Marcos Peña

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Julio de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Y la reforma laboral ataca de nuevo en el mejor momento posible. Reaparece, como dice nuestro vicepresidente, con “total rotundidad”. Uno tenía la impresión que lo que ahora venía bien era reforzar la convivencia y favorecer la certidumbre. Pero, ¡quién dijo miedo! No hay que perder el tiempo y tenemos que hacer mudanzas por muchas que sean las tribulaciones… Y si la declaración dinamita la Mesa de Diálogo Social, pues ¡pelillos a la mar!

¿Y para qué? Pero ¿qué es esto de la “derogación íntegra”? ¿Sirve para algo? Para algo útil, quiero decir, claro.

Quizás valiera la pena detenerse un poco en eso de la reforma laboral.…  Seguir leyendo »

La política se puede entender de muchas formas, pero solo en una podríamos alcanzar la unanimidad: la política como actividad que hace la convivencia más cómoda y segura; la que, en expresión de Martha C. Nussbaum, crea “un ambiente facilitador” para encontrar soluciones a los problemas. Hoy no parece que éste sea el caso. La política se ha convertido, recordemos a Ferlosio, en una técnica para “aliñarse un buen enemigo”, alentada por una prensa cada vez más militante y propiciada por unas redes especializadas en el insulto y en la transmisión del odio. No es, pues, ociosa la pregunta que formulábamos al principio.…  Seguir leyendo »

«He ahí, pues, por qué el conflicto entre racionalismo e irracionalismo se ha convertido en el problema intelectual, y quizás incluso moral, más importante de nuestro tiempo”. Popper, 1945

Ya saben ustedes lo mal que están las cosas, lo mal que funciona todo. Parecemos abducidos por el prestigio del desastre nacional, aunque los datos apunten justamente a lo contrario. Cualquier persona mínimamente avisada debería estar satisfecha, y hasta gratamente sorprendida, del progreso de nuestro país en los últimos 40 años; de los logros de la Constitución de 1978 y del consenso que forjó su modelo de convivencia. No es, sin embargo, así.…  Seguir leyendo »

Me vienen de repente a la cabeza algunas imágenes que han contribuido innecesariamente a calentar el último arreón de nuestro largo y tórrido verano.

Se inaugura el curso académico en la Autónoma de Madrid y la oposición, lo que podríamos llamar el frente progresista, en protesta por los recortes educativos boicotea la inauguración; dos pancartas sobresalen en la contestación, la mayor y más contundente: “los políticos a la hoguera”, la otra un fijo universitario: “fuera la empresa de la Universidad”. Difícil asociar el contenido de ambas con la naturaleza de la izquierda. Inquietante esa separación entre academia y empresa, suicida esa funesta reivindicación de incinerar —aunque solo sea metafóricamente— a los políticos, a “nuestros” políticos.…  Seguir leyendo »

Puede ser que en nuestro país se produzca, de vez en cuando, algún milagro que no seamos capaces de valorar. Más aún: que no seamos capaces de reconocer. Después de negociar desde el pasado mes de octubre, el 25 de enero de 2012 la CEOE, la CEPYME, CC OO y UGT firmaron el II Acuerdo Nacional para el Empleo y la Negociación Colectiva, 2012, 2013, 2014. La repercusión mediática fue tristemente reducida: ni mención en la portada de la mayoría de los periódicos. No deja de sorprender, básicamente por tres motivos. Primero, por el inclemente bombardeo mediático sobre la «necesidad imperiosa y urgente de una reforma laboral».…  Seguir leyendo »

Soy capaz de mirar más lejos porque cabalgo a lomos de gigantes, mis antepasados». Sirva esta cita de Kant para recordar que, a menudo, la explicación está en el pasado, que todo, o casi todo, está en los clásicos.

Quizás para comprender lo que nos está pasando sea útil acudir a una representación de teatro que Molière llamó El Avaro y estrenó allá por 1668. Resucita, ahora, gracias a Juan Luis Galiardo, en el María Guerrero de Madrid.

No es Harpagón un tacañete más o menos gracioso. Es un miserable, un déspota, un maltratador capaz de traficar con sus propios hijos y cuya única referencia de vida es el dinero, el fetiche del dinero.…  Seguir leyendo »