Miquel Porta Perales

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Abril de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Max Weber y la Monarquía

De manera nada subrepticia, aprovechando la coyuntura, la extrema izquierda, con el silencio de la izquierda democrática y la colaboración del independentismo, pone en marcha otra campaña contra la monarquía. Una acometida que oculta el proyecto de deconstrucción de la idea de la España inclusiva, democrática y constitucional en que vivimos.

Un par de axiomas sustentarían -más allá de hechos puntuales- la crítica de la monarquía. Primero: no hay democracia sin república. Segundo: la democracia es incompatible con el privilegio. Dicho lo cual, hay que afirmar que los críticos de la monarquía son víctimas de su propia ideología -irrefutable por definición, dicen- e incapaces de aceptar la realidad.…  Seguir leyendo »

La religión como antídoto

No es una casualidad que la pandemia desatada por el Covid-19 haya reactivado el sentimiento religioso. Ahí están las personas que sintonizan el televisor para recibir la bendición urbi et orbi del Papa Francisco, quienes lamentan la supresión de los servicios religiosos en la despedida -inexistente- de los fallecidos, los que rezan por la salud de los contagiados y el futuro de la Humanidad, aquellos que recurren a la fe para recuperar la confianza, superar el miedo o la ansiedad, y buscar el consuelo o la liberación del sufrimiento. Un ejemplo de la religiosidad latente -«lo que íntimamente nos concierne», diría el teólogo Paul Tillich- en nuestra sociedad.…  Seguir leyendo »

El filósofo Franz Rosenzweig fue un testigo de excepción de la Gran Guerra que arrasó parte de Europa y conmocionó al mundo. Y lo fue por partida doble: como protagonista y observador de la misma. En 1914, Franz Rosenzweig se fue a la guerra. En una trinchera de los Balcanes, en donde ejerció como enfermero, empezó a escribir -en el dorso de unas tarjetas postales- La Estrella de la Redención (1921). La primera impresión del autor en la trinchera: Vom Tode. De la muerte. Sí, de la muerte y el tormento: «Que el hombre se esconda como un gusano en los pliegues de la tierra desnuda ante los tentáculos sibilantes de la muerte ciega y despiadada, que pueda sentir ahí, con toda su violencia inexorable, lo que no suele sentir jamás: que su Yo se convertiría en una cosa si muriera, y que cada uno de los gritos contenidos en su garganta pueda proclamar su Yo en contra de lo Despiadado que le amenaza con este aniquilamiento inimaginable».…  Seguir leyendo »

Por qué odian a los ricos

División de opiniones: hay quien odia a los ricos y quien los envidia como antesala del odio. Odio que carece de sentido si tenemos en cuenta que, en Occidente, gracias a la riqueza generada por los ricos (empresarios, banqueros, inversores o ahorradores), las condiciones de existencia de amplias capas de la población han mejorado ostensiblemente. La riqueza propiciada por el capitalismo liberal ha conseguido que vivamos mucho mejor que ayer. Hoy, el ciudadano occidental disfruta en general de un apreciable nivel de vida: bienestar, crecimiento, desarrollo, sanidad, educación, consumo, cobertura de necesidades básicas, ocio, comunicaciones e, incluso, confort.

Reconozcamos que vivimos en el mejor período de la historia.…  Seguir leyendo »

El fascismo vulgar nacionalista

Son muchos los trabajos que tienen por objeto definir y caracterizar el fascismo. Autores como George L. Mosse, Zeev Sternhell, Emilio Gentile, Renzo de Felice, Gino Germani, Angelo Tasca, Norberto Bobbio, A. James Gregor, Umberto Eco o Stanley Payne ponen a nuestro alcance una abanico de hipótesis -a veces, contradictorias- que Enzo Traverso (Interpretar el fascismo, 2005) y Pedro Carlos González Cuevas (Renzo de Felice, una semblanza intelectual a los veinte años de su muerte, 2016) han sintetizado. ¿Qué es el fascismo? Por ejemplo: revolución espiritual y comunitaria, impulso romántico, síntesis de ideas diversas, ideología alternativa al liberalismo y el socialismo que no excluye la incorporación de ingredientes marxistas, rechazo del individuo en favor de la masa, apología del combate y la violencia, herencia de la izquierda jacobina, reformulación mística del nacionalismo o modelo -antidemocrático, autoritario, imperialista, xenófobo y racista- de sociedad.…  Seguir leyendo »

