Nina L. Khrushcheva (Continuación)

El nuevo mandato presidencial de Vladimir Putin acaba de empezar; sin embargo, cada vez se vislumbra con mayor claridad que probablemente este sea el principio del fin. Ya que las cosas nunca salen bien para las autoridades cuando la población de Rusia se vierte a las calles en masa, de la manera en la que actualmente lo hace.

El año 1917 el emperador ruso Nicolás II tuvo que abdicar debido a protestas callejeras masivas, abdicación que a su vez allanó el camino para la Revolución Bolchevique. En el año 1991, la Unión Soviética, que en aquel entonces aparentaba ser una unidad monolítica irrompible, colapsó en apenas unos pocos meses.…  Seguir leyendo »

El único voto que importa en las elecciones presidenciales rusas de 2012 ya se ha decidido, y es el de Vladimir Putin. Regresará como presidente de Rusia el año próximo.

Cuando se conoció la noticia -junto con la noticia menor de que el titular actual, Dmitri Medvédev, dejará el cargo para convertirse en primer ministro de Putin- me entraron ganas de gritar «os lo dije«. Siempre me ha intrigado la ingenuidad de los analistas, tanto en Rusia como en el extranjero, que creían que Putin nunca tendría la audacia de burlarse del sistema electoral de Rusia al punto de reclamar la presidencia. …  Seguir leyendo »

History’s milestones are rarely so neatly arrayed as they are this summer. Fifty years ago this month, the Berlin Wall was born. After some hesitation, Nikita Khrushchev, the Soviet Union’s leader, allowed his East German counterpart, Walter Ulbricht, to erect a barrier between East and West Berlin in order to ensure the survival of communism in the entire Soviet bloc. By that point, East Germany had hemorrhaged three million people – including many of its most talented – as hundreds each day peacefully walked into the zones of Berlin that were controlled by the United States, the United Kingdom, and France.…  Seguir leyendo »

En una entrevista reciente, el presidente de Rusia, Dmitri Medvedev, proclamó que quiere un segundo mandato en la presidencia luego de las elecciones de 2012, pero que no se presentaría contra el primer ministro Vladimir Putin, quien por empezar lo puso donde está. Una rivalidad de esas características, dio a entender Medvedev, dañaría el bienestar y la imagen del país.

La declaración de Medvedev debería poner fin a las especulaciones sobre si se presentará o no como candidato, aunque mantiene vivo el suspenso respecto de Putin, cuya influencia es mucho mayor que la del dócil presidente de Rusia. A muchos, en particular en Occidente, les gustaría que Putin y su autoritarismo antioccidental y espinoso desaparecieran de la escena.…  Seguir leyendo »