Mercedes Fuertes

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Como esto de las Constituciones tiene mucho de fe, cada cual propende a musitar su propia oración. Nosotros repetimos la nuestra: intentar una reforma constitucional teniendo a un 30% de los diputados que no comparten objetivos comunes básicos, a saber la creencia en la Constitución misma (y no en inventos bolivarianos) o que simplemente abominan de la España común, es un esfuerzo valioso pero baldío. De acuerdo con las exigencias de mayorías establecidas en el artículo 167 de la Constitución (210 diputados), por supuesto que podría culminarse una de esas reformas, incluso la agravada del artículo 168. Pero sería -no lo olvidemos- una reforma impuesta, dicho en términos decimonónicos, un trágala para una fracción de la representación parlamentaria, es decir, para una parte significativa de la población española.…  Seguir leyendo »

El inicio de los trabajos en la subcomisión parlamentaria que va a ocuparse de posibles reformas territoriales es buena ocasión para reflexionar sobre ese empeño y hacerlo, al modo que nos enseñó Tácito, sine ira et studio. No es fácil porque España atraviesa una época convulsa en la que se han roto muchos pactos que sirven de base a la convivencia y, con ellos, los elementos de integración que son fundamentales para pensar en alterar esta o aquella pieza del edificio constitucional. No hay más que ver qué ha ocurrido con su composición a la que ya han renunciado a asistir tres de los siete grupos políticos.…  Seguir leyendo »

Estamos viviendo el proceso de separación de la Unión Europea de un país miembro, el Reino Unido, consecuencia del resultado de un referéndum convocado de acuerdo con leyes reconocidas por la comunidad internacional. Se han constituido, por ambas partes, sendos equipos negociadores de cuyos trabajos nos dan cuenta a diario los medios de comunicación. Cuando se acabe este proceso, se habrán delimitado los términos jurídicos y económicos de las nuevas relaciones entre los antiguos socios, más las facturas a pagar por quienes se van.

Compárese este procedimiento civilizado con el asilvestrado que han puesto en marcha los gobernantes separatistas catalanes. Sin tan siquiera conocer la opinión de los ciudadanos por medio de un procedimiento legal, se presenta un texto para regular nada menos que la secesión de España de uno de sus territorios provocando un vuelco constitucional e histórico de primera magnitud.…  Seguir leyendo »

Quienes hemos tenido la suerte de formarnos en las enseñanzas de García de Enterría siempre recordaremos que solía invocar las siguientes palabras de Maurice Hauriou: “Hay dos correctivos de la prerrogativa de la Administración que reclama el instinto popular, cuyo sentimiento respecto al poder público puede formularse en estos dos brocardos: que actúe, pero que obedezca a la ley; que actúe, pero que pague el perjuicio”.

Hablamos de la legalidad y la responsabilidad, los dos grandes desafíos ante los que el Estado de Derecho se juega lisa y llanamente su destino. Toca subrayar el segundo, la responsabilidad, que conoce diversas expresiones, la penal, la administrativa, la disciplinaria, la civil… más, la que hoy nos interesa, la contable, de actualidad en esta hora de espectaculares turbulencias en la gestión de los dineros públicos.…  Seguir leyendo »

Leer a Fernando Savater es algo siempre provechoso y además un placer literario. Su artículo Recapitulación publicado hace unos días en el diario El País suscita, como todos los suyos, motivo para la meditación y, permítasenos, para la controversia o, si se prefiere, para formularle algunas acotaciones.

La defensa que en él se hace de la democracia como el único sistema apropiado y digno para regir la vida de las colectividades humanas es vibrante y acertada. En un momento como el actual no está de más oír una voz autorizada que nos alerta acerca de las tergiversaciones que de la democracia perpetran regímenes políticos bien cercanos, caso de la Hungría de Orbán o la Turquía de Erdogan, y no digamos más lejanos, como Venezuela.…  Seguir leyendo »

El Tratado de Roma, firmado en 1957, merece una conmemoración de gala, una fiesta que sirva para recordar a los ciudadanos -a los jóvenes y a los que ya no lo son- lo mucho y bueno que los europeos hemos conseguido en estos sesenta años. Porque sería una muestra de desagradecimiento desconocer el cambio que ha supuesto para nosotros la idea de la unidad europea.

