Mercedes Navío Acosta

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Siempre me dieron más miedo los cuerdos que los locos. Es esta una intuición vocacional que los datos confirman una y otra vez, y los prejuicios combaten con la obstinación de la que solo ellos son capaces. La enfermedad mental está muy lejos de ser sinónimo de violencia y de peligrosidad. Las personas afectadas por trastornos mentales cometen delitos en la mitad de porcentaje que la población general y reinciden en un porcentaje ínfimo, del 2% frente al 30% de los llamados normales, siendo en muchas más ocasiones víctimas que agresores.

Estas estadísticas obtenidas en condiciones ordinarias son confirmadas abrumadoramente por las mayores masacres de la historia, las de los totalitarismos del siglo XX, producto nada menos que de los monstruos de la razón, con sus asesinatos masivos y su barbarie institucionalizada, encarnada por hombres normales como describió Hannah Arendt en su conocido concepto de la banalidad del mal.…  Seguir leyendo »

“Pensar es difícil, es por eso que la mayoría de la gente prefiere juzgar”, enunciaba la sentencia junguiana aún vigente. De la psiquiatría clásica pueden rescatarse autores de diferentes escuelas que se ocuparon de la arquitectura de nuestro pensamiento, y de sus desordenes y consecuencias. Dilthey y Jasper sentaron las bases de las diferencias epistemológicas entre la Explicación de vocación objetiva y que establece inferencias causales, y la Comprensión preñada de subjetividad y buscadora de sentido. Castilla del Pino ya nos advertía de los dos momentos consecutivos que componen el juicio de realidad, y de los riesgos de confundirlos: el primero denotativo o constatativo de la mera existencia de un objeto que en la medida en que puede ser visto, oído, tocado, verificable, se puede tener de él evidencia; y el segundo, connotativo, interpretativo, que cuando se refiere a conductas de otro ser humano es un juicio de intención, una conjetura presumida, a lo sumo verosímil, probabilística, pero en definitiva, solo creencia.…  Seguir leyendo »

Decía Ortega que las ideas se tienen y en las creencias se está. Durante años el Derecho, la Psiquiatría y la Religión sostuvieron un orden ilegítimo basado en un concepto erróneo de normalidad, que promovía la exclusión y reclusión de las personas LGTB en la categoría de lo abyecto, de lo intrínsecamente desordenado, y que todavía conserva vigencia en determinados ámbitos. Con el alma aún maltrecha por la creencia fanática y homicida de Orlando, y en plena celebración del Orgullo gay, cuya necesidad se hace más patente, no quería dejar de poner palabras a la barbarie, desde la profunda convicción como psiquiatra de que las palabras curan pero también pueden matar.…  Seguir leyendo »

Decía Elías Canetti que “ni un solo ser humano ha sido agotado jamás. Ni en su extrema reducción, ni en la muerte, ni en su destrucción ha sido agotado jamás un ser humano”. Con frecuencia hablamos de cifras a la hora de dimensionar una tragedia. Ser la primera causa de muerte en España, con diez fallecidos diarios, no parece haber sido suficiente para romper esa barrera invisible que perpetua cualquier tabú, en este caso el del suicidio. Probablemente sólo haya algo más triste que el silencio denso que lo envuelve, la frivolidad con que emerge periódicamente en una maraña de declaraciones oportunistas, detalles morbosos, y búsqueda de chivos expiatorios que nos tranquilizan como sociedad y nos permiten sortear el sentimiento de culpa insoportable que amenaza con apresarnos colectivamente.…  Seguir leyendo »

“Qué solos se quedan los muertos”, decía el poeta. Sobre todo algunos. Una vez más la estadística anual nos recuerda que el suicidio es la primera causa externa de muerte en España, por encima de los accidentes de tráfico, de los homicidios, y de la violencia de género. De nuevo esa cifra de 10 suicidios diarios corre una suerte de silencio atronador temeroso o vergonzante que rodea a la mayoría de ellos, y que apenas se veía interrumpida por apariciones puntuales en los medios de comunicación, con vocación preventiva, voluntarista algunas; con intención no constructiva, morbosa, otras; igualmente fallidas todas en hacerlo visible.…  Seguir leyendo »