Megan McArdle

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Octubre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Siempre me ha costado trabajo entender por qué alguien creyó que WeWork, la startup de bienes raíces, valía casi 50 000 millones de dólares.

El modelo de negocio parecía razonablemente sencillo: rentar un montón de espacio para oficinas, añadirle unas paredes, cerveza, una sofisticada máquina de café y subarrendar pedazos pequeños de ese espacio en plazos mensuales. WeWork es básicamente un casero comercial y ninguno de los métodos tradicionales para valuar propiedades comerciales indica que podría generar un total de 50 000 millones de dólares. ¿Realmente el café y la cerveza están trayendo tanto dinero extra? Y en ese caso, ¿por qué no simplemente abrir una cadena de cafeterías o bares?…  Seguir leyendo »

El martes 3 de septiembre se celebró el 80 aniversario de la declaración de guerra de Gran Bretaña contra la Alemania nazi. La postura valiente de ese país contra Adolf Hitler todavía se recuerda, y con razón, como lo que el primer ministro Winston Churchill llamó “la hora más gloriosa” de Gran Bretaña. Ahora, ocho décadas después, está sumida en su hora más estúpida gracias —en gran parte— a su actual primer ministro conservador, Boris Johnson.

Aunque comparten el mismo título y partido político, Johnson no es Churchill. Pero este momento histórico no necesita a un Churchill. Requiere a alguien igual al Brexit: teatral, impredecible y que actúe sin pensar mucho.…  Seguir leyendo »

In 1997, PBS’s “Frontline” interviewed economist Rudi Dornbusch about the disastrous currency crisis that had roiled Mexico a few years earlier. What was surprising, Dornbusch noted, was not that it happened — the trouble had long been predictable, and predicted, given Mexico’s monetary policy. What was surprising was when it happened.

“The crisis takes a much longer time coming than you think, and then it happens much faster than you would have thought, and that’s sort of exactly the Mexican story,” said Dornbusch, who died in 2002. “It took forever, and then it took a night.”

Dornbusch’s observation was the pithiest and most lyrical summation of what analysts feel when watching countries whose policies are driving them toward some seemingly inevitable catastrophe.…  Seguir leyendo »