce entre sistema político y sistema económico cuando se quiere identificar a los culpables de la crisis. Así evitaríamos caer en la dicotomía falaz entre socialismo y capitalismo. Términos de imposible comparación al estar ubicados en ámbitos de decisión diferentes: por un lado, decisiones políticas en una democracia liberal; por otro, decisiones económicas en un sistema capitalista. Podemos y afines inducen en error a sus electores que, con toda justicia, se indignan por los abusos de lo que estas formaciones políticas definen vaporosamente como “el sistema”. Sus votantes, sin embargo, deberían dirigir su cólera contra el sistema político, no el económico.…  Seguir leyendo »

La puerta al tercer rescate griego se abrió, pero la desconfianza mutua se enseñorea hoy del clima político entre los socios. Lo más grave es que los pueblos de Europa ya no se miran a los ojos, tampoco Francia y Alemania; y con el corazón franco-alemán infartado, el declive de Europa es ineludible. Berlín despliega su propio perfil internacional una vez saldadas las cuentas de las guerras mundiales.

Pero emanciparse y constituirse en poder hegemónico le obliga a abandonar su universo autorreferencial y asumir responsabilidades más allá de lo nacional. Es cierto, necesitamos el liderazgo de aquella Alemania europea por la que Thomas Mann exhortó a luchar a los estudiantes en Hamburgo en 1953.…  Seguir leyendo »

La sociedad griega ha realizado enormes sacrificios obligada por unas políticas de las que tendrían que responder las élites griegas y europeas en cuyas manos se concentró el poder político y financiero que debía resolver con justicia la crisis de la eurozona. ¿Qué bancos suministraron de forma irresponsable tanto dinero a Grecia? ¿Quién prestó a Grecia, el 3 de mayo de 2010, 30 millardos de euros al 5%, una cuantía ridícula, y a un interés punitivo, que empujó a la eurozona al precipicio y, seis días después, obligó a conceder a Grecia un paquete de rescate por valor de 110 millardos?…  Seguir leyendo »

Basta con respirar la irritación que reina a ratos en las calles de cualquier ciudad española para darnos cuenta de que vivimos en un soterrado ambiente de “guerra sorda”, aunque la razón no quepa buscarla en el yihadismo que nos amenaza a los europeos. A pesar de la frágil recuperación, si abrimos los ojos a las cifras económicas veremos tasas de paro vergonzantes, niveles de deuda pública –pero sobre todo privada– desequilibrantes, y una enorme falta de apetito inversor entre los empresarios y de consumo entre las familias, aunque últimamente haya mejorado el crédito bancario a pymes y autónomos, así como la confianza del consumidor.…  Seguir leyendo »

España no está plenamente atravesada por el espíritu del capitalismo. Sigue destilando resabios de ese intervencionismo y miedo a la competencia que ha sido seña de identidad de la derecha española y, en buena medida, también de la izquierda. Desde la dictadura de Primo de Rivera, nuestro capitalismo ha estado interferido por un océano de regulaciones, corporativismos, y ayudas de Estado, garantía de la reserva de mercado interior para grupos privilegiados. Una realidad convertida en caricatura durante la autarquía franquista, mala copia de las recetas económicas del totalitarismo nazi y del corporativismo italiano.

Aunque se suavizó con el desarrollismo, esa obsesión intervencionista por restringir la competencia ha esterilizado muchos esfuerzos por mejorar la productividad.…  Seguir leyendo »

Hacia un nuevo pacto social en Europa

El periodo 1948-1973 marca la edad de oro del Estado de bienestar tal y como lo conocemos en Europa. En esos años la productividad por hora trabajada y la multifactorial crecieron vigorosamente en las principales economías. El crecimiento resultante tuvo lugar en un contexto de pirámides de población de amplia base, con un mercado de trabajo en el que predominaba el empleo fijo a tiempo completo para el varón ganapán, y con estructuras familiares tradicionales. Aquellas condiciones económicas, demográficas, laborales y sociales hicieron viable el Estado de bienestar; su desaparición lo deja hoy en entredicho. Además, la aparente ausencia de restricciones presupuestarias lo convirtió en un megaestado que compraba votos a cambio de gasto público improductivo, pervirtiendo así la función original del Estado como protector de la sociedad civil, a la que ha terminado entonteciendo (Drucker, La sociedad postcapitalista).…  Seguir leyendo »

