Miquel Porta Perales

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hasta que los nietos digan basta

Es difícil saber cuándo acabarán los últimos coletazos de un 'proceso' que mañana cumple los diez años de edad y los cinco desde el golpe. Sabemos que el 'proceso' ha implosionado por falta de apoyo político, social, legal, internacional y económico. Y porque el independentismo con mando en plaza de ERC –vencido por la legalidad y el Estado– está exhausto y busca el 'diálogo' –indulto y desjudicialización– para salir del paso. Así se conserva el poder y el empleo. Por su parte, el independentismo vociferante de Junts –también, poder y empleo– pretende culminar el 'proceso'. Un burdo ejercicio de oportunismo político para seguir engañando a la fiel infantería y comprometer a la ERC que, a la chita callando, admite la derrota y apuesta por una acumulación de fuerzas a medio plazo.…  Seguir leyendo »

Olviden la felicidad y serán felices

Nadie sabe qué es la felicidad. Un deseo, aseguran algunos. También, un valor. Para otros, una idea inaprehensible. No faltan quienes sostienen que es una fantasía. O un negocio. Así las cosas, ¿qué es la felicidad? Recurramos a los clásicos. Aristóteles e Immanuel Kant, por ejemplo.

En la 'Ética Nicomáquea', Aristóteles afirma que la eudaimonía (felicidad o prosperidad) es el bien supremo del hombre. ¿La felicidad? Indica el filósofo que «unos creen que es alguna de las cosas visibles y manifiestas, como el placer o la riqueza o los honores; otros, otras cosas; muchas veces incluso una misma persona opina cosas distintas: si está enferma, piensa que la felicidad es la salud; si es pobre, la riqueza; los que tienen conciencia de su ignorancia admiran a los que dicen algo grande y que está por encima de ellos.…  Seguir leyendo »

A principios de los 80 del siglo pasado, la sociedad estadounidense, pese a los esfuerzos y recursos invertidos en la prevención del delito, seguía teniendo los índices de violencia más altos de su historia. Por ello, el politólogo James Q. Wilson y el criminólogo George Kelling diseñan la teoría de las ventanas rotas (‘Broken Windows: The Police and Neighborhood Safety’, 1982). Objetivo: intervenciones efectivas y eficientes a corto plazo contra la criminalidad.

La teoría de las ventanas rotas establece una correlación estrecha entre el desorden urbano y la criminalidad, así como los comportamientos indeseados o desviados, y el deterioro de la convivencia y el orden y el control público y social.…  Seguir leyendo »

De las siete constituciones españolas -pueden añadir el Estatuto de Bayona y el Estatuto Real-, proclamadas durante el siglo XIX y el siglo XX, solo una, la de 1876, ha durado más que la de 1978. Dejando a un lado la Constitución de 1876 -«antes muerta que reformada», dice Santos Juliá cargado de razones-, ¿dónde está el secreto de la perdurabilidad de la Constitución de 1978 en una España proclive a engullir constituciones? Respuesta: la Constitución española de 1978 no miente.

En el año 2013, David S. Law y Mila Versteeg -ambos profesores de Derecho Internacional y Comparado- dan a luz un trabajo titulado ‘Sham Constitutions’ -traducido al castellano en 2018 con el título de ‘Constituciones aparentes’ y publicado por la Universidad Externado de Colombia- en que analizan 167 Estados, entre 1981 y 2010, concluyendo que hay constituciones fuertes y aparentes, así como también modestas y débiles.…  Seguir leyendo »

Las hipótesis o previsiones sobre cómo será el mundo del mañana -el posterior a la pandemia del Covid-19 que estamos padeciendo- recuerdan las utopías protosocialistas del siglo XIX, la distopía de Georges Orwell, los múltiples estudios de prospectiva -las megatendencias, por utilizar la terminología de la época- del último tercio del siglo XX o el todo seguirá igual con algún cambio -fusiones, reconversiones e innovación- del capitalismo liberal. Nada nuevo. Hoy como ayer, a los futurólogos no les preocupa adónde vamos, sino adónde nos quieren llevar.

