Nicolás Redondo Terreros

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Cuando era joven y leía con avidez episodios de nuestra historia me rebelaba contra la idea pesimista que teníamos sobre nosotros mismos: ni toda nuestra historia había sido un desastre, digno de olvidar, ni estábamos abocados a seguir una senda diferente a la de los países de nuestro entorno. Sin embargo, no me dejaba de sorprender la capacidad que mostrábamos para ensimismarnos en cuestiones domésticas, algunas de las cuales culminaban en fratricidas contiendas. Mientras los países de nuestro entorno evolucionaban con mayor intensidad, veía como pasábamos con frecuencia, sin grandes intervalos de tiempo, de la calma, del «no pasa nada» o del «qué importa» a altos grados de exaltación colectiva.…  Seguir leyendo »

El año que viviremos peligrosamente

En Los Demonios de Dostoyevski, un personaje sin trascendencia en la novela dice a otro: “Si Dios no existe, ¿qué clase de capitán soy?”. En otro pasaje, Shatov, uno de los protagonistas de la trama, exclama: “Si una gran nación no se cree depositaria exclusiva de la verdad… se convierte al momento en un conglomerado etnográfico y no en un gran pueblo”. Esas dos frases muestran la vinculación inevitable entre el nacionalismo y el fanatismo.

Justamente en la primera frase, esa que aparece sin importancia en un diálogo innecesario, es en la que el autor ruso traspasa el espacio y el tiempo acercándose a la universalidad de un arquetipo: el fanático.…  Seguir leyendo »

Durante estos últimos meses hemos asistido a un espectáculo en Cataluña en el que se ha mezclado lo grotesco y lo dramático, una irresponsabilidad infantil y una prepotencia estúpida con ensoñaciones independentistas y simple negocio a costa de ellas. Con las escasas semanas transcurridas desde los atropellos parlamentarios, nos encontramos que detrás de toda la escenografía independentista sólo había mucho sentimiento instrumentalizado y un vacío político que no deja de sorprenderme. Ahora leemos y oímos que algunos de los dirigentes de esta loca operación se retractan, se echan a un lado, reconocen que no estaban preparados para conseguir sus pretensiones, o simplemente rompen el silencio en el que embozan sus vergüenzas con cursilerías en Twitter.…  Seguir leyendo »

Los independentistas catalanes con sus iniciativas unilaterales han provocado la crisis más compleja al sistema del 78. En contra de los que dicen que las crisis siempre presentan oportunidades de mejora, ésta nos aboca por desgracia a repetir nuestro pasado, la peor parte de la historia de España. Su desdén por todo lo español les ha llevado a catalogarnos como auditorio de una historia que están escribiendo a espaldas de su pasado y de la realidad. Su descabellada altanería ha estado a punto de convertirnos a los ciudadanos españoles en súbditos, porque la crisis catalana afecta muy directamente el sistema democrático español que protege y enmarca los derechos que nos presta la dignidad pública perdida durante los 40 años de franquismo.…  Seguir leyendo »

Siempre nos referimos al populacho, a las turbas, a la gente cuando hablamos del enloquecido levantamiento de los independentistas catalanes, pero hacemos poco hincapié en las minorías dominantes en Cataluña. Sin embargo, éstas han tenido un protagonismo incalificable durante todo el siglo XX que prolongan durante estos primeros años del siglo XXI. Sin la capacidad de liderazgo que se espera de las minorías, presos de un desdén por el resto de España basado en unas condiciones privilegiadas que “Madrid” siempre permitió e impulsó, han jugado a aprendices de brujo. Lo hicieron a principios del siglo XX, lo hicieron con la dictadura de Primo de Rivera y lo volvieron a hacer al principio, en la mitad y al final de la Segunda República.…  Seguir leyendo »

