Marco Avilés

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Alan García (1949-2019), quien fue presidente por dos periodos en el Perú, durante un discurso en julio de 2009 en Lima Credit Ernesto Benavides/Agence France-Presse — Getty Images

Hay distintas maneras de ejercer la violencia. Forzar el olvido es una de ellas.

En el Perú, nadie encarnó mejor ese impulso por el olvido que el dos veces presidente Alan García, quien se suicidó el 17 de abril. El dramatismo de su final (se disparó en la cabeza) creó un clima de desconcierto que políticos, intelectuales e incluso periodistas cercanos a él aprovecharon para intentar instalar desde los medios de comunicación una falsa memoria oficial del expresidente. Lo llaman “héroe”, “mártir”, “perseguido”, lo que no tiene relación con lo que muchos peruanos, quizá la mayoría, recordamos.

Para entender las causas de la megacorrupción peruana actual —cinco expresidentes encarcelados o procesados— hay que remontarse a la segunda mitad de la década de los ochenta, cuando Alan García era el joven presidente de un Perú pobre y aterrado por una guerra interna.…  Seguir leyendo »