Michael Bochenek

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de julio de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Antes de ser demolido a finales de octubre, el inmenso campamento de migrantes en Calais se había convertido en un símbolo de la vergüenza de Europa, un recordatorio visible del fracaso de la Unión Europea para encontrar un enfoque humano, justo y coordinado a la migración.

Sin embargo, Francia, el Reino Unido y la Unión Europea (UE) todavía no han abordado las deficiencias sistemáticas en el marco europeo de asilo y las formas divergentes en que cada país lo aplica, incluso con respecto a los niños no acompañados. Puede que haya desaparecido el símbolo, pero la vergüenza permanece.

El momento y la manera en que se desmanteló el campamento de Calais parecen haber sido impulsados en gran medida por el deseo de Francia de presionar a Gran Bretaña para que acogiera, en el corto plazo, al mayor número posible de niños no acompañados.…  Seguir leyendo »

Having spent most of the last two weeks in Calais, I can say that while the operation to clear the French migrant camp known as “The Jungle” may ultimately benefit adults, it has failed unaccompanied children.

On Wednesday, police evacuated all remaining residents to the edge of the camp. Several hours later, the local prefecture announced it would be accepting no further registration for relocation of adults or unaccompanied children.

The decision left hundreds of children and adults in limbo.

Between 1,300 and 1,600 unaccompanied children — most from Afghanistan, Sudan and Eritrea — had been taking shelter in the camp, including hundreds who were eligible for transfer to the UK based on family ties.…  Seguir leyendo »