Nicolás Redondo Terreros

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

No me limitan hasta el absurdo ni la afiliación política, ni lealtades mansas de grupo que suelen ocultar incapacidad o miedo para pensar por uno mismo. Felipe González, en un congreso de los socialistas allá por la lejana Transición, se negó a ocupar la Secretaría General del partido al sentirse desautorizado por las bases cuando salió derrotada su idea de considerar el marxismo como una fuente ideológica más del pensamiento socialista, en complemento de otras de orígenes distintos; en la intervención en la que renunciaba a presentarse a la Secretaría General, ante la expectación arrepentida de los delegados congregados, dijo: “¡soy socialista antes que marxista!”.…  Seguir leyendo »

Barcelona, ciudad abierta

La democracia social-liberal está sometida a fuerzas extremas. Unas, las populistas de izquierda, con una importancia que no es marginal, consideran que el sistema democrático nacido después de las guerras mundiales del siglo XX no puede satisfacer las nuevas exigencias de igualdad e impugnan las bases más características del modelo. Las otras, las populistas de derechas y las nacionalistas, consideran que la democracia actual se muestra incapaz de enfrentarse con garantías a la inseguridad provocada por fenómenos desconocidos y miran con nostalgia un pasado inexistente de grandeza y seguridad. Ambas expresiones extremistas muestran su oposición a la UE y a cualquier atisbo de cosmopolitismo, necesario para liderar el imparable proceso de mundialización que estamos viviendo.…  Seguir leyendo »

Equidistancias y fanatismos

El ambiente político que vivimos en España hace casi imposible el argumento complejo, el pensamiento medianamente sofisticado o el llegar a las causas últimas de los acontecimientos. Hoy, como nunca antes se había visto, parece que los políticos sólo chapotean escandalosamente en el agua, creando mucha espuma pero sin avanzar un milímetro; siempre agónicos, a punto de ahogarse en una palabrería exclusivamente dirigida a su parroquia. Sucede en todos los ámbitos, no hay respiro para los diagnósticos, sólo valen las descalificaciones y las amenazas; sucede con los lazos amarillos y también con la exhumación de los restos del dictador.

Me llama la atención la claridad con la que los dirigentes socialistas ven que el responsable o uno de los responsables de la tensión en Cataluña es el primer partido de esa comunidad: Ciudadanos.…  Seguir leyendo »

Citas y pensamiento político

Las citas incrustadas en los discursos políticos dicen mucho del orador. Muchos creen que sólo sirven para confirmar las ideas propias con un argumento de autoridad de algún personaje consagrado, pero algunas de ellas retratan perfectamente la cultura, la ideología, los sentimientos de quien las utiliza. Cierto es que algunos autores o políticos del pasado son tan utilizados que nos dicen poco sobre quién habla. Son tantos los que citan versos de Machado que podemos, en ese caso, presumir que estamos oyendo a un orador superficial. ¿Qué decir de la utilización del Quijote? Algunos hasta lo suelen utilizar mal. Éstos no sólo son superficiales, son descaradamente descuidados.…  Seguir leyendo »

Han pasado unas cuantas semanas desde que Sánchez ganara la moción de censura y se convirtiera en el séptimo presidente de la democracia española. Un tiempo insuficiente para una crítica pormenorizada de la gestión del nuevo Gobierno pero razonable para analizar con frialdad las circunstancias del éxito de Sánchez y algunas de sus consecuencias. En política, como en la vida, cada elección, cada decisión, supone olvidar otras opciones e iniciar sólo uno de los caminos posibles. Yo no haré el esfuerzo de analizar las posibilidades que tanto Rajoy como Sánchez rechazaron. Sólo sabemos que tanto uno como otro estuvieron en contra de devolver a los españoles la palabra y con ese objetivo actuaron en consecuencia y con total convencimiento.…  Seguir leyendo »

Fuera caretas

La diferencia entre la democracia y otros sistemas políticos reside en que en ésta el Gobierno asume la responsabilidad de todas sus decisiones, y hasta de lo que no ha decidido. Esta regla de oro de las democracias occidentales, aunque engorrosa para los gobernantes, tiene la virtud de poder cambiar rumbos, discursos y estrategias; también justifica los cambios de personas y de gobiernos. En los sistemas políticos autoritarios, en cambio, los éxitos son de los dirigentes y los fracasos, que son siempre achacados a enemigos del pueblo, a veces internos y en ocasiones externos, se desvanecen entre el silencio y la represión.…  Seguir leyendo »

Díez de Games en su Victorial o Crónica de Don Pero Niño del siglo XV decía: “Los ingleses acuerdan antes de tiempo; son prudentes. Los franceses nunca acuerdan hasta que están en la fecha; son orgullosos y presurosos. Los castellanos no lo hacen hasta que la cosa es pasada; son ociosos y contemplativos”. No creo en los perfiles nacionales que generalizan en exceso y en todo caso convierten sutiles tendencias sociales en una especie de cama de Procusto, que amputa lo que sobresale, lo que se diferencia o lo que no es igual. Pero, ¿no me digan que, apareciendo de las profundidades del tiempo y de la comodidad simple de todas las generalizaciones, no viene muy al caso la parte referida a los dirigentes españoles cuando pensamos lo que está sucediendo en Cataluña?…  Seguir leyendo »