La refundación de Europa

Las elecciones del domingo marcarán un antes y un después en la construcción europea porque tienen lugar en un contexto inédito. Primero, porque el Consejo Europeo nombrará al futuro presidente de la Comisión entre los cabezas de lista más votados, y, aunque esta decisión sea discrecional, si los jefes de Estado y de Gobierno no lo hiciesen, les resultaría muy difícil de explicar a sus opiniones públicas. Esta mayor legitimidad democrática del futuro presidente de la Comisión evitará que, a diferencia de lo que ahora ocurre, la voz de Europa sea silenciada en los Consejos Europeos.

Y segundo, porque por primera vez las elecciones pivotarán sobre asuntos sólidamente anclados en la opinión pública europea —política de inmigración, quebrantos del euro y crisis en Ucrania—, lo que nos permitirá tomar conciencia de que tenemos muchas más convicciones e intereses compartidos por los que luchar de lo que creemos.…  Seguir leyendo »

Hace un año me permití opinar que la economía francesa corría el riesgo de convertirse en 2013 en la economía enferma de Europa, y que su resistencia a transferir a Bruselas más soberanía en materia fiscal venía explicada por su aversión a las reformas. El futuro siempre acude a su cita aunque se demore más de lo previsto. A falta de reformas de calado —la del mercado de trabajo fue timorata—, el Gobierno bifronte de Valls ha lanzado un paquete de ajuste de 50.000 millones que la economía gala agradecerá, aunque a él le puede costar caro.

El reequilibrio de las finanzas públicas correrá a cargo de Sapin, pero tendrá enfrente al intervencionista y proteccionista Montebourg, ministro de economía y recuperación productiva que ya se ha apresurado a exigir “un cambio de rumbo” a la Comisión que ayude a Francia a reducir el déficit al 3% en 2015 y al BCE que “baje” el precio del euro y cambie su mandato por otro similar al de la Reserva Federal.…  Seguir leyendo »

En marzo de 2013, el Consejo Europeo decidió crear la Iniciativa de Empleo Juvenil con el objetivo de que los llamados “ninis” —jóvenes entre 15-24 años que no trabajan, ni estudian, ni siguen una formación— recibiesen una oferta de empleo de calidad, educación continua, formación como aprendices o un periodo de prácticas en el plazo de cuatro meses después de terminar la educación formal o de quedarse en paro. La iniciativa complementa las acciones emprendidas a escala nacional, incluidas las financiadas por el Fondo Social Europeo (FSE), de cara a los programas de garantía juvenil, y está abierta a todas las regiones con una tasa de paro superior al 25%.…  Seguir leyendo »

El presidente Obama se ha visto empujado a espiar a la canciller Merkel por imperiosa necesidad. No me extraña que quisiera saber quién es realmente esta señora, cuál es su perfil psicológico y, si fuese posible, anticipar qué pueda estar pensando. Vista su extraordinaria capacidad para mimetizarse con los distintos estratos de la sociedad alemana, resulta difícil saber a ciencia cierta qué piensa nuestra pragmática canciller. En contraste con el ademán adusto y la mirada glauca de otros líderes germanos, cabe reconocerle su pericia y discreción para resolver los graves problemas económicos que tenía planteados al inicio de su mandato

En el ámbito doméstico, se comporta como una socialdemócrata, aunque solo en la forma.…  Seguir leyendo »

Desde la reunión Merkel-Hollande de finales de mayo, y apremiada por la debilidad de la economía francesa, la música europea que suena en Berlín no ha cambiado de melodía, pero sí de compás. Un mayor entendimiento franco-alemán en asuntos europeos al que se han sumado Italia y España. Están subiendo el diapasón en crecimiento, empleo, competitividad y reformas, y bajándolo en austeridad y superación de la fragmentación financiera en la eurozona. Aunque tarde, empiezan a comprender que tan importante como el ajuste es su tempo, y que los sonidos desentonados de los periféricos durante el decenio que termina en 2007, no se pueden afinar en unos pocos años.…  Seguir leyendo »