En 1945, Karl Popper publicó «La sociedad abierta y sus enemigos». A través de la crítica de Platón, Hegel y Marx, desautorizó el historicismo. Ese determinismo que tendría el don de la predicción y dice conocer el curso de la historia, que cree haber descubierto los ritmos, modelos, leyes o tendencias del devenir político, social y económico. El destino del hombre y la sociedad por científico decreto. ¿Acaso Karl Marx no decía haber desvelado las leyes naturales de la producción capitalista que trabajaban con necesidad férrea hacia el resultado inevitable que no era otro que la sociedad socialista? Una idea falsa, o «falsada», por utilizar la terminología popperiana.…  Seguir leyendo »

La primera muerte de Leonardo da Vinci acaeció -causas naturales- el 2 de mayo de 1519 en una casa de Cloux, hoy Clos Lucé (Francia). La segunda -víctima de la enfermedad de Benjamin- fue certificada el 2 de noviembre de 2017 en la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Tel Aviv. Para disipar cualquier equívoco, hay que añadir que, cuando hablamos de la segunda muerte de Leonardo da Vinci, nos referimos a la muerte artística del florentino. De ello, tratan las líneas que siguen. Asunto que ejemplificaremos -cualquiera otra creación del autor nos sería útil- con su obra más conocida: La Gioconda o La Mona Lisa.…  Seguir leyendo »

Olympe de Gouges -pseudónimo de Marie Gouze, panfletista, dramaturga, girondina, monárquica, partidaria de la división de poderes y de la igualdad entre sexos- impulsó la primera rebelión de la mujer con la redacción de la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana (1791) como complemento o contrapeso a la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789).

En los diecisiete artículos de la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, así como en otros escritos, Olympe de Gouges, considerada la primera feminista de la historia, defendía la igualdad de derechos y deberes entre el hombre y la mujer y, en consecuencia, reclamaba para la mujer la libre comunicación de los pensamientos y las opiniones, el derecho a voto, la obediencia a la ley, la propiedad privada, el acceso al trabajo público y la actividad política, la incorporación al ejército y el divorcio.…  Seguir leyendo »

El hombre maltrata, agrede, secuestra y viola. Se comporta como un vándalo. Goza con la desgracia ajena. Practica la violencia más brutal o el sufrimiento más cruel contra sus semejantes. El hombre tortura. Los atentados. El terrorismo. El hombre mata al hombre. El mal. La maldad. Hay malvados que, a la manera del Raskolnikov de Crimen y castigo de Fiódor Dostoievski, muestran sentimientos humanos. Los hay que muestran indiferencia como el criminal en serie con destino en Auschwitz que, por la noche, escucha un solo de violín tocado por un preso judío cuyos compañeros han sido gaseados durante la mañana siguiendo las órdenes del malhechor.…  Seguir leyendo »

Estimados conciudadanos: Como presidente de la Generalitat de Cataluña, comparezco ante ustedes para pedir perdón por las graves consecuencias ocasionadas por el Proceso de Transición Nacional de Cataluña impulsado por el nacionalismo catalán. Pido perdón por haber patrimonializado Cataluña, haber fracturado la sociedad catalana y haber atribuido únicamente a los independentistas la categoría de «pueblo de Cataluña».

Pido perdón por el chantaje emocional al que se ha sometido a los ciudadanos y el empeño mostrado en la tarea de colonizar, asimilar o excomulgar a los no independentistas. Por fomentar la manipulación de la conciencia y el adoctrinamiento nacionalista de la ciudadanía por todos los medios públicos y privados a nuestro alcance.…  Seguir leyendo »

Nada de lo que sucede en el PSOE debe extrañarnos. Ese presuntuoso imperialismo del bien llamado «buenismo» que convierte el sentimiento en estrategia, apuesta por la tolerancia extrema, entiende el diálogo como terapia. Del rojo al rosa. Derechos a granel. Un populismo sonriente y gaseoso, una pasión del ánimo, una concepción grosera de la permisibilidad. Una izquierda que reeduca en los valores de la corrección política progresista. La política como spot para alcanzar y conservar el poder. La improvisación y la ocurrencia. El desconocimiento. La impostura y la frivolidad. Bandazos a la carta. La imagen. Gobierno bonito. Gobierno anuncio. Escasas convicciones.…  Seguir leyendo »

