Nuccio Ordine

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Restos del naufragio en Calabria donde fallecieron más de setetenta migrantes.GIUSEPPE PIPITA (EFE)

Los más de dos mil kilómetros de muros levantados en Europa contra los migrantes no han sido suficientes. Ni tampoco parecen serlo los miles de muertos en el Mediterráneo (¡no hay más que pensar en el trágico naufragio de hace unos días en Calabria, donde más de 70 migrantes perdieron la vida!). En el Consejo de Europa, muchos Estados miembros, siguiendo la estela de Viktor Orban, no dejan de exigir ulteriores barreras para proteger las fronteras nacionales de las invasiones de los “nuevos bárbaros”.

Así, en estos tristes días, no he podido sustraerme a la relectura de un hermoso cuento de Borges titulado La muralla y los libros, en el que el escritor argentino relaciona la empresa de construir murallas con la de quemar libros: “Leí, días pasados, que el hombre que ordenó la edificación de la casi infinita muralla china fue aquel primer emperador, Shih Huang Ti, que asimismo dispuso que se quemaran todos los libros anteriores a él.…  Seguir leyendo »

Todos los años, con gran repercusión en los medios de comunicación y en internet, leemos los resultados de los rankings internacionales de universidades. Al igual que sucede con las mercancías y las empresas que cotizan en Bolsa, los centros universitarios suben y bajan posiciones. Entre las distintas clasificaciones, tres son las más famosas: ARWU-Shanghai (Academic Ranking of World Universities), THE-WUR (Times Higher Education) y QS-WUR (Quacquarelli Symonds). Sus criterios se basan principalmente en la producción científica, en el prestigio y (de alguna manera) también en la docencia. Algunas de las limitaciones de estos modelos son bien conocidas: la desatención a las ciencias humanas y sociales, o los cortes temporales demasiado breves para los sectores de producción más lenta, que no forman parte de las ciencias duras.…  Seguir leyendo »

Cuando se habla de “uniones civiles”, las palabras “naturaleza” y “natural” se usan muy a menudo de manera inapropiada. Hace unos días, Giorgia Meloni, presidenta del partido de extrema derecha italiano Hermanos de Italia, enardeció en Andalucía a los militantes de Vox al defender, con el tono de voz arrogante de quien cree estar en posesión de la verdad absoluta, la idea de la llamada “familia natural”: una familia solo puede considerarse tal cuando es capaz de garantizar la reproducción (padre, madre, hijo/s). Todos los demás tipos de familias son “antinaturales”, como las formadas por una pareja de dos hombres o dos mujeres (¿y por qué, para ser coherentes, no incluimos en esta categoría a las parejas heterosexuales estériles?).…  Seguir leyendo »

Durante décadas hemos asistido en silencio a la degradación del sistema educativo. Solo una minoría impertinente se ha empeñado en expresar el malestar de quienes viven en centros escolares y en universidades que hace tiempo que perdieron su función esencial: formar ciudadanos cultos, solidarios, dotados de sentido crítico y de conciencia civil. De esta manera, en todos los países europeos, como ocurre ahora en España, se reaviva el debate cuando se habla de nuevas reformas. La cuestión, sin embargo, es más compleja. A estas alturas, los ministros de los distintos Estados tienen un margen