En cualquier caso -más allá de la prospectiva y sus pesquisas-, existe un ámbito en que ya se percibe, con cierta nitidez, el futuro que nos aguarda.…  Seguir leyendo »

Tres meses después de las elecciones autonómicas, celebradas el 14 de febrero, Cataluña sigue sin presidente ni gobierno. ¿Habrá gobierno o se disolverá de forma automática el Parlament y se convocarán nuevas elecciones el 26 de mayo, transcurridos dos meses desde la fallida investidura de Pere Aragonès el 26 de marzo?

Con la calculadora en la mano, existen diversas posibilidades: un gobierno independentista de ERC y Junts, con o sin el concurso de la CUP; un gobierno de ERC y la CUP, con el apoyo de Junts; un tripartito independentista de ERC y la CUP en coalición con la marca catalana de Podemos -los comunes- y con el auxilio de Junts; un tripartito socioindependentista de izquierdas, formado por ERC, PSC y los comunes; un bipartito de ERC y los comunes, con el apoyo externo del PSC, que garantice -tú me das y yo te doy- la estabilidad del PSOE en el Congreso de los Diputados; un gobierno en solitario de ERC, con apoyos puntuales de los socialistas y los comunes; un gobierno de ERC en solitario con el sostén de un Junts, que podría incorporarse a lo largo de la legislaturas.…  Seguir leyendo »

Por qué hay leer a Camille Paglia

No se confundan. No recomiendo la Camille Paglia -el ‘huracán Camille’, como se la denomina en Estados Unidos- que abusa de la performance con el objetivo de mostrarse -ella así lo manifiesta- «desagradable y molesta». No recomiendo la iconoclastia ni -de nuevo sus palabras- la «egomanía furiosa» de un personaje preocupado por la provocación y el cultivo de una imagen insolente. Pero, sí recomiendo la Camille Paglia que reflexiona y ensaya.

Camille Paglia -discípula tardía del crítico Harold Bloom y profesora de Humanidades en la Universidad de las Artes de Filadelfia- es, más allá de su egolatría y belicosidad, una escritora y ensayista de primer orden que conviene leer.…  Seguir leyendo »

En política, el actuar de forma consecuente con la idea que se defiende puede conducir a la tragedia. Lo recuerda Hans Magnus Enzensberger en «El fin de la consecuencia» (1982). Señala el ensayista y poeta alemán que cualquier doctrina económica aplicada consecuentemente acaba hundiendo el sistema que defiende, que el capitalismo consecuente lleva al despotismo, que el comunismo consecuente culmina en el campo de concentración, que el crecimiento económico consecuente implica la destrucción de la biosfera, que el ecologismo consecuente desemboca en una agricultura paleolítica, que la defensa consecuente de la seguridad estatal acarrea un grado de violencia difícilmente admisible. Y Hans Magnus Enzensberger remataba la faena con -decía- «una pequeña anécdota» que merece ser contada por su carácter esclarecedor.…  Seguir leyendo »

Un mínimo moral irrenunciable

En lo que llevamos de siglo XXI, la moral -la conducta libre y responsable- se mueve en el seno de una contradicción. Por un lado, hemos heredado la moral de la época moderna que se consolida con los valores de la Ilustración y la Revolución francesa. A saber: la libertad, la autonomía individual, el deseo de alcanzar la sociedad reconciliada, la democracia, el dominio de la naturaleza, el mercado, el crecimiento o el progreso. Por otro lado, hemos heredado la moral posmoderna que gira alrededor del relativismo y el escepticismo. El detalle que retener: la posmodernidad sería el corolario lógico de la crisis -no sabemos si reversible o irreversible- de la modernidad.…  Seguir leyendo »

Frente a la estupidez

Probablemente, la estupidez sea la clave de la historia. Ni la guerra, ni la quiebra de los imperios, ni las pandemias, ni la cultura, ni la economía, ni la ciencia, ni la lucha de clases, ni las revoluciones, ni las migraciones, ni la demografía, ni el feminismo, ni el clima parecen tener el secreto del llamado «motor» de la historia. En cambio, la estupidez sí parece ser, parafraseando a Karl Marx, la partera de la historia. Nada nuevo, si tenemos en cuenta que ya Gustave Flaubert advirtió que el «estupidismo» -para el francés, la estupidez estaba en el seguimiento ciego de la opinión popular- es una de las características de nuestra civilización.…  Seguir leyendo »

Max Weber y la Monarquía

De manera nada subrepticia, aprovechando la coyuntura, la extrema izquierda, con el silencio de la izquierda democrática y la colaboración del independentismo, pone en marcha otra campaña contra la monarquía. Una acometida que oculta el proyecto de deconstrucción de la idea de la España inclusiva, democrática y constitucional en que vivimos.