¿Es preciso evocar cómo se desarrollaba la vida a finales de esa década de los años cincuenta del pasado siglo? Estábamos obligados a hacer largas colas para obtener nuestros pasaportes, pagábamos derechos de aduana y tasas cuando cruzábamos la frontera con nuestro vehículo (la carta verde), padecíamos lamentables infraestructuras ferroviarias y de carreteras, sólo los muy ricos podían pagarse un billete de avión, perdíamos dinero como consecuencia de los continuos cambios de monedas, el estudio en Universidades extranjeras estaba al alcance exclusivamente de familias muy acomodadas…

Hoy contamos, gracias a la legislación europea, con un eficaz despliegue de técnicas destinadas a garantizar la calidad de lo que comemos o bebemos y del aire que respiramos; las grandes obras han de respetar el entorno en el que se alojan; nos bañamos con garantía en las playas y en los ríos; celebramos la recuperación de esa iglesia de nuestro pueblo o ese palacio para fines culturales; pateamos nuestros barrios peatonales; tratamos racionalmente las basuras; protegemos la fauna y la flora; hay programas senior que permiten a personas de escasos recursos viajar por Europa y así un largo etcétera que haría interminable este artículo.…  Seguir leyendo »

La Historia nos muestra cómo la civilización que conocemos ha surcado caminos muy complejos: en ocasiones se ha avanzado mirando hacia un horizonte que era puerta de entrada en una vida cosmopolita y, en otras, los pueblos se han encerrado en su pequeñez para darse el gustazo de cultivar la soledad. Todo parece indicar que la humanidad prospera abatiendo fronteras, no creándolas. Los intercambios económicos y comerciales son pasarelas por las que luego caminarán los culturales y educativos y aun los sociales y personales, formando esos maridajes que nos hacen más sabios, pues nos ayudan a colocar en su justo lugar nuestras convicciones y pasiones despojándolas de las certezas agresivas que a menudo encierran.…  Seguir leyendo »

Saber aprender es una seña de grandeza. Por eso nos ocupamos hoy de una sentencia del Tribunal Supremo divulgada hace unos días -tiene fecha de 16 de enero y el ponente es el magistrado Peces Morate- porque es una buena muestra de cómo han de examinarse las distintas perspectivas que anidan en las desavenencias, de cómo deben valorarse los intereses en ellas implicados desechando esas visiones que reducen a dos colores, el rojo y el negro (como en la novela stendhaliana), unas situaciones plenas de irisados matices que, por su propia esencia, reclaman equilibrio.

Sobre la mesa de los jueces se hallaba un nuevo episodio de un cuento largo que alcanza ya tintes de tragedia por los muchos años transcurridos sin que se vislumbre una solución.…  Seguir leyendo »

Con la nueva legislatura dando sus primeros y tambaleantes pasos se nos vienen a la memoria los versos de Heinrich Heine cuando cantaba “con tristeza miro a lo alto/ donde hacen guiños miles de astros/ sin embargo, mi propia estrella/ no la diviso en parte alguna”.

Todo parece indicar que esa estrella llamada a iluminar esta España, siempre naciente, siempre encadenada a buscar su ser como una condena bíblica, es la reforma constitucional. De ella se han de derramar los mejores dones y ha de disipar las peores pesadillas que nos angustian.

Por ello, se amontonan las declaraciones de los primates políticos (como se decía en el siglo XIX), se anuncia la constitución de comisiones, subcomisiones y ponencias, se afilan las plumas de los expertos, se convocan decenas de foros y conferencias… Todo eso está muy bien porque contribuye a enriquecer el debate ciudadano y a discurrir en términos un poco más serios y complejos que los habituales mantenidos en las redes sociales, esas tabernas sin vino, sin tacos de jamón, sin jarana y sin gracia que la modernidad nos obliga a padecer.…  Seguir leyendo »

