Miquel Barceló

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hace unas semanas publiqué en estas páginas un artículo con un título inusual –1, 2, 4, 8, 16, 32…– en el que intentaba explicar el poder de las funciones exponenciales como ejemplo del potencial de la nueva economía digital. Decía que actualmente está emergiendo un nuevo sistema productivo basado en unas reglas y en unos valores diferentes de los de la sociedad industrial tradicional en la que aún estamos viviendo. Una de las características de este nuevo modelo productivo es la economía exponencial. Este concepto incluye las partes de la economía que evolucionan siguiendo tasas de crecimiento muy elevadas y sostenidas, como las computadoras, las redes o los contenidos digitales, entre otros.…  Seguir leyendo »

La competitividad de las economías se basa en el talento de su población. Las personas aportan su capacidad creativa participando en proyectos innovadores que las organizaciones deben ser capaces de transformar en valor económico. Cada vez son más los países que apuestan por la formación de su población en los valores de creatividad, innovación y capacidad emprendedora como alimento de los respectivos sistemas productivos. Es por ello por lo que las apuestas estratégicas importantes se hacen en las políticas educativas a todos los niveles.

El conjunto de la sociedad ha tomado conciencia de que se juega su futuro en la batalla por la innovación y la competitividad, y que esta batalla se gana en el terreno de la creatividad, la formación, la cultura del esfuerzo y el trabajo en equipo.…  Seguir leyendo »

La creación de nuevas empresas es uno de los indicadores clave de la dinámica económica de un país. La capacidad emprendedora de un territorio es sinónimo de crecimiento económico y de bienestar de sus ciudadanos. Sin nuevas empresas no se renueva el tejido productivo y no se aprovechan las oportunidades que, actualmente, ofrecen los sectores emergentes.

Los cambios tecnológicos abren, en general, buenas oportunidades para la creación de nuevas empresas y puestos de trabajo. Surgen posibilidades y se innova en modelos de negocio antes desconocidos, que los emprendedores son capaces de aprovechar. Esta teoría la formuló en los años 30 del siglo XX el economista austriaco Joseph Schumpeter.…  Seguir leyendo »