Lo nuevo y lo viejo del PSOE

El PSOE se debate entre los que, con espíritu juvenil y enardecido, se reivindican como los representantes del nuevo PSOE, algo propio de los que no han sido mellados por la política grande, y los que defienden las bondades del viejo PSOE, recordando los pasados éxitos electorales y sus políticas en el Gobierno de la nación, muchas bendecidas con el paso del tiempo. Creo que no se hacen favor alguno los partidarios de estos bandos tan simples como erróneos. Es injusto achacar a los nuevos dirigentes socialistas resultados electorales que se fraguaron poco a poco, en un silencio cómplice que se adueñaba de un PSOE que iba perdiendo horizontes en su política mientras iba ganando en el virtuosismo de lo pequeño, de lo inmediato, centrándose mas en cómo obtener el poder o en cómo no perderlo.…  Seguir leyendo »

Cuando era joven y leía con avidez episodios de nuestra historia me rebelaba contra la idea pesimista que teníamos sobre nosotros mismos: ni toda nuestra historia había sido un desastre, digno de olvidar, ni estábamos abocados a seguir una senda diferente a la de los países de nuestro entorno. Sin embargo, no me dejaba de sorprender la capacidad que mostrábamos para ensimismarnos en cuestiones domésticas, algunas de las cuales culminaban en fratricidas contiendas. Mientras los países de nuestro entorno evolucionaban con mayor intensidad, veía como pasábamos con frecuencia, sin grandes intervalos de tiempo, de la calma, del «no pasa nada» o del «qué importa» a altos grados de exaltación colectiva.…  Seguir leyendo »

El año que viviremos peligrosamente

En Los Demonios de Dostoyevski, un personaje sin trascendencia en la novela dice a otro: “Si Dios no existe, ¿qué clase de capitán soy?”. En otro pasaje, Shatov, uno de los protagonistas de la trama, exclama: “Si una gran nación no se cree depositaria exclusiva de la verdad… se convierte al momento en un conglomerado etnográfico y no en un gran pueblo”. Esas dos frases muestran la vinculación inevitable entre el nacionalismo y el fanatismo.

Justamente en la primera frase, esa que aparece sin importancia en un diálogo innecesario, es en la que el autor ruso traspasa el espacio y el tiempo acercándose a la universalidad de un arquetipo: el fanático.…  Seguir leyendo »

Durante estos últimos meses hemos asistido a un espectáculo en Cataluña en el que se ha mezclado lo grotesco y lo dramático, una irresponsabilidad infantil y una prepotencia estúpida con ensoñaciones independentistas y simple negocio a costa de ellas. Con las escasas semanas transcurridas desde los atropellos parlamentarios, nos encontramos que detrás de toda la escenografía independentista sólo había mucho sentimiento instrumentalizado y un vacío político que no deja de sorprenderme. Ahora leemos y oímos que algunos de los dirigentes de esta loca operación se retractan, se echan a un lado, reconocen que no estaban preparados para conseguir sus pretensiones, o simplemente rompen el silencio en el que embozan sus vergüenzas con cursilerías en Twitter.…  Seguir leyendo »

Los independentistas catalanes con sus iniciativas unilaterales han provocado la crisis más compleja al sistema del 78. En contra de los que dicen que las crisis siempre presentan oportunidades de mejora, ésta nos aboca por desgracia a repetir nuestro pasado, la peor parte de la historia de España. Su desdén por todo lo español les ha llevado a catalogarnos como auditorio de una historia que están escribiendo a espaldas de su pasado y de la realidad. Su descabellada altanería ha estado a punto de convertirnos a los ciudadanos españoles en súbditos, porque la crisis catalana afecta muy directamente el sistema democrático español que protege y enmarca los derechos que nos presta la dignidad pública perdida durante los 40 años de franquismo.…  Seguir leyendo »

Siempre nos referimos al populacho, a las turbas, a la gente cuando hablamos del enloquecido levantamiento de los independentistas catalanes, pero hacemos poco hincapié en las minorías dominantes en Cataluña. Sin embargo, éstas han tenido un protagonismo incalificable durante todo el siglo XX que prolongan durante estos primeros años del siglo XXI. Sin la capacidad de liderazgo que se espera de las minorías, presos de un desdén por el resto de España basado en unas condiciones privilegiadas que “Madrid” siempre permitió e impulsó, han jugado a aprendices de brujo. Lo hicieron a principios del siglo XX, lo hicieron con la dictadura de Primo de Rivera y lo volvieron a hacer al principio, en la mitad y al final de la Segunda República.…  Seguir leyendo »