Las diferencias de que se acusa a las instituciones europeas son, en su mayoría, incumplimientos y trapacerías de los estados nacionales, pero estos venden mejor su mercancía y saben señalar con mayor eficacia al ‘monstruo de Bruselas’. La política de inmigración es el ejemplo de manual: nadie hace caso a las propuestas de la Comisión pero, en el decir de las gentes, ‘Europa no hace sus deberes con los refugiados’. Los ejemplos podrían multiplicarse echando mano de la política energética, de transportes o de la agenda digital…

Esta realidad es inequívoca. En esta misma línea, consistente en hacer cada cual la guerra por su cuenta, se están abriendo dos nuevas vías de agua con consecuencias imprevisibles pero ya intuimos que graves: una es la proliferación de referendos aquí y acullá siendo el último la simpática iniciativa del gobierno húngaro de convocar uno sobre la citada política de inmigración.…  Seguir leyendo »

Las decisiones tomadas por los jefes de Estado y de Gobierno en el último Consejo Europeo (celebrado los días 18 y 19 de febrero) han supuesto un garrotazo a la construcción europea de consecuencias perfectamente previsibles. Como sabemos sus nombres y apellidos podemos afirmar que serán ellos quienes carguen con la responsabilidad histórica de haber borrado de nuestro horizonte la arribada al puerto de una Europa fuerte, de una Europa que cuente en la política mundial y desde luego de una Europa solidaria y socialmente sensible. Esas metas han desaparecido y ello ha ocurrido por la acción de unos gobernantes que se han avenido, con nocturnidad, a aceptar la extorsión del primer ministro del Reino Unido.…  Seguir leyendo »

Describir los destrozos causados por la crisis griega en Europa exigiría una amplia monografía: tal es su magnitud. En esta sede vamos a tratar de exponer aquéllos que nos parecen de mayor envergadura por estar llamados a dejar una huella profunda y duradera.

Probablemente no sea una casualidad el hecho de que Bruselas sea la referencia de Europa si se tiene en cuenta que Bélgica es uno de los países donde más floreció la industria del encaje de bolillos. Porque, en efecto, la arquitectura europea, por su complejidad responde a esa forma sutil de trenzar hilos y más hilos en que consiste el famoso bordado.…  Seguir leyendo »

Pactos: ¿cocido o fabada?

Nos encontramos en un momento de agitación como consecuencia de los pactos que se ven obligados a trenzar los partidos políticos tradicionales a los que, por fin y felizmente, los españoles empiezan a dar la espalda. Es mucha trapacería la que se ha consentido y es bueno que el votante dé muestras de estar enojado con ellas. De momento lo hace de manera tímida pero todo es cuestión de empezar tomándole el gusto a la sana práctica de pensar cada uno por su cuenta, libre de las presiones de esas campañas envilecidas por la apelación al «voto útil» o al «miedo a perder la pensión», a la «guerra civil» y demás sutilezas políticas que han sido moneda corriente en el repertorio de los últimos años.…  Seguir leyendo »

Armas como pleitos

Por decenas se cuentan los cargos públicos y aún los funcionarios que, como sombras cavilosas, vagan en estos momentos por los pasillos de juzgados y audiencias acusados de haber incurrido en el delito de prevaricación. Normalmente son los partidos políticos adversarios o asociaciones de ciudadanos briosos o sindicatos de selectiva diligencia los que activan el ejercicio de estas acciones penales.

¿En qué consiste el delito de prevaricación? Obligado es recurrir al código penal y a su artículo 404. En él podemos leer que “a la autoridad o funcionario público que, a sabiendas de su injusticia, dictare una resolución arbitraria en un asunto administrativo se le castigará con la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de siete a diez años”.…  Seguir leyendo »

Déficit democrático

Una cantinela que oímos a diario es la del déficit democrático de la Unión Europea. Se trata de un lugar común pues apenas hay artículo de opinión sobre Europa que no repita ese latiguillo bien impreciso porque el déficit es la falta o escasez de algo que se juzga necesario por referencia a otra medida. Y la pregunta que salta enseguida es ¿cuál es esa otra medida? Parece que, hablando de democracia, lo lógico es que comparemos la democracia europea con la existente en otros espacios geográficos, en los Estados que componen la Unión Europea…

Puestos a meditar ¿no habremos de convenir que en cada país existe un sistema democrático con rasgos propios que a unos les parecerán normales y a otros cuando menos chocantes?…  Seguir leyendo »

Cuando el turista visita en Atenas el museo del Ágora se encuentra con un curioso artilugio que lleva el nombre de kleroterion, una máquina que servía para elegir a sorteo a determinados cargos públicos. Ese turista al que aludimos, si es persona interesada por la res publica, es probable que, movido por la curiosidad, se pregunte qué tipo de cargos podían alcanzarse accionando el kleroterion, cuáles eran realmente sus funciones y cuánto tiempo podía el seleccionado permanecer en ellas.

