Michael Ignatieff

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Ucrania lucha por resistir. Navalni ha muerto. La matanza en Gaza continúa sin fin. Los hutíes bombardean buques en el Mar Rojo. Los norcoreanos lanzan misiles al mar de China Meridional. Desde la seguridad de Europa Occidental, miremos donde miremos, las noticias son aterradoras. En tiempos normales, el pesimismo es una moda intelectual. En tiempos como estos, es realismo. El orden que dábamos por sentado, inscrito en el derecho internacional, ratificado por Naciones Unidas (ONU) y mantenido por el equilibrio del terror nuclear entre las grandes potencias, se está derrumbando.

El orden que queda ahora depende de unos Estados Unidos divididos y al límite de sus capacidades.…  Seguir leyendo »

La democracia en la cuerda floja

Mientras intentamos imaginar lo que el próximo año traerá al mundo, un hito amenazante se cierne sobre el horizonte: la elección presidencial del 5 de noviembre de 2024 en los Estados Unidos.

Es indudable que esa elección inminente modificará la historia, antes y después de ella. El presidente Joe Biden, que con su experiencia y agudeza restauró el respeto a los políticos profesionales, buscará un mandato para gobernar hasta bien entrados sus ochenta años. Algunos, incluso miembros de su propia generación, se preguntan si el intento es prudente.

Por su parte, el oponente probable de Biden (el expresidente Donald Trump) es apenas tres años más joven.…  Seguir leyendo »

Cuando tres presidentas de las universidades más importantes de Estados Unidos son interrogadas en una audiencia de la Cámara de Representantes y las tres son juzgadas por no haber defendido la autoridad moral de sus universidades, llega la hora de la verdad para las universidades, no solo de EE.UU. sino de todo el mundo. Y a la hora de la verdad, las preguntas para las universidades, no solo allí, son cuál es su autoridad moral, cuál su deber para con sus estudiantes y profesores y cuál su deber para con la sociedad en general. En opinión de la mayoría de los observadores, incluso de los que pertenecen a sus propias universidades, las tres presidentas estadounidenses fallaron porque permitieron que los políticos las intimidaran y que una audiencia política las incriminara como unas pusilánimes cautivas de una ideología de izquierdas antisionista, políticamente correcta y a favor de la justicia social.…  Seguir leyendo »

Un mundo sin misericordia

Tras dos años de barbarie en Ucrania, tras las atrocidades cometidas contra civiles en Bucha y tras la matanza de Hamás, seguida de la pulverización de Gaza, hemos sido catapultados hacia atrás, a un mundo sin piedad, un mundo tan antiguo como las páginas más oscuras de Shakespeare y los cuadros más terribles de Goya. Estamos siendo testigos de cómo es un mundo sin misericordia.

Cuando las normas jurídicas y éticas sancionadas internacionalmente se derrumban, las reglas que estructuran nuestros juicios ordinarios como individuos empiezan a tambalearse. Los espectadores se apresuran a juzgar en aras de su propia identidad y de sus certezas políticas precocinadas.…  Seguir leyendo »

Enseño historia en una universidad, y la semana pasada, mientras estaba poniendo las notas a los trabajos de mis alumnos, tuve una experiencia que me dejó preocupado. A lo largo de doce semanas con treinta estudiantes, un profesor llega a conocer la manera en que estos hablan. Cada uno tiene su sello lingüístico. Por eso, cuando leí sus trabajos, me di cuenta inmediatamente de que dos de ellos estaban escritos en un lenguaje –correcto, pero forzado e impersonal– que no era propio de ellos. Pasé los ejercicios por el programa informático que utilizamos en la universidad para detectar los plagios. Los dos arrojaron unos «índices de similitud» elevados, lo que significa que hasta un tercio del texto se había tomado de otra fuente.…  Seguir leyendo »

¿Poner fin a la guerra?

Ahora que la guerra de Ucrania se alarga hasta un segundo año brutal, personas influyentes de Occidente creen que la pregunta que hay que hacerse en este momento es cómo ponerle fin. Henry Kissinger lleva diciéndolo desde diciembre. «Se acerca la hora –afirmaba entonces– de aprovechar los cambios estratégicos que ya se han logrado y de integrarlos [a los ucranianos] en una nueva estructura dirigida a alcanzar la paz a través de la negociación».

