Marco Demichelis

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de julio de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Recientemente nos hemos encontrado de nuevo llorando muertos inocentes en el ataque terrorista ocurrido en Barcelona y continuamos preguntándonos por posibles soluciones. Ninguna parece clara, las únicas políticas que se proponen son aquellas relacionadas con la seguridad. Si bien las considero extremadamente necesarias, también es cierto que transmiten una percepción de gestionar las situaciones sobre la marcha, trabajando en una “emergencia” que se está convirtiendo en algo permanente. Es necesario ir más allá.

Otra vez nos encontramos frente a un grupo de jóvenes musulmanes de segunda generación en Europa, probablemente liderados por un tipo de imán mayor -en el que ven una figura paterna-, jóvenes disociados de unas familias que no reconocieron su proceso de radicalización y que fueron incapaces de transmitir los valores reales de la religión islámica -un problema de educación religiosa que también se observa en el ámbito cristiano-.…  Seguir leyendo »

El reciente ataque terrorista sunita al corazón político y religioso de Teherán es algo casi sin precedentes, incluso aun cuando en los años 80 el territorio iraní sufría ataques de diferentes bandos. Este asalto terrorista debe considerarse como algo relacionado estrictamente con el aislamiento diplomático hacia Qatar en el marco de la guerra civil en curso en Siria e Irak.

Antes de afrontar escenarios contemporáneos, es importante resaltar los motivos históricos que subyacen bajo la división entre sunitas y chiitas, que se alejan de la acusación recíproca que se hace en la actualidad de herejía y comprensión religiosa.

Tras la muerte del profeta Mahoma en el 632, el principal problema era preservar la unidad de la Umma, la comunidad islámica, entre aquellos que sostenían que la herencia política de Mahoma (la herencia profética religiosa finalizó con la muerte del profeta) debía mantenerse en su clan cerrado y apoyaban la candidatura de Alí (el primo del profeta); y aquellos que argumentaban que el sucesor de Mahoma podía ser cualquier colaborador cercano y amigo en el periodo islámico inicial, no necesariamente un miembro específico de su clan o de su familia.…  Seguir leyendo »