Nicholas Kristof (Continuación)

Cuando un miembro de una pandilla en Honduras le dijo a Elena que fuera su novia, y a pesar de que sólo tenía 11 años, ella sabía que no lo podía rechazar. Credit Nicole Salazar/Show of Force -- Humanity on the Move.

Elena tenía 11 años cuando un miembro de una pandilla en su país natal, Honduras, le pidió que fuera su novia.

"Tuve que decir que sí", explicó Elena, ahora de 14 años. "Si hubiera dicho que no, habrían matado a toda mi familia".

Elena conocía los riesgos porque a una de sus amigas, Jenesis, le hicieron la misma propuesta y se negó. Elena pudo ver las consecuencias cuando Jenesis, desnuda, sangrando y tambaleándose, huía de los pandilleros.

"La habían violado y le dispararon en el estómago", recordó Elena con la voz impávida de una niña que ha visto demasiado. Hizo una pausa y añadió: "No sabemos si sobrevivió.…  Seguir leyendo »

La mayoría de los glaciares en el Parque Nacional Los Glaciares en Argentina han estado retrocediendo en los últimos cincuenta años por las altas temperaturas, según la Agencia Espacial Europea. Mario Tama/Getty Images

¿Son los terroristas una amenaza más grande que las tinas resbaladizas?

Hace poco, el Presidente Barack Obama se metió en aprietos cuando The Atlantic informó que él suele sugerir a sus colaboradores que el miedo al terrorismo es exagerado, pues es más probable que los estadounidenses mueran por caerse en una tina que por ser víctimas de un ataque terrorista.

El momento no fue el mejor ya que sucedió justo antes de los bombazos de Bruselas. Sin embargo, Obama tiene los datos correctos: en Estados Unidos, 464 personas se ahogaron en una tina en 2013, mientras que 17 personas murieron en este país en 2014 por actos terroristas (los años más recientes para los que pude obtener cifras).…  Seguir leyendo »

Para probar que los estadounidenses pueden estar tan locos como los iraníes, llevé a mi hija en mi viaje más reciente a Irán, en 2012, para hacer un recorrido por el país en carretera.

Los iraníes se asombraron al ver en medio de ellos a una yanqui de 14 años. En Mashhad, una ciudad islámica conservadora que podría parecer recelosa de los estadounidenses, tres mujeres vestidas con chadores abordaron a mi hija; y luego la invitaron a una cafetería donde la atiborraron de helado, maravilladas con ella y besándole la mejilla mientras comía.

No estaban asumiendo una actitud política, sino que manifestaban su anhelo de que Irán fuera de nuevo un país normal.…  Seguir leyendo »

Desde hace varias generaciones, personas de todo el mundo han estado donando árboles a Israel a través del Fondo Nacional Judío (F.N.J.).

“Plantar un árbol en Israel es la mejor manera de demostrar que a usted le importa”, dice el F.N.J. en su sitio Web. Con un donativo de $18 se compra un árbol, se vuelve verde el desierto, se protege el ambiente y al acosado estado judío. El fondo afirma que a la fecha ha plantado 250 millones de árboles.

Sin embargo, aquí en el desierto del Néguev, en el sur de Israel, las cosas parecen más complicadas. Los árabes beduinos, los habitantes originales de la zona, dicen que están siendo expulsados de sus tierras a causa de los árboles patrocinados por esos bien intencionados donantes.…  Seguir leyendo »

The Way to Beat Poverty

As our children were growing up, one of their playmates was a girl named Jessica. Our kids would disappear with Jessica to make forts, build a treehouse and share dreams. We were always concerned because — there’s no polite way to say this — Jessica was a mess.

Her mother, a teen mom, was away in prison for drug-related offenses, and Jessica had never known her father. While Jessica was very smart, she used her intelligence to become a fluent, prodigious liar. Even as a young girl, she seemed headed for jail or pregnancy, and in sixth grade she was kicked out of school for bringing alcohol to class.…  Seguir leyendo »