Un par de axiomas sustentarían -más allá de hechos puntuales- la crítica de la monarquía. Primero: no hay democracia sin república. Segundo: la democracia es incompatible con el privilegio. Dicho lo cual, hay que afirmar que los críticos de la monarquía son víctimas de su propia ideología -irrefutable por definición, dicen- e incapaces de aceptar la realidad.…  Seguir leyendo »

La religión como antídoto

No es una casualidad que la pandemia desatada por el Covid-19 haya reactivado el sentimiento religioso. Ahí están las personas que sintonizan el televisor para recibir la bendición urbi et orbi del Papa Francisco, quienes lamentan la supresión de los servicios religiosos en la despedida -inexistente- de los fallecidos, los que rezan por la salud de los contagiados y el futuro de la Humanidad, aquellos que recurren a la fe para recuperar la confianza, superar el miedo o la ansiedad, y buscar el consuelo o la liberación del sufrimiento. Un ejemplo de la religiosidad latente -«lo que íntimamente nos concierne», diría el teólogo Paul Tillich- en nuestra sociedad.…  Seguir leyendo »

El filósofo Franz Rosenzweig fue un testigo de excepción de la Gran Guerra que arrasó parte de Europa y conmocionó al mundo. Y lo fue por partida doble: como protagonista y observador de la misma. En 1914, Franz Rosenzweig se fue a la guerra. En una trinchera de los Balcanes, en donde ejerció como enfermero, empezó a escribir -en el dorso de unas tarjetas postales- La Estrella de la Redención (1921). La primera impresión del autor en la trinchera: Vom Tode. De la muerte. Sí, de la muerte y el tormento: «Que el hombre se esconda como un gusano en los pliegues de la tierra desnuda ante los tentáculos sibilantes de la muerte ciega y despiadada, que pueda sentir ahí, con toda su violencia inexorable, lo que no suele sentir jamás: que su Yo se convertiría en una cosa si muriera, y que cada uno de los gritos contenidos en su garganta pueda proclamar su Yo en contra de lo Despiadado que le amenaza con este aniquilamiento inimaginable».…  Seguir leyendo »

¿Por qué odian a los ricos?

División de opiniones: hay quien odia a los ricos y quien los envidia como antesala del odio. Odio que carece de sentido si tenemos en cuenta que, en Occidente, gracias a la riqueza generada por los ricos (empresarios, banqueros, inversores o ahorradores), las condiciones de existencia de amplias capas de la población han mejorado ostensiblemente. La riqueza propiciada por el capitalismo liberal ha conseguido que vivamos mucho mejor que ayer. Hoy, el ciudadano occidental disfruta en general de un apreciable nivel de vida: bienestar, crecimiento, desarrollo, sanidad, educación, consumo, cobertura de necesidades básicas, ocio, comunicaciones e, incluso, confort.

Reconozcamos que vivimos en el mejor período de la historia.…  Seguir leyendo »

El fascismo vulgar nacionalista

Son muchos los trabajos que tienen por objeto definir y caracterizar el fascismo. Autores como George L. Mosse, Zeev Sternhell, Emilio Gentile, Renzo de Felice, Gino Germani, Angelo Tasca, Norberto Bobbio, A. James Gregor, Umberto Eco o Stanley Payne ponen a nuestro alcance una abanico de hipótesis -a veces, contradictorias- que Enzo Traverso (Interpretar el fascismo, 2005) y Pedro Carlos González Cuevas (Renzo de Felice, una semblanza intelectual a los veinte años de su muerte, 2016) han sintetizado. ¿Qué es el fascismo? Por ejemplo: revolución espiritual y comunitaria, impulso romántico, síntesis de ideas diversas, ideología alternativa al liberalismo y el socialismo que no excluye la incorporación de ingredientes marxistas, rechazo del individuo en favor de la masa, apología del combate y la violencia, herencia de la izquierda jacobina, reformulación mística del nacionalismo o modelo -antidemocrático, autoritario, imperialista, xenófobo y racista- de sociedad.…  Seguir leyendo »