Son varias las consecuencias de la manifestación de Barcelona; algunas tienen el vigor de tendencias que, por desgracia, para muchos estaban ocultas;sólo la evidencia las ha hecho visibles a los ojos de estos incrédulos siempre dispuestos a exculpar a los independentistas. La primera evidencia es que a los precursores de la independencia todo lo demás no les importa o les importa muy poco. No hay en la historia de la democracia una exhibición más impúdica ante las víctimas causadas por un atentado terrorista. Podemos encontrar en el pasado comportamientos poco adecuados, sibilinas actuaciones para rentabilizar tal o cual acción terrorista, pero la subordinación absoluta de unas víctimas recientes al objetivo partidario de la independencia no lo habíamos visto nunca.…  Seguir leyendo »

Decía Albert Camus: “…se nos arrastra al confesionario laico, el peor de todos”. Eso parece que está sucediendo en España cuando reflexionamos, hablamos y discutimos sobre el órdago de los independentistas catalanes. Nos sentimos en la obligación de excusarnos, de compensar nuestra posición. Si estamos en contra del referéndum ilegal tenemos que justificarnos diciendo que es impensable aplicar el artículo 155 de la Constitución o que no somos conservadores ni nostálgicos nacionalistas españoles. Si defendemos que nadie está por encima de la ley, tampoco los independentistas catalanes, nos vemos impelidos a decir a continuación que los gobiernos de España y Cataluña, en un plano de igualdad, deben dialogar o que nosotros, los que respetamos las leyes, estamos obligados a ofrecer hasta el último día soluciones más o menos meditadas.…  Seguir leyendo »

El vigésimo aniversario del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco ha provocado, como todo lo importante en España, un debate mediocre y cerrado. La alcaldesa de Madrid se ha opuesto a que el Ayuntamiento le recuerde pasados 20 años con excusas de mal pagador y rechazando aquel grito que nació en Madrid con ocasión del asesinato de Tomas y Valiente -“¡vascos sí, ETA no!”-, porque la negativa a recordar al concejal asesinado tiene que ver, lo quiera o no la alcaldesa, con su posición durante el largo tiempo que combatimos a ETA.

En realidad, y bien lo saben Carmena y una parte de los nacionalistas, el problema no está en recordar al concejal de Ermua; lo que cuestionan es la reacción social a su asesinato, el espíritu de Ermua.…  Seguir leyendo »

Los hombres crean a los dioses por su necesidad de explicar lo que no entienden y para combatir la inseguridad que les ocasiona el mundo que les rodea y su mismísima efímera existencia. Los dioses son el resultado de nuestra necesidad de seguridad trascendente. Hace muchos años toda España pudo oír, aunque fuera una conversación privada, cómo Txiki Benegas se refería a Felipe González como “el dios”; a otro le llamaba “el enano” y a otro “el ciego”, por lo que todos consideramos acertadamente que Benegas utilizaba ese lenguaje en tono irónico con una voluntad de describir las características más sobresalientes de los personajes a los que se refería.…  Seguir leyendo »

A Natividad Terreros, en representación de todos los que ganaron la Guerra en el 77

“Cuando saqueamos el pasado en busca de provecho político -seleccionando las partes que pueden servir a nuestros propósitos o recurriendo a la Historia para dar lecciones morales oportunistas – lo que conseguimos es mala moral y mala historia”, dice Tony Judt. Algo de esto sucede actualmente en España. Unos no cejan en el intento de vencer a Franco después de muerto, otros impulsan una revisión histórica que hace responsable de la guerra civil a los republicanos y no pierden la oportunidad de atenuar, disculpar o suavizar los 40 años de dictadura franquista.…  Seguir leyendo »

El domingo pasé por mi Agrupación local en Portugalete para votar en las primarias del PSOE. A primera hora ya había votado Patxi López, uno de los tres candidatos. Tuve la ocasión de ver a viejos afiliados, con los que estuve hablando un buen rato de la situación del partido, y recordé mil vicisitudes que han labrado mi biografía, entre ellas el asesinato en 1987 de Félix Peña y Maite Torrano, afiliada muy reconocida y querida en el partido. Unas bombas incendiarias que los alevines de ETA habían arrojado en el bar de la casa del pueblo acabaron con la vida de los dos socialistas.…  Seguir leyendo »

En ocasiones, cuando los políticos plantean soluciones, lo que en realidad hacen es poner de manifiesto su propia incapacidad, vestida de solemnes frases y palabras vacías. En las primarias del PSOE se ha hecho un gran hincapié en el rechazo a pactos con el PP o, en otras palabras, en la necesidad de volver a ser un partido «verdaderamente de izquierdas». En esa dirección podríamos desentrañar lo que se esconde en la trastienda de esa solemnidad y ese extremismo, ambos más propios del ámbito del psicoanálisis que de la política: analizar por ejemplo el coste que ha supuesto la abstención para que gobernara el PP, incrementado sin duda debido a las formas, verdaderamente criticables, en las que se desarrolló la discusión en el PSOE; pero también sería prudente analizar el coste político que tuvo para los socialistas el pacto nacional «por el cambio» con Podemos en todos los ayuntamientos y comunidades autónomas donde fue posible.…  Seguir leyendo »