Miguel Martínez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En 1991 se publicó Dangerous, el octavo disco en solitario de Michael Jackson. Fue enterrado por Nirvana y su Nevermind. Tocaba cambiar de ídolos en el mutable mundo de las explosiones pop y Jacko, que tenía entonces 33 años, ya sonaba a lentejuela de la temporada anterior. Kurt Cobain fue bienvenido. Además, la horrible portada de Dangerous no podía ser un buen presagio y, efectivamente, allí dentro estaba el principio del fin de la inspiración que le hizo firmar su tripleta hacia la gloria –Off the wall (1979), Thriller (1983) y Bad (1988)-, en la que la mano del productor Quincy Jones meció su cuna.…  Seguir leyendo »

El timo del tocomocho consiste en coger un billete de lotería falso y venderlo como si fuera premiado, pero a un precio inferior. Pues lo de la SGAE y el 10% que se lleva (¡legalmente!) de la recaudación de los conciertos se ampara en una forma de funcionar muy parecida. Les cuento (y se lo cuento por haberlo vivido en primera persona, como promotor, road manager o regidor de sala, decenas de veces a lo largo y ancho de la geografía española, tanto en el siglo pasado como en el presente: el factor empírico está de mi lado).

Imaginemos que en una sala de Barcelona (por decir una ciudad que nos suena a todos) un grupo realiza pruebas de sonido.…  Seguir leyendo »

En una reciente entrevista, Bob Dylan ha dicho que el aire del sur estadounidense está lleno de fantasmas sin rumbo y espíritus atormentados, todos dando alaridos, desamparados. Como si estuvieran atrapados en algún tipo de red extraña, en un purgatorio entre el cielo y la tierra, y no pudieran descansar en paz. Y eso, afirma el bardo de Duluth, se siente por todas partes. Esa entrevista la ha concedido Dylan para promocionar su nuevo disco, Together Through Life. En una de las nuevas canciones de ese LP, Feel A Change Comin’ On, dice: “Estoy escuchando a Billy Joe Shaver y leyendo a James Joyce.…  Seguir leyendo »