Nabil Fahmy

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Una serie de acontecimientos inesperados sucedidos en noviembre reveló la gravedad del estado de cosas actual en el mundo árabe. El primer ministro libanés anunció desde el extranjero su renuncia (pero más tarde se desdijo). Un misil lanzado desde Yemen impactó en Riad, la capital de Arabia Saudita. El gobierno saudita desplegó una masiva campaña anticorrupción en la que cayeron numerosas personalidades de alto perfil. Egipto, en tanto, sufrió el peor atentado terrorista del que se tenga memoria, con más de 300 civiles muertos o lesionados. Filmaciones de presuntas subastas de esclavos en Libia pusieron de manifiesto el caos en el que se debate el país tras la total desintegración del estado libio.…  Seguir leyendo »

Medio Oriente, y especialmente el mundo árabe, atraviesa un período de cambio radical, con desafíos aun más radicales. Pero la capacidad de la región para enfrentarlos está disminuida por desacuerdos nacionales, regionales e internacionales respecto de cómo debe ser ese cambio (tanto en la región como en cada una de sus sociedades).

Es indudable que la comunidad internacional tendrá un papel central, en apoyar las reformas sociales y económicas en la región y ayudar a los gobiernos a hallar la voluntad y el modo para emprender los cambios necesarios. Pero es mucho más importante que los árabes mismos adopten una visión de futuro para analizar los desafíos que enfrentan, y se hagan cargo de su propio destino.…  Seguir leyendo »

It is a rare thing when a nation is afforded a second chance at achieving democracy. In Egypt, we have been given just such an opportunity. After the historic January 2011 revolution, Egyptians have revolted again — this time against the autocracy of President Mohammed Morsi and the Muslim Brotherhood.

A record of misrule that brought Egypt to the brink of economic collapse, political paralysis and a breakdown in public security was not the worst of Mr. Morsi’s failings. It was the Brotherhood’s relentless drive to monopolize power and its divisive insular religious dogma that ultimately delegitimized his presidency and triggered the latest wave of revolution.…  Seguir leyendo »