Miquel Porta Perales (Continuación)

Montjüic es una montaña de 183 metros de altitud, situada frente al puerto de Barcelona y poblada desde la época ibérica. Corona la montaña un castillo militar –heredero de un faro medieval y una torre de vigilancia–, diseñado en 1751 por el ingeniero militar Juan Martín Cermeño que siguió el modelo del mariscal francés e ingeniero experto en fortificaciones Sébastien Le Pestre de Vauban. La pendiente de la montaña que mira al mar está ocupada por un cementerio que da nombre al lugar –Montjuïc: monte de los judíos– y la que mira a la ciudad se ajardinó con motivo de la Exposición Universal de 1929.…  Seguir leyendo »

A un lado, la izquierda. Al otro, la derecha. Señala el tópico que la izquierda, a diferencia de la derecha, es partidaria de la transformación social y se revuelve contra la injusticia. La izquierda, o el cambio. La derecha, o el inmovilismo. Sigue el tópico. La izquierda defiende que el futuro de todos los seres humanos ha de ser mejor que su presente y todos tienen derecho a participar en la distribución de la riqueza. A la contra, la derecha cree que hay factores que explican y justifican diferencias en la condición y destino de los seres humanos, y antepone el interés de determinados grupos a cualquier proyecto de renovación social.…  Seguir leyendo »

Con el feminismo hemos topado. No resulta fácil cuestionar las verdades oficialmente establecidas por la corrección política feminista dominante. Al respecto, hay que admitir que, cuando se habla de la mujer —de la liberación de la mujer, por utilizar la expresión feminista al uso—, la hegemonía discursiva está en manos, no de la mujer, sino del fundamentalismo feminista. Y eso, que se contempla como una cosa natural, comporta un absolutismo discursivo que frena cualquier crítica bajo pena de excomunión ideológica. ¿Cómo criticar a quien dice defender los auténticos intereses de la mujer? ¿Qué opinan el feminismo posibilista, el llamado feminismo femenino, la mujer no feminista o el hombre sobre la liberación de la mujer?…  Seguir leyendo »

El antagonismo entre lo antiguo y lo moderno es una constante en la cultura occidental. Ya en el siglo III, el Pseudo Longino, en ese clásico de la crítica literaria que es Acerca de lo sublime, advertía que «lo sublime» y «las grandes bellezas» que «observamos en las obras de los Antiguos son otras tantas fuentes sagradas de las que surgen vapores dichosos que se expanden en el alma de sus imitadores y animan aun a los genios menos ardientes por naturaleza, tanto, que en tal momento son como arrebatados y transportados por el entusiasmo ajeno». Y concluía con una invectiva a quienes, prescindiendo de la lección y estímulo de los clásicos, sólo eran capaces de crear «ciegos e imperfectos engendros» que no pasarán «a la más remota posteridad».…  Seguir leyendo »

Hasta hace un par de décadas, el socialismo se presentaba como la gran esperanza que nos conduciría a un mundo mejor, más justo y más libre. Hoy, el socialismo está a la intemperie. Ha perdido la batalla de las ideas. El proyecto socialista colapsa, porque quiebra la aspiración y la ideología. La aspiración: el afán de redención y la voluntad de alcanzar una sociedad reconciliada. La ideología: el predominio de lo colectivo sobre lo individual y el intervencionismo político, económico, social y cultural. A estas alturas de la historia, ya sabemos que el afán de redención esconde un modelo de sociedad cerrada, que el deseo de alcanzar una sociedad reconciliada es una utopía de consecuencias indeseables, que el predominio de lo colectivo trincha la libertad del individuo, que el intervencionismo, lejos de solucionar problemas, los agrava.…  Seguir leyendo »