La guerra civil molecular

En 1994, el poeta y ensayista Hans Magnus Enzensberger publicó su conocido ensayo titulado Perspectivas de guerra civil. El intelectual alemán diagnosticaba la guerra civil molecular que, a su decir, había estallado en las metrópolis de las sociedades desarrolladas. No se trataba –decía– ni de una revuelta juvenil, ni de las consecuencias de la denominada crisis de valores. Se trataba –esa era su conclusión– de una violencia autorreferencial sin contenido político o ideológico. Una suerte de rito de paso que reflejaba la tendencia autodestructiva de los nuevos vándalos y asimilados. Con posterioridad, el autor editó El perdedor radical (2007) en donde, más allá del subtítulo del libro, Ensayo sobre los hombres del terror, nuestro intelectual remarcaba la energía destructiva que genera la frustración de aquellas personas que no consiguen hacer realidad sus ideas, programas o proyectos.…  Seguir leyendo »

Se equivocaron los estudiosos –ilustrados, marxistas, evolucionistas, positivistas y cientificistas– que aseguraban que la religión es un producto de la «infancia de la humanidad» que desaparecería en beneficio de la racionalidad y la ciencia. No ha sido así. Se equivocó Friedrich Nietzsche al levantar acta de la defunción de un Dios que, para millones de creyentes, sigue vivo. Se equivocaron quienes pensaron que, superada la religión, el Hombre, o el Superhombre, o la Razón, o la Revolución, o el Progreso, ocuparían el lugar del Dios destronado. Tampoco ha sido así.

La religión sigue ahí y Dios sigue ahí. Y no desaparecerán, porque el ser humano es, por naturaleza, un homo religiosus.…  Seguir leyendo »

El Marqués de Sade

Donatien Alphonse François, marqués de Sade, siempre ha sido un personaje incómodo. Y es que Sade arrastra una pésima reputación. Si ustedes consultan la entrada «sadismo» en el DRAE encontrarán las siguientes definiciones: 1. «Perversión sexual de quien provoca su propia excitación cometiendo actos de crueldad en otra persona» y 2. «Crueldad refinada, con placer de quien la ejecuta». Si hacen lo propio con otros diccionarios como el Nouveau Petit Larousse, el Dizionario della Lingua Italiana de Sabatini Coletti, el Oxford Dictionary o el Webster´s Dictionary, leerán unas definiciones parecidas, casi idénticas, a las anteriores. Pese a ello, la cultura oficial francesa canoniza a Sade –sujeto agente de las definiciones– al editar su obra en la Bibliothèque de la Pléiade en 1990, o cuando la Biblioteca Nacional de Francia declara «tesoro nacional» algunos de sus libros en 2012, o cuando celebra el bicentenario de su fallecimiento con una exposición en el Musée d´Orsay en 2014, o cuando –aduciendo la condición de «tesoro nacional»– impide –después de haber pujado por él en 2013– que el original de Las 120 jornadas de Sodoma salga de Francia por la vía de la subasta en diciembre de 2017.…  Seguir leyendo »

En 1897, Sigmund Freud, mientras estudia los sueños, reflexiona sobre determinados comportamientos de la vida cotidiana que tilda de patológicos. Por ejemplo: pronunciar incorrectamente nombres que resultan familiares, confundir a personas conocidas, olvidar un poema favorito, extraviar conscientemente un objeto o no felicitar a la esposa el día de su aniversario. Unos olvidos –unos «accidentes», dice Sigmund Freud– que no son casuales. Unos accidentes que, previa decodificación, responderían –añade– a deseos, sueños, proyectos, sentimientos, frustraciones, desengaños, represiones, estados de ánimo o ansiedades. En 1901, el médico vienés publica el resultado de sus reflexiones con el título de Psicopatología de la vida cotidiana.…  Seguir leyendo »