En 1945, Karl Popper publicó «La sociedad abierta y sus enemigos». A través de la crítica de Platón, Hegel y Marx, desautorizó el historicismo. Ese determinismo que tendría el don de la predicción y dice conocer el curso de la historia, que cree haber descubierto los ritmos, modelos, leyes o tendencias del devenir político, social y económico. El destino del hombre y la sociedad por científico decreto. ¿Acaso Karl Marx no decía haber desvelado las leyes naturales de la producción capitalista que trabajaban con necesidad férrea hacia el resultado inevitable que no era otro que la sociedad socialista? Una idea falsa, o «falsada», por utilizar la terminología popperiana.…  Seguir leyendo »

La primera muerte de Leonardo da Vinci acaeció -causas naturales- el 2 de mayo de 1519 en una casa de Cloux, hoy Clos Lucé (Francia). La segunda -víctima de la enfermedad de Benjamin- fue certificada el 2 de noviembre de 2017 en la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Tel Aviv. Para disipar cualquier equívoco, hay que añadir que, cuando hablamos de la segunda muerte de Leonardo da Vinci, nos referimos a la muerte artística del florentino. De ello, tratan las líneas que siguen. Asunto que ejemplificaremos -cualquiera otra creación del autor nos sería útil- con su obra más conocida: La Gioconda o La Mona Lisa.…  Seguir leyendo »

Olympe de Gouges -pseudónimo de Marie Gouze, panfletista, dramaturga, girondina, monárquica, partidaria de la división de poderes y de la igualdad entre sexos- impulsó la primera rebelión de la mujer con la redacción de la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana (1791) como complemento o contrapeso a la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789).

En los diecisiete artículos de la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, así como en otros escritos, Olympe de Gouges, considerada la primera feminista de la historia, defendía la igualdad de derechos y deberes entre el hombre y la mujer y, en consecuencia, reclamaba para la mujer la libre comunicación de los pensamientos y las opiniones, el derecho a voto, la obediencia a la ley, la propiedad privada, el acceso al trabajo público y la actividad política, la incorporación al ejército y el divorcio.…  Seguir leyendo »

El hombre maltrata, agrede, secuestra y viola. Se comporta como un vándalo. Goza con la desgracia ajena. Practica la violencia más brutal o el sufrimiento más cruel contra sus semejantes. El hombre tortura. Los atentados. El terrorismo. El hombre mata al hombre. El mal. La maldad. Hay malvados que, a la manera del Raskolnikov de Crimen y castigo de Fiódor Dostoievski, muestran sentimientos humanos. Los hay que muestran indiferencia como el criminal en serie con destino en Auschwitz que, por la noche, escucha un solo de violín tocado por un preso judío cuyos compañeros han sido gaseados durante la mañana siguiendo las órdenes del malhechor.…  Seguir leyendo »

Estimados conciudadanos: Como presidente de la Generalitat de Cataluña, comparezco ante ustedes para pedir perdón por las graves consecuencias ocasionadas por el Proceso de Transición Nacional de Cataluña impulsado por el nacionalismo catalán. Pido perdón por haber patrimonializado Cataluña, haber fracturado la sociedad catalana y haber atribuido únicamente a los independentistas la categoría de «pueblo de Cataluña».

Pido perdón por el chantaje emocional al que se ha sometido a los ciudadanos y el empeño mostrado en la tarea de colonizar, asimilar o excomulgar a los no independentistas. Por fomentar la manipulación de la conciencia y el adoctrinamiento nacionalista de la ciudadanía por todos los medios públicos y privados a nuestro alcance.…  Seguir leyendo »