Nélida Piñón

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Qué manía con estar bella

Todos somos mortales. Deambulamos por el mundo perseguidos por el temor de envejecer. Obligados a ganarnos el pan de cada día, ahuyentamos las amarguras cotidianas mediante la fantasía, el recurso de adornar la vida con la belleza. Para ello, creamos normas, reglas, valores que, en conjunto, fundamentan principios estéticos.

Siempre ha sido así. Nada más nacer, el espejo también nos guía. Perfecciona una vanidad presente en todas las manifestaciones humanas que se concentra, sobre todo, en el cuerpo, ese epicentro de sexualidad ávido por atraer el deseo ajeno.

Así, se ha hecho obligatorio aplaudir, con cada amanecer, la belleza física, la perfección del arte.…  Seguir leyendo »

El fuego, este año 2017 quema Galicia, se propaga por mi cuerpo. No hay alivio para el dolor que siento. Desde Río de Janeiro, distante de esa tierra mítica, padezco y soy inoperante. Quién soy yo ante las llamas que se expanden como si el infierno teológico se situase ahora en Cotobade, centro sagrado de las trece aldeas mágicas que me poblaron la infancia y de donde me origino.

El drama propicia que repase en la memoria el paisaje de Cotobade, donde nacieron los Piñon, los Cuiñas, los Morgade, los Lois, y tantas ramas más. Las casas de piedra, las vegas, los caminos ásperos.…  Seguir leyendo »

Nobles, cortesanos y plebeyos, reunidos en el silencio de la noche de sus casas, decretaron que la gastronomía daba sentido a sus vidas y les otorgaba distinción social. Así pues, hablar de comida, de platos extravagantes salidos del horno de la invención, se ha convertido en una fiebre que casi atormenta las reuniones sociales. Allá donde van, cada uno hace gala de lo que ha aprendido de la receta de un vecino que frecuenta el círculo de cofradías que se propagan por el país. Como consecuencia, quien más capaz sea de fundir, con ánimo casi belicoso, recetas, que de preferencia mezclen aleatoriamente Oriente con Occidente sin consideraciones sobre la complejidad de los fenómenos culturales, gana reconocimiento público de inmediato.…  Seguir leyendo »