Miguel A. Fernández Ordóñez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de enero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En las últimas décadas se han producido avances muy importantes en la mayoría de los países gracias a las reformas estructurales. Muchos sectores han mejorado su funcionamiento: el comercio internacional, los mercados de trabajo, las profesiones liberales, las telecomunicaciones, el transporte aéreo, los horarios comerciales o los taxis. Y la OCDE nos acaba de recordar que, si queremos aumentar la tasa de crecimiento de la renta per cápita, hay que seguir aplicando reformas estructurales.

Las reformas estructurales del sector privado consisten en quitar protecciones, subsidios y regulaciones que pudieron tener sentido en el pasado pero que hoy retrasan la aplicación de nuevas tecnologías y perjudican a la mayoría de los ciudadanos.…  Seguir leyendo »

Un dinero revolucionario

Un fantasma recorre el sistema monetario y financiero: la posibilidad de cambiar el actual sistema de dinero frágil creado por los bancos privados por un dinero seguro. La reforma supone dejar a todos los ciudadanos y empresas depositar su dinero en el banco central donde estaría absolutamente seguro. Ahora solo los bancos privados pueden depositar su dinero en el banco central y esto, que hoy es un privilegio, se extendería a todos. La principal ventaja de la reforma sería que, al ser un dinero seguro, no causaría los costes presupuestarios, de desempleo, de pérdidas de PIB y de destrucción de empresas que ocasionan las crisis bancarias.…  Seguir leyendo »

Las políticas que aplicamos en España son peores que las de otros países avanzados y esto explica que tengamos muchos problemas que ellos no tienen, o los tienen en menor grado. Por dar algunos ejemplos, otros países disfrutan de tasas de paro más reducidas y de menos precariedad en el trabajo, cuentan con sistemas de planificación de infraestructuras menos despilfarradores de recursos públicos, consiguen que los consumidores estén más protegidos ante las grandes empresas reguladas o han adoptado sistemas de solidaridad más protectores que los nuestros y que, además, no perjudican el crecimiento económico.

Y no es que en España no se conozcan las mejores políticas.…  Seguir leyendo »

En 2008, la reacción de todos los Gobiernos ante la crisis bancaria internacional fue unánime: “Esto no puede volver a suceder”. Las autoridades pensaron que la regulación bancaria había sido una de las principales causas de la crisis y que era necesario modificarla radicalmente. Para impulsar las reformas financieras se creó el Consejo de Estabilidad Financiera que ha coordinado el trabajo de cooperación económica internacional más importante de este siglo.

No solo impresiona el alcance geográfico y las miles de páginas de legislación aprobadas sino también la complejidad y minuciosidad de las mismas. Las reformas aprobadas no han dejado sin tocar ningún área de conducta de los bancos y otras entidades financieras: capital, liquidez, gobernanza, remuneraciones, obligaciones de información, sistemas de resolución, y un larguísimo etcétera.…  Seguir leyendo »

No retrasar las reformas

Los distintos partidos políticos están tratando de buscar Gobiernos con una mayoría estable. Por estable se entiende no sólo una mayoría que permita la investidura de un presidente sino, además, que permita que el Gobierno no tenga ningún problema para aprobar sus políticas a lo largo de la legislatura.

Pero sucede que muchos de los problemas que tenemos en España vienen de que los Gobiernos han convertido esas mayorías estables en mayorías rodillo. La experiencia hasta la fecha ha sido que esos Gobiernos fuertes han podido aprobar sus políticas ignorando absolutamente al Parlamento hasta las siguientes elecciones. Y en una etapa en la que hay que cambiar bastantes reglas del juego puede ser incluso positivo que el Gobierno sea minoritario y esté obligado a contar con los apoyos de unos u otros para sacar adelante las políticas.…  Seguir leyendo »

2016 Cómo aprovechar un buen año

Como se esperaba, 2015 fue un buen año desde el punto de vista de la coyuntura económica. Después de cinco años del brutal pero efectivo ajuste que se inició en el año 2009, la economía española empezó a crecer en 2014 y los resultados del ajuste se hicieron más patentes con las notables cifras de crecimiento y aumento de empleo del año pasado.

Algunas políticas de los dos últimos Gobiernos han ayudado a conseguir estos resultados. Por ejemplo, las reformas de las pensiones, las reducciones de gasto y los aumentos de impuestos. O la reestructuración del sector bancario acordada por los dos grandes partidos y ejecutada por el FROB y el Banco de España.…  Seguir leyendo »

Sin reformas, 2015 será un año perdido

Para los interesados en el corto plazo, en la coyuntura económica, 2015 será un buen año. Para los interesados en cambiar las cosas, en mejorar nuestra estructura económica, 2015 será un año perdido

El año pasado la coyuntura cambió de signo. El número de parados tuvo que superar los seis millones para que se produjera un ajuste suficiente para el cambio. Una vez más España ha sido un ejemplo de cómo el mercado acaba ajustando siempre, cualesquiera sean las estructuras en las que opere. En otros países el ajuste se produce más rápidamente y con menos costes económicos y sociales. En España, donde seguimos bajo la Riginseguridad (mercados rígidos y baja calidad de protección social) el ajuste se produce lentamente y con los costes brutales de cerrar miles de empresas y arrojar al paro a millones de personas.…  Seguir leyendo »

España va bien

«España va bien” fue el eslogan que imperó durante los ocho años de las legislaturas populares —1996- 2004— cuando España crecía más que sus socios en términos reales, aumentaba la ocupación y reducía su déficit público. Si midiéramos el éxito económico por esas mismas variables, España no solo siguió bien, sino que fue aún mejor durante la siguiente legislatura socialista cuando consiguió la tasa de paro más baja de la democracia, unos niveles de inversión espectaculares, tres años de superávit presupuestario, y la proporción de deuda pública sobre el PIB más baja de los grandes países desarrollados. El Reino de España consiguió entonces la mejor calificación posible —tres triples A— por parte de las tres agencias de rating, lo que no se había conseguido antes, ni se ha conseguido después.…  Seguir leyendo »

Por una democracia ilustrada

Del aluvión de diagnósticos y recetas ideados para resolver los problemas de España emerge una larga lista de asuntos que sugieren revisar nuestra democracia: el funcionamiento de los partidos, la corrupción, la falta de transparencia, el desprecio a los órganos independientes, la articulación territorial del Estado, etcétera. Hoy me ocuparé sólo de un problema que, en mi opinión, merece una especial atención: los deficientes procedimientos de elaboración de normas y de evaluación de la actuación política.

Aunque nuestros problemas son similares a los de otros países, cuando nos comparamos con democracias como la americana o la británica, detectamos que esos problemas aparecen en España con mayor frecuencia e intensidad.…  Seguir leyendo »