Son varias las consecuencias de la manifestación de Barcelona; algunas tienen el vigor de tendencias que, por desgracia, para muchos estaban ocultas;sólo la evidencia las ha hecho visibles a los ojos de estos incrédulos siempre dispuestos a exculpar a los independentistas. La primera evidencia es que a los precursores de la independencia todo lo demás no les importa o les importa muy poco. No hay en la historia de la democracia una exhibición más impúdica ante las víctimas causadas por un atentado terrorista. Podemos encontrar en el pasado comportamientos poco adecuados, sibilinas actuaciones para rentabilizar tal o cual acción terrorista, pero la subordinación absoluta de unas víctimas recientes al objetivo partidario de la independencia no lo habíamos visto nunca.…  Seguir leyendo »

Decía Albert Camus: “…se nos arrastra al confesionario laico, el peor de todos”. Eso parece que está sucediendo en España cuando reflexionamos, hablamos y discutimos sobre el órdago de los independentistas catalanes. Nos sentimos en la obligación de excusarnos, de compensar nuestra posición. Si estamos en contra del referéndum ilegal tenemos que justificarnos diciendo que es impensable aplicar el artículo 155 de la Constitución o que no somos conservadores ni nostálgicos nacionalistas españoles. Si defendemos que nadie está por encima de la ley, tampoco los independentistas catalanes, nos vemos impelidos a decir a continuación que los gobiernos de España y Cataluña, en un plano de igualdad, deben dialogar o que nosotros, los que respetamos las leyes, estamos obligados a ofrecer hasta el último día soluciones más o menos meditadas.…  Seguir leyendo »

El vigésimo aniversario del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco ha provocado, como todo lo importante en España, un debate mediocre y cerrado. La alcaldesa de Madrid se ha opuesto a que el Ayuntamiento le recuerde pasados 20 años con excusas de mal pagador y rechazando aquel grito que nació en Madrid con ocasión del asesinato de Tomas y Valiente -“¡vascos sí, ETA no!”-, porque la negativa a recordar al concejal asesinado tiene que ver, lo quiera o no la alcaldesa, con su posición durante el largo tiempo que combatimos a ETA.

En realidad, y bien lo saben Carmena y una parte de los nacionalistas, el problema no está en recordar al concejal de Ermua; lo que cuestionan es la reacción social a su asesinato, el espíritu de Ermua.…  Seguir leyendo »

Los hombres crean a los dioses por su necesidad de explicar lo que no entienden y para combatir la inseguridad que les ocasiona el mundo que les rodea y su mismísima efímera existencia. Los dioses son el resultado de nuestra necesidad de seguridad trascendente. Hace muchos años toda España pudo oír, aunque fuera una conversación privada, cómo Txiki Benegas se refería a Felipe González como “el dios”; a otro le llamaba “el enano” y a otro “el ciego”, por lo que todos consideramos acertadamente que Benegas utilizaba ese lenguaje en tono irónico con una voluntad de describir las características más sobresalientes de los personajes a los que se refería.…  Seguir leyendo »

A Natividad Terreros, en representación de todos los que ganaron la Guerra en el 77

“Cuando saqueamos el pasado en busca de provecho político -seleccionando las partes que pueden servir a nuestros propósitos o recurriendo a la Historia para dar lecciones morales oportunistas – lo que conseguimos es mala moral y mala historia”, dice Tony Judt. Algo de esto sucede actualmente en España. Unos no cejan en el intento de vencer a Franco después de muerto, otros impulsan una revisión histórica que hace responsable de la guerra civil a los republicanos y no pierden la oportunidad de atenuar, disculpar o suavizar los 40 años de dictadura franquista.…  Seguir leyendo »

El domingo pasé por mi Agrupación local en Portugalete para votar en las primarias del PSOE. A primera hora ya había votado Patxi López, uno de los tres candidatos. Tuve la ocasión de ver a viejos afiliados, con los que estuve hablando un buen rato de la situación del partido, y recordé mil vicisitudes que han labrado mi biografía, entre ellas el asesinato en 1987 de Félix Peña y Maite Torrano, afiliada muy reconocida y querida en el partido. Unas bombas incendiarias que los alevines de ETA habían arrojado en el bar de la casa del pueblo acabaron con la vida de los dos socialistas.…  Seguir leyendo »

