Nicolás González-Cuéllar Serrano

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Pinchazo de la abogacía

José María Alonso, decano del Colegio de Abogados de Madrid, ¿a qué esperas para defender ante los tribunales el secreto profesional de la abogacía, en sus comunicaciones con sus clientes, impúdicamente violado por el magistrado García Castellón, de la Audiencia Nacional, en el caso Lezo? La pregunta, de difícil respuesta, está en el aire.

Un aire emponzoñado por un nuevo episodio de desprecio por el derecho fundamental a la defensa y a la garantía de confidencialidad de las relaciones entre abogado y cliente, que puede hacer irrespirable el ambiente necesario para que la libertad y la justicia fructifiquen. El secreto profesional del abogado existe para que los ciudadanos puedan reaccionar frente a los abusos de poder, utilizando el Derecho como herramienta que les pertenece, pero que normalmente desconocen por su complejidad, gracias a la ayuda de una abogacía libre e independiente, dispuesta a enfrentarse en el foro, con sus conocimientos especializados y su pericia profesional, a cualquier autoridad o persona poderosa.…  Seguir leyendo »

La demanda interpuesta en Bélgica por los golpistas fugados, capitaneados por Puigdemont, contra el magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo Pablo Llarena, persigue distintos fines, como son: dañar la imagen de España en el extranjero; perjudicar al juez por hacer su trabajo; fingirse víctimas de lo que tratan de presentar como un siniestro Estado tiránico; disculpar ante sus correligionarios independentistas su cobarde huida de la acción de la justicia; y, sobre todo, colocar a este Capitán Araña, gran líder supremo del movimiento supremacista en el que milita el president Torra, en la primera línea de la actualidad mediática, ante el riesgo de que su ausencia de Cataluña le prive del protagonismo que sus insatisfechas aspiraciones políticas precisan.…  Seguir leyendo »

Las decisiones de rechazo de las euroórdenes emitidas por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo contra procesados por gravísimos delitos contra el orden constitucional, adoptadas por tres jueces alemanes de Schleswig-Holstein, en relación con Puigdemont, y por la fiscalía belga, acerca de Comin, Puig y Serret, han propinado dos sonoras bofetadas al espíritu de integración europea en la cara de España.

Hace casi 20 años, la Unión Europea decidió crear un espacio de libertad, seguridad y justicia, cuya piedra angular es el principio de reconocimiento mutuo de las resoluciones judiciales, como se reitera en distintos instrumentos comunitarios sobre varias materias.…  Seguir leyendo »

La propuesta de suprimir los plazos en la instrucción

Este domingo, 6 de diciembre, aniversario de la Constitución, entrará en vigor una importantísima reforma del proceso penal que, aunque es parcial, supone una profunda transformación del sistema de investigación y enjuiciamiento de los delitos, diseñada con el objetivo de modernizar y dotar de eficacia a la Administración de Justicia y fortalecer los derechos de los ciudadanos, ya sean investigados o víctimas.

En efecto, la Ley Orgánica 13/2015 y la Ley 41/2015 han modificado numerosos preceptos de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, cuya redacción originaria se efectuó en 1882 y ha sufrido muchas reformas durante su larga vida. Sin perjuicio de la conveniencia de la sustitución de nuestra anciana Ley por un nuevo Código, las leyes citadas merecen ser valoradas muy positivamente.…  Seguir leyendo »

Por la mejora de la Justicia Penal

Una Justicia lenta no es justicia, sino sufrimiento para la víctima y para el acusado, molestias para todos los intervinientes en el proceso, despilfarro de recursos y una frustrante experiencia social. En los casos complejos, relativos a la corrupción o a la delincuencia económica, el descubrimiento del delito suele traducirse de inmediato en información sobre el éxito policial, mediante la publicación de la noticia, aderezada con la exhibición de las imágenes de los sospechosos detenidos convenientemente esposados -como símbolo (engañoso) de la futura incapacidad de actuación de los infractores en el seno de la comunidad-. Pero la difusión del inicio de la persecución penal, lejos de reconfortar a la ciudadanía, pronto genera frustración, por la tardanza en la efectiva aplicación de la ley, ante la cruda realidad de un enjuiciamiento que se eterniza, sin razón que lo justifique.…  Seguir leyendo »