Al parecer, el PSOE ha estrenado nuevo liderazgo. De Rodríguez Zapatero a Pérez Rubalcaba. Más allá de la obra de gobierno del primero —una calculada dosis de ingeniería social y prejuicios ideológicos acompañada de ocurrencias, incompetencia y negligencia— y de la propuesta del segundo —un catálogo de intenciones que frecuentan la demagogia—, está la cuestión del modelo. Ambos remiten a conocidos arquetipos. Con el tiempo, se ha impuesto la interpretación maquiavélica de Rodríguez Zapatero. Algo de ello hay en quien utiliza la astucia para conquistar y conservar el poder. Rodríguez Zapatero evidenciaría los mismos instintos políticos que sus antecesores del XV y XVI cuando el realismo de Maquiavelo gana la partida al idealismo de Tomás Moro y Erasmo de Rotterdam.…  Seguir leyendo »

La ciudad siempre ha sido el objeto del deseo de la ideología. Toda ciudad conserva la huella de las ideologías que, literalmente hablando, han pasado por encima de la misma. En este sentido, se puede afirmar que la ideología —para entendernos, una determinada concepción del mundo— otorga identidad a la ciudad. En otras palabras: la ciudad, en un proceso de impregnación mutua, vive en la ideología y la ideología vive en la ciudad. Cosa que se percibe, por ejemplo, en ese elemento fundamental que es la arquitectura. Si, a través de unos de los agujeros de gusano que contempla la física posteinsteiniana, viajáramos al Egipto y la Grecia clásicos, veríamos que estos lugares son portadores de una determinada ideología que se manifiesta en la pirámide y el templo.…  Seguir leyendo »

No es fácil saber de qué hablamos cuando hablamos de democracia. Tan es así, que hay quien sostiene que la democracia no es otra cosa que su historia. A ello hay que añadir que la democracia ha sufrido un proceso de ideologización que ha desdibujado o contaminado su naturaleza. Quizá por eso se han formulado diferentes índices Polity, Freedom House o The Economist que tratan de evaluar el carácter y calidad de las democracias realmente existentes en el mundo. ¿La democracia? Se acostumbra a decir se acostumbra a creer que la democracia es el gobierno del pueblo, que es la condición de posibilidad del desarrollo, el bienestar y el progreso.…  Seguir leyendo »

Siempre es útil mirar atrás en búsqueda de alguna fuente de inspiración que permita entender mejor el presente. Goya, por ejemplo. Un poco de historia, para empezar. Entre 1796 y 1797, Goya trabaja en una serie de escenas de la vida cotidiana conocida con el nombre de Álbum de Sanlúcar o Álbum A, que continuará con el Álbum de Madrid o Álbum B. Finalmente, el pintor agrupará otras escenas en la carpeta Sueños. De ahí, saldrán los Caprichos —80 grabados— publicados en 1799 que, por 320 reales, se pondrán a la venta en un establecimiento de perfumes y licores de la calle —¿una premonición?— Desengaño de Madrid.…  Seguir leyendo »

Algo debe esconder la idea de que las comunidades autónomas (CC AA) deben cooperar más a fin de servir mejor a los ciudadanos para que -pareciendo tan obvia- se hable tan poco de ella. Las comunidades pueden cooperar en sentido «vertical» (esto es, con entidades de distinto nivel territorial, como el Gobierno central o los Ayuntamientos) y en el plano «horizontal» (entre ellas). De las dos formas de cooperación, con mucho la menos habitual en los discursos políticos es la horizontal. Y, sin embargo, esa cooperación no solo responde a una necesidad profunda de los Estados descentralizados contemporáneos, federales o no.…  Seguir leyendo »

No es cierto que la paz sea un valor absoluto del género humano. El enaltecimiento, la glorificación y la dignificación de la guerra vienen de lejos. Más allá de consideraciones morales, la guerra siempre ha estado aquí. Y se ha pensado y practicado en términos de estrategia y filosofía políticas. De Sun Tzu a William S. Lind y Edward Luttwak, pasando por Carl von Clausewitz y Raymond Aron, la guerra ha sido considerada un arte. Una técnica. Y no sólo eso, sino que la guerra ha sido vista como una manera de resolución del conflicto político. Carl von Clausewitz (1780-1831), con su De la guerra, es el clásico por excelencia de esta concepción estratégico-política del conflicto bélico.…  Seguir leyendo »

