Marcelo J. García

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Julio de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández (a la derecha), en una reunión con su ministro de Economía, Martín Guzmán. Credit Esteban Collazo/Agence France-Presse — Getty Images vía Presidencia de Argentina

“Acá nadie se salva solo”, ha dicho una y otra vez el presidente argentino Alberto Fernández en las últimas semanas, para fomentar solidaridad ciudadana durante la cuarentena estricta que su gobierno impuso el 20 de marzo para frenar el contagio de la COVID-19.

Pero la frase aplica también a la delicada negociación que enfrenta el país con los tenedores de 66.238 millones de dólares de deuda que el país emitió bajo legislación extranjera. “No estar solo” significa que al menos alguien más también caerá —al menos de manera simbólica— junto al país en un eventual default, el Fondo Monetario Internacional (FMI).…  Seguir leyendo »

Pilgrims with Argentina’s flag during an appearance by Pope Francis in St. Peter’s Square in November.Credit...Gregorio Borgia/Associated Press

In a scene in Netflix’s biopic “The Two Popes,” the soon-to-be Pope Francis tells Pope Benedict a joke that Argentines often repeat to make fun of themselves: “I am an Argentinian. How does an Argentinian kill himself? He climbs to the top of his ego and jumps off!”

But the Argentine ego has indeed been hurt by Pope Francis’ unwillingness to return to his homeland since he ascended to in March 2013 — even though he has visited nearly 50 countries on 32 foreign trips, including nearly all of its neighbors.

There’s a possible reason. Much of Pope Francis’ economic language, which attacks the inequalities of global capitalism and “the idolatry of money,” comes from his experience as a priest in Argentina, a country that has for decades lived in economic crisis, declaring in 2001 what was then the largest debt default in history ($82 billion) and getting the biggest rescue package ever by a country from the I.M.F.…  Seguir leyendo »

Alberto Fernández ganó con más del 47 por ciento de los votos en las elecciones primarias argentinas.CreditCreditAgustín Marcarian/Reuters

De lejos, nuestra historia política de este año parece simple: pierde el bueno que estaba a favor del mercado, gana el malo y el populismo regresa. No es tan así.

Hasta que se lleve a cabo la votación en octubre, Argentina tiene en la práctica a un presidente electo virtual, el candidato de la oposición Alberto Fernández, y a un presidente en ejercicio que busca una reelección muy poco probable, Mauricio Macri, el pato rengo. A diferencia de los dirigentes que han sido electos recientemente en Latinoamérica, Fernández tiene una postura moderada. Sin embargo, se enfrentará a una ardua batalla para sostenerla.…  Seguir leyendo »

Fernando de la Rúa, el recientemente fallecido expresidente de Argentina, en octubre de 1999 CreditDaniel García/Agence France-Presse — Getty Images

No siempre la muerte redime, y la historia tampoco. Fernando de la Rúa (1937-2019) murió el martes 9 de julio, en el 203.º aniversario de la Independencia de Argentina, sin llegar a ver cómo Mauricio Macri consigue este año lo que él no pudo: ser el primer presidente no peronista en completar un mandato electo desde 1928. Pero sobre todo se va sin haber redimido su imagen ante los argentinos, que asocian su presidencia truncada (1999-2001) con el episodio más traumático de la historia reciente del país.

Como Argentina, De la Rúa fue (mucho) menos que su promesa. Hasta llegar a la Casa Rosada, fue un político perfecto en un país plagado de imperfecciones.…  Seguir leyendo »

En el video-selfi en el que anuncia que no va a competir por la presidencia argentina este año, Cristina Fernández de Kirchner no menciona solo el objetivo electoral inmediato de derrotar al gobierno de Mauricio Macri sino uno más estructural: gobernar a una Argentina que amenaza con volverse, una vez más, ingobernable.

Quienes la aman dirán que la expresidenta —quien durante su gestión de ocho años contribuyó a que crezca sin pausa la división que hoy sofoca a la política argentina— ha tenido un gesto de grandeza en pos del bien del país. Para sus detractores, su decisión inesperada es hipócrita y mentirosa: Fernández de Kirchner se vestirá de cordero durante la campaña para ejercer el poder por asalto una vez que llegue a la vicepresidencia, con el objetivo último de evadir la acción de la justicia.…  Seguir leyendo »