En ocasiones, cuando los políticos plantean soluciones, lo que en realidad hacen es poner de manifiesto su propia incapacidad, vestida de solemnes frases y palabras vacías. En las primarias del PSOE se ha hecho un gran hincapié en el rechazo a pactos con el PP o, en otras palabras, en la necesidad de volver a ser un partido «verdaderamente de izquierdas». En esa dirección podríamos desentrañar lo que se esconde en la trastienda de esa solemnidad y ese extremismo, ambos más propios del ámbito del psicoanálisis que de la política: analizar por ejemplo el coste que ha supuesto la abstención para que gobernara el PP, incrementado sin duda debido a las formas, verdaderamente criticables, en las que se desarrolló la discusión en el PSOE; pero también sería prudente analizar el coste político que tuvo para los socialistas el pacto nacional «por el cambio» con Podemos en todos los ayuntamientos y comunidades autónomas donde fue posible.…  Seguir leyendo »

Últimamente vengo escribiendo con frecuencia pero tangencialmente sobre la crisis de los partidos políticos de masas. Reflexionando sobre los peligros que corre la democracia que conocemos -acechada por populismos, desilusión de los ciudadanos, el debilitamiento del crédito y el debilitamiento de las instituciones- he mencionado la precaria salud de las formaciones políticas clásicas. Pero también cuando he analizado las grietas del Estado de Bienestar me he visto obligado a referirme al papel que hoy cumplen los cauces de participación política que conocemos como partidos políticos.

Los partidos, tal como los entendemos, son un instrumento político relativamente nuevo y su aparición en el espacio público fue casi milagrosa al parecer que su esencia -la consolidación institucional de la división- iba contra la esencia del buen gobierno.…  Seguir leyendo »

“Tenemos que volver a ganar de nuevo guerras”, ha proclamado Donald Trump. No me adentraré en lo que supone el incremento presupuestario prometido por el presidente de EEUU en materia de Defensa. No sé si realmente está envejecido el material del Ejército estadounidense respecto a quienes a ellos les preocupan -China y Rusia- y, por lo tanto, no emitiré un juicio sobre materia que desconozco, aunque he creído hasta hoy que su supremacía, en todos los aspectos a contemplar, era muy evidente. Me ocupa de su intervención el recurso a la nostalgia que realiza porque creo que es una característica que comparte con otros dirigentes políticos de ideologías bien distintas.…  Seguir leyendo »

La elección de de Donald Trump en EEUU ha convulsionado al mundo. Son ya miles los análisis que pretenden explicar lo que parece inexplicable. Se han convocado causas de carácter general: el miedo a las consecuencias de una revolución tecnológica que remueve todos los consensos públicos y privados adquiridos durante mucho tiempo, las migraciones sin control o la paulatina e inevitable deslocalización de empresas que han disminuido drásticamente los empleos industriales clásicos. Otras son de carácter psicológico: la inseguridad que provoca un futuro impredecible en los términos que ha sido posible en un pasado reciente y la velocidad que han adquirido los acontecimientos que hacen imposible cualquier previsión para nosotros y aún menos para nuestros hijos.…  Seguir leyendo »

Llevo un tiempo dando vueltas a la última novela de Fernando Aramburu. Desde la primera lectura de Patria algo me rondaba por la cabeza y no he sabido durante este tiempo muy bien lo que era. Cierto que es una novela que redime en gran medida el año literario; he visto poca exigencia en los autores españoles consagrados o una vuelta a las fórmulas que les dieron éxito en el pasado, mucha autocomplacencia y poca voluntad de correr riesgos. Sin embargo, Aramburu nos lleva de la mano, sin exageraciones ni lirismos, a un espacio concreto y a un tiempo definido, inmediatamente pasado y desde las primeras páginas de su novela Patria se compromete sin tomar partido: “…evitar el peligro de detener el relato para tomar de forma explícita postura política.…  Seguir leyendo »