Una fuente secesionista, cuya identidad no desvelo, me facilita, con una sonrisa cómplice, el argumentario del independentismo catalán. Y añade, sin demasiada convicción, que no lo publicite. Soy hombre de palabra. Y, como se espera, me desvinculo de la promesa. En el texto –título: Del 1 de Octubre a la República catalana. Marchemos de España. No renuncies–, se aprecia la sinceridad de un nacionalismo que se caracteriza por el engaño disfrazado de «astucia». ¿Paradoja? No. El trampantojo que vende ilusión, el maquiavelismo tardío y el oportunismo grosero de un nacionalismo desleal, tramposo e irresponsable, que frecuenta el esperpento, quebranta el Estado de Derecho y pone en peligro la convivencia ciudadana.…  Seguir leyendo »

El terrorismo islámico, de nuevo. Esta vez, en Barcelona y Cambrils. Y todavía hay quien se pregunta qué hemos hecho mal, qué podemos hacer para atraer y seducir a los terroristas en ciernes y qué políticas debemos impulsar para integrarlos –pero, ¿no estaban ya integrados?– en nuestra sociedad. Y abunda quien se interroga una y otra vez por las causas de ese terrorismo islámico que cumple sus amenazas. Y existe una cohorte de educadores, mediadores y desradicalizadores que critican la inteligencia operativa –la represión del delito– en beneficio de la inteligencia estratégica –la reversión intelectual del terrorista– con el objetivo de solucionar el conflicto y regenerar al sujeto potencialmente terrorista.…  Seguir leyendo »

Carles Puigdemont –en el anuncio de referéndum unilateral de autodeterminación– insistió en el tópico más preciado del nacionalismo catalán: «Cataluña es una nación milenaria» que tiene el «legítimo derecho a la autodeterminación». Ni lo uno ni lo otro. Ni Cataluña es una nación ni tiene derecho a la autodeterminación. Vayamos por partes.

Tradicionalmente, la nación se ha definido, entre otros criterios, en función del origen, el linaje, la historia, el territorio, el mercado, la cultura, la lengua o la religión. Hay una definición –formulada por Stalin en El marxismo y la cuestión nacional, 1913– que, aquí y ahora, nos interesa. Stalin: la nación es «una comunidad humana, estable, históricamente constituida, nacida sobre la base de una comunidad de lengua, de territorio, de vida económica y de formación psíquica que se traduce en una comunidad de cultura».…  Seguir leyendo »

La realidad puede leerse desde diversos ángulos y perspectivas. Verbigracia: desde la filosofía, el arte, la literatura o las ciencias humanas. Y, por supuesto, desde la ciencia abstracta y la fáctica. A fin de cuentas, como señaló Noretta Koertge, en su popular The Nature of Scientific Inquiry (1982), «los científicos tratan de entender el mundo». Sin la victoria del logos sobre el mito en la Grecia clásica, sin la dialéctica entre fe y razón en el seno de la filosofía medieval, sin la ciencia moderna de Copérnico, Bacon, Galileo o Descartes, sin Cervantes, Shakespeare Stendhal, Balzac, Leopardi o Dostoyevski, sin la Ilustración, sin la Revolución francesa y la Revolución americana, sin el materialismo histórico, sin la sociología de Weber, sin el individualismo metodológico, sin la relatividad de Einstein, o sin el expresionismo abstracto de Rothko, Pollok o Rooning, sin todo ello, el ser humano leería –percibiría, interpretaría y entendería– la realidad de otra manera.…  Seguir leyendo »

En 1952, el dramaturgo estadounidense Arthur Miller escribió Las brujas de Salem. La dramatización de los juicios de brujas en la ciudad de Salem (1692), cerca de Boston. En síntesis: intolerancia, fanatismo, odio, revancha, manipulación de la conciencia. Y el poder, la pureza y la causa sagrada que todo lo justifica. En las indicaciones que el autor escribe antes de las escenas, habla de «secta de fanáticos» y de la «autocracia por convencimiento» de quienes niegan la libertad «para que su nueva Jerusalén no sea profanada por comportamientos equivocados e ideas engañosas». Y ello, porque «creían que sostenían en sus firmes manos la bujía que iluminaría al mundo».…  Seguir leyendo »