Cualquiera pensaría que Kissinger debería saber que eso no es posible. El campo de batalla será el que decida. Los rusos pondrán fin a la guerra cuando alcancen sus objetivos o cuando el campo de batalla les diga que no pueden alcanzarlos.…  Seguir leyendo »

Con el lanzamiento de Chat GPT, una aplicación de inteligencia artificial (IA) que millones de personas utilizan desde su lanzamiento el pasado noviembre, todos tratamos de averiguar qué tareas podemos encomendar a la IA y cuáles deben seguir en manos de los humanos. En un congreso celebrado en Oxford hace un par de semanas, con el patrocinio del equipo de Ética en la IA del departamento de Filosofía, quedó clara una cuestión esencial. A medida que la IA se introduce en campos que antiguamente se destinaban exclusivamente al juicio humano, como los diagnósticos médicos, las sentencias judiciales o incluso la cata de vinos, ¿deberíamos tener los seres humanos el recurso de apelación contra los juicios emitidos por una máquina?…  Seguir leyendo »

Syrian refugees wait for food near a refugee camp in Bab Al-Salama city in northern Syria, on Feb. 6. (Sedat Suna/European Pressphoto Agency

As Russian planes decimate Aleppo, and hundreds of thousands of civilians in Syria’s largest city prepare for encirclement, blockade and siege — and for the starvation and the barbarity that will inevitably follow — it is time to proclaim the moral bankruptcy of American and Western policy in Syria.

Actually, it is past time. The moral bankruptcy has been long in the making: five years of empty declarations that Syrian President Bashar al-Assad must go, of halfhearted arming of rebel groups, of allowing the red line on chemical weapons to be crossed and of failing adequately to share Europe’s refugee burden as it buckles under the strain of the consequences of Western inaction.…  Seguir leyendo »

A Syrian refugee addressed police officers last week at the Keleti train station in Budapest. Credit Mauricio Lima for The New York Times

Those of us outside Europe are watching the unbelievable images of the Keleti train station in Budapest, the corpse of a toddler washed up on a Turkish beach, the desperate Syrian families chancing their lives on the night trip to the Greek islands — and we keep being told this is a European problem.

The Syrian civil war has created more than four million refugees. The United States has taken in about 1,500 of them. The United States and its allies are at war with the Islamic State in Syria — fine, everyone agrees they are a threat — but don’t we have some responsibility toward the refugees fleeing the combat?…  Seguir leyendo »

The conventional wisdom about Syria is that nothing can be done. It is said that military action would be either perverse — bringing the jihadists in the opposition to power — or futile, failing to tip the balance against the government of President Bashar al-Assad. Using force, it is argued, would also jeopardize other strategic objectives, like securing a lasting nuclear deal with Syria’s supporter Iran.

The trouble is that the conventional wisdom may be fatalism parading as realism and resignation masquerading as prudence.

Any realist needs to face two facts. First, absent the credible application of force against the Syrian regime, a negotiated transition leading to Mr.…  Seguir leyendo »

President Obama's failure to get Congress to support airstrikes in Syria, coupled with the vote against military action in the British House of Commons, brings home a key fact about international politics: when given a choice, democratic peoples are reluctant to authorize their leaders to use force to protect civilians in countries far away.

In 2001, the International Commission on Intervention and State Sovereignty, on which I served, developed the idea that all states, but especially democracies, have a “responsibility to protect” civilians when they are threatened with mass killing. For those of us who have worked hard to promote this concept, it’s obvious that our idea is facing a crisis of democratic legitimacy.…  Seguir leyendo »

Do the lives of Gandhi, Solzhenitsyn and Mandela tell us more about the future than those of Stalin, Hitler and Mao? Several prominent world-watchers tell us what they think.

Ai Weiwei, Chinese artist and activist.

Throughout history, political and social change only existed in the forms we knew because protest actions, be they violent or peaceful, were carried out with a lack of resources, especially in terms of communications. Individuals could mobilize and share information with others only to a limited extent. Such circumstances posed obstacles to protest actions that people can take and hindered the impact of their efforts.…  Seguir leyendo »