Y convocado por esa aventura reflexiva, vemos ya a nuestro amigo con la cabeza en ebullición, insatisfecho como está por la degradación pavorosa que sufre nuestro sistema democrático.…  Seguir leyendo »

Las escaramuzas que libra el Tribunal Constitucional alemán en torno a la construcción europea vienen de lejos. Concretamente desde la sentencia Maastricht (1993) y después la Lisboa (2009). En el centro del debate se halla la cuestión de la defensa alemana de un orden constitucional propio, pues preciso es tener en cuenta que ya en 1963 el Tribunal europeo de Luxemburgo aclaró –para los despis- tados– que el derecho comunitario no se dirigía sólo a los estados miembros, sino que de él derivaban concretos derechos y específicas obligaciones para los ciudadanos de esos estados. Es el efecto directo justamente considerado como piedra basilar sobre la que se construye el orden comunitario como una «comunidad de derecho» (concepto paralelo al de Estado de Derecho).…  Seguir leyendo »

Con el fin de animar el tiempo que se abre hasta las elecciones al Parlamento europeo del mes de mayo se ha introducido el debate acerca de la conveniencia de seleccionar un candidato, para todos los países miembros de la Unión Europea, por cada una de las formaciones políticas. Con esta fórmula se haría visible ante el electorado un rostro, la foto de un señor o señora representando a los populares, socialistas, liberales… Dicho con otras palabras, un cabeza de lista llamado a ostentar, si los hados le son favorables, la presidencia de la Comisión -el Gobierno europeo-.

Como lo que nos caracteriza no es la abundancia de conocimientos sobre el funcionamiento de las instituciones europeas, conviene recordar que es el Consejo europeo el órgano encargado de proponer al Parlamento europeo, «teniendo en cuenta el resultado de las elecciones al Parlamento europeo y tras mantener las consultas apropiadas», un candidato al cargo de presidente de la comisión.…  Seguir leyendo »

Quien haya tenido la oportunidad de seguir en los medios de comunicación alemanes las elecciones celebradas el pasado día 22 habrá podido advertir algunas diferencias con nuestras prácticas. Pues resulta que son los alemanes unos tipos aburridos quienes no gustan de plantear problemas cósmicos acerca de su propia naturaleza (¿somos alemanes o bávaros, sajones o renanos?), ni de la estructura del Estado (¿somos federales, cuasi federales, confederales, autonomistas de primera o de segunda?), ni tampoco tienen partidos monárquicos que anden a la busca de un tierno descendiente de los Hohenzollern para entronizarlo y sustituir a la actual república ni nadie desea reconstruir la antigua y poderosa Prusia a pesar de las muchas horas de gloria que dio al orgullo teutón…

Ninguna de estas emociones fuertes ha podido vivir quien haya seguido las incidencias y las noticias del proceso electoral que ha tenido lugar más allá del Rin.…  Seguir leyendo »

Para quienes somos profesionales de estos achaques jurídicos, la reforma de la Administración es una suerte de perpetuum mobile que, como se sabe, es una pieza de música que encadena su principio y su fin de forma que se puede reiterar indefinidamente. Muchas veces tiene carácter humorístico como ocurre con el conocidísimo de Johann Strauss hijo que se oye invariablemente en los conciertos de Año Nuevo.

La reforma administrativa que ahora se nos anuncia participa en este aire musical aunque carece lógicamente del sentido del humor. Porque estamos ante un asunto serio en el que es arriesgado entrar al vernos obligados a opinar entre quienes desean arrasar y dejar a las Administraciones públicas in puris naturalibus y quienes pretenden dejarlo todo como está.…  Seguir leyendo »