Cuando Fukuyama hablaba del fin de la historia se refería, según aclaraciones posteriores para los que hablaban de oídas, a la victoria del Estado de Derecho como lo entendemos hoy en día en Occidente; era la victoria de la democracia representativa sobre cualquier otra forma de organización social. Todos los gobernantes del planeta reivindicaban la libertad individual, la representación democrática o los equilibrios de poder, aunque no se respetaran algunos de los principios básicos del sistema democrático o ninguno. Al finalizar el siglo pasado parecía que la razón había prevalecido definitivamente o, para los más escépticos, el resultado ineludible, aunque más o menos tarde, sería justamente la generalización de las democracias y el triunfo de la libertad sobre todos los enemigos que la habían acechado a lo largo de la historia.…  Seguir leyendo »

He dejado escrito que Pedro Sánchez tiene una responsabilidad evidente en lo que ha sucedido en el PSOE, pero siendo suya la mayor no es la única. Sánchez habría tenido que dimitir después de las elecciones del 20 de diciembre del año pasado si le hubiera empujado el móvil de la dignidad que reclama ahora. Ni lo hizo, ni ningún dirigente significado del PSOE le impulsó a que lo hiciera. Tendrían que haberse dado cuenta de que si bien era imprescindible un cambio en determinados ayuntamientos y comunidades autónomas, impulsar, justo después de las últimas elecciones municipales y autonómicas, un cambio general apoyado en Podemos era un error mayúsculo que ponía al partido del segundo Pablo Iglesias en una posición ventajosa para arrebatar la primogenitura de la izquierda a los socialistas o, por lo menos, para competir por ella con posibilidades de éxito.…  Seguir leyendo »

Podría empezar este difícil artículo recordando a Nicolás Redondo Blanco, que se enfrentó a dos penas de muerte cuando terminó la Guerra Civil y siguió durante los años 50 y 60 luchando por la libertad en España desde su militancia socialista, entrando y saliendo de la cárcel, lo que le hace sobresalir junto con un puñado de socialistas y comunistas sobre otros que muy legítimamente abandonaron la lucha cuando recuperaron la libertad; podría continuar hablando de su hijo, que siguió el mismo camino casi tres décadas, obligando a su mujer a limpiar otras casas para mantener a la familia… podría hablar de Rubial, López Albizu, Enrique Múgica o Carmen García Bloise (que se trasladó a España después de años de exilio y añoranza por una España democrática) en el PSOE y de Saracíbar, Mancho o Barrabés (que igualmente volvió del exilio y que murió en gran medida solo pero con su dignidad intacta a pesar de muchos sucesos adversos al final de su vida activa) en la UGT.…  Seguir leyendo »

Los políticos españoles están dibujando, y no sólo por su incapacidad para los acuerdos, uno de los frescos más lamentables de nuestra historia reciente. El sectarismo de unos, la cerrazón de los otros y la incapacidad para ver por encima de sus campanarios respectivos los intereses más generales nos muestran una clase dirigente superficial y soberbia, egoísta y vanidosa; dispuesta a devolver a los ciudadanos la responsabilidad de solucionar armónicamente la voluntad plural de éstos, expresada repetidamente en las urnas. Los que en el futuro escriban sin pasión ni favoritos esta página de nuestra historia, verán en un primer plano una lucha grotesca con argumentos pueriles entre políticos profesionales, exclusivamente preocupados por dar argumentos, mejor diría munición, a los más cercanos, a los más convencidos, sin preocuparse por todo lo que no se pueda encerrar en las fronteras partidarias.…  Seguir leyendo »