Maxo Benalal

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Como dijo un sabio, el antisemitismo no es un conjunto de creencias, sino un conjunto de contradicciones. Antes del Holocausto, los judíos eran odiados porque eran pobres y porque eran ricos. Porque eran comunistas y porque eran capitalistas. Porque se mantenían en guetos y porque se infiltraban en todos los círculos. Porque se aferraban a creencias religiosas arcaicas y porque eran cosmopolitas sin piedad que no creían en nada.

El antisemitismo es un virus que sobrevive gracias a sus constantes mutaciones. Hoy, se odia a los judíos gracias a su floreciente Estado nación: Israel. La nueva cepa ha hecho que el antisionismo sea el nuevo antisemitismo.…  Seguir leyendo »

Cuando en los últimos días de la segunda Guerra Mundial se empezaron a liberar los campos de concentración -Majdanek el 23 de julio de 1944; Auschwitz el 27 de enero de 1945; Buchenwald y Bergen-Belsen los 11 y 15 de abril; Dachau y Ravensbrück el 29 de abril; Mauthausen el 5 de mayo; Theresienstadt el 8 de mayo; campos como Treblinka, Sobibor y Belzec nunca tuvieron esa suerte y sufrieron en 1943 su destrucción por los nazis y el exterminio de los judíos que aún en ellos quedaban- se destaparon los horrores de la segunda Guerra Mundial.

Discursos de odio y falsedad a los que hoy, por desgracia, aún asistimos durante actos públicos, en prensa, radio o televisión no sólo provocan de nuevo que salga a la luz el dolor por la muerte de los casi siete millones de seres humanos asesinados por aquellos a los que dichas manifestaciones querrían justificar, sino que se trata de empujar hacia el olvido y hacia las cunetas de la historia a los 7.000 hombres y mujeres que se encontraron aún vivos en Auschwitz, incluyendo los 180 niños que habían sido el objeto de experimentos llevados a cabo por los doctores de la muerte; los 60.000 hombres, mujeres y niños rescatados de Bergen-Belsen; los 13.000 cuerpos hallados sin enterrar o a las 10.000 personas que fallecieron en las semanas siguientes de tifus o malnutrición.…  Seguir leyendo »