El reciente Consejo Europeo nos ha dejado con el acostumbrado sabor acibarado de la frustración. Nuestros líderes confunden rigor con reglas y rigidez. Mi admirado Manuel Guitián sostenía que no existe paralelismo entre reglas y rigor, por una parte, y discrecionalidad y laxitud, por otra. El dilema entre la observancia estricta de reglas y un razonado ejercicio de discrecionalidad es más aparente que real, porque la adhesión rígida a reglas en circunstancias que reclaman el uso del buen juicio es perjudicial a la existencia de esas mismas reglas. La longevidad de las reglas depende de la capacidad para adaptarlas cuando las condiciones lo reclamen.…  Seguir leyendo »

Cada vez que la sociedad y la economía españolas han sido convocadas a la libertad han respondido a este desafío con mayor crecimiento y prosperidad. Vivimos hoy momentos de zozobra en los que esta regla ya no se cumple. ¿Por qué? Porque antes, junto con el desafío económico que suponía, por ejemplo, la reconversión industrial de 1975-84, se perfilaba al final del camino la recompensa por haber alcanzado el objetivo, ya fuese este el ingreso en el Mercado Común o la incorporación al euro. Ahora sufrimos el ajuste brutal de la eurozona, realizamos un esfuerzo desesperanzado, pero sin que estas privaciones queden compensadas y justificadas por las exigencias de los desafíos europeos.…  Seguir leyendo »

La crisis del euro es política; su solución también. Desde su lanzamiento en 2002 quedó suprimido el coste de transacción entre monedas y la incertidumbre sobre las variaciones cambiarias, lo que aumentó la eficiencia económica y estimuló la integración económica y el crecimiento de los países miembros. Sin embargo, no todos han salido beneficiados en igual medida. Quien más ha aprovechado la ampliación del tamaño de la antigua zona marco ha sido Alemania, porque las ganancias de utilizar el euro como medio de pago y disfrutar del privilegio de usarlo como segunda moneda de reserva internacional son directamente proporcionales al tamaño del área económica que lo usa.…  Seguir leyendo »

El Eurogrupo aprobó el 20 de julio la concesión de un crédito del MEEF (Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera) al FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) por valor de hasta 100.000 millones de euros para que este, a su vez, inyecte capital a bancos con activos dañados. No se trata de un rescate incondicional; tampoco es la primera vez que un Gobierno español solicita ayuda exterior para solucionar los problemas de casa, pero desde el Plan de Estabilización (1959) no nos decían cómo nos teníamos que gobernar.

Entre aquel ajuste y este hay enormes diferencias, entonces sufríamos la dictadura, hoy disfrutamos de un sistema democrático, aunque de pobre calidad; antes la política económica tenía más herramientas autónomas y podíamos devaluar la peseta, pero ahora estamos obligados a hacer todo el ajuste internamente, lo que deprime la economía, presiona al alza la prima de riesgo, y entorpece nuestra recuperación.…  Seguir leyendo »

El Consejo Europeo del 30 de enero será el del empleo, pero sería bueno que, además, clarificase en qué consiste la unión fiscal que propugna la canciller Merkel, y qué países pueden reactivar la economía europea. El último Consejo simplemente nos legó la noción de un nuevo pacto presupuestario (¿otro más?) y algunas medidas que proporcionan mayores recursos financieros contra la crisis. Los Estados se comprometen a equilibrar sus presupuestos, respetar el principio de déficit estructural no superior al 0,5% del PIB, introducir esta regla en su Constitución, establecer mecanismos de corrección automáticos y aceptar la verificación de su cumplimiento por el Tribunal de Justicia.…  Seguir leyendo »

Lo peor que podría ocurrir a los socialistas sería despachar la pérdida de más de cuatro millones de votos con los manidos argumentos de que la culpa la tiene el contexto económico-social de los últimos años, que aquí no ha pasado nada y que no se han sabido comunicar las políticas. La crisis ha sido y es muy severa, pero también han pasado muchas cosas, como por ejemplo que los ciudadanos han percibido con nitidez la mala gestión de la recesión. No nos engañemos: cuando hablamos de mala gestión hablamos de mala política stricto sensu. Como malo ha sido negarse a impulsar las reformas necesarias en materia financiera, fiscal y de mercado de trabajo, o no decirle a la gente la verdad de lo que pasaba, o no poner en práctica aquellas políticas que nos habrían protegido de los peligros de los que el Gobierno ya estaba avisado.…  Seguir leyendo »