Se habla mucho de la crisis de valores. Pero, los valores no entran en crisis. Es la apreciación subjetiva del valor la que cambia. Un valor, por definición, es aquella propiedad —cualidad, significación, importancia o validez— que tienen las cosas para satisfacer las necesidades humanas o proporcionarnos placer y bienestar. Mientras una cosa tenga alguna propiedad que satisfaga mis necesidades o me proporcione placer o bienestar, esta cosa será un valor para mí y no estará en crisis. Y si esta cosa no satisface ninguna de mis necesidades, por mucho que los demás la aprecien, para mí no tiene ningún valor.…  Seguir leyendo »

En Cataluña se cuenta el siguiente chiste: si a un alemán, un inglés, un francés, un italiano y un catalán se les encargara un ensayo sobre el elefante, ¿cómo titularía cada uno de ellos su trabajo? Les avanzo la respuesta: el título del alemán sería Fundamentos epistemológicos del estudio de los mamíferos ungulados; el del inglés, Teoría y práctica del mamífero proboscídeo; el del francés, El grado cero del lenguaje del elefante; el del italiano, La estética del elefante; y el del catalán, El elefante y la cuestión nacional catalana. Una broma, pero menos. Y es que el chiste, si de algo peca, suele ser de exceso de realismo.…  Seguir leyendo »

Para entender lo que se cuece en Cataluña -desde la discusión, elaboración y aprobación del nuevo Estatuto-, hay que partir de un hecho consumado y un interés electoral. El hecho consumado: el nacionalismo catalán -de derecha e izquierda- ha dado un paso adelante y ya no se pregunta por el «ser», sino por el «estar». De ahí que el nacionalismo catalán impulsara un nuevo Estatuto sin que, propiamente hablando, existiera demanda ciudadana. El interés electoral: el PSOE, para acceder primero al poder y mantenerse luego en el mismo, necesitaba consolidar y aumentar ese granero de votos socialistas que es Cataluña. De ahí que Rodríguez Zapatero prometiera respetar el nuevo Estatuto que surgiera del Parlament -promesa que cumplió a medias- con el doble objetivo de connotar negativamente a un PP que se opondría y captar parte del voto frontera que el PSC comparte con CiU.…  Seguir leyendo »

En mayor o menor medida, el deporte siempre ha llamado la atención de filósofos, sociólogos y psicólogos. Por ceñirnos a la época contemporánea, la filosofía alemana de la primera mitad del siglo XX quizá fue la primera en percibir la importancia que el deporte iba cobrando día a día. Si Max Scheler llamaba la atención sobre «ese poderoso fenómeno supranacional de la época actual que ha crecido inconmensurablemente en magnitud y aprecio», Norbert Elias preguntaba cómo «explicar que un entretenimiento inglés denominado sport pudiera servir como modelo del ocio a escala mundial». Por su parte, Theodor Adorno y Jürgen Habermas relacionaban la práctica del deporte con la aparición del tiempo libre en una sociedad capitalista que necesitaba ocupar el ocio de los trabajadores.…  Seguir leyendo »

Una tarea inaplazable: la necesidad de replantear el sentido, representatividad y práctica del llamado sindicato de clase trabajadora. Para empezar, el sentido. ¿Qué sentido tiene hoy el sindicato de clase trabajadora en una España en que más de las dos terceras partes del empresariado es autónomo o se inscribe en una pequeña y mediana empresa que emplea pocos trabajadores? ¿Qué sentido tiene hoy el sindicato de clase trabajadora en un mundo globalizado que sobrepasa fronteras e intereses regionales a velocidad de vértigo? ¿Qué sentido tiene hoy el sindicato de clase trabajadora en España, así como en el mundo desarrollado, cuando la industria cede el paso a la producción de mercancías de creciente valor añadido que incorporan alta tecnología y cualificación profesional y técnica?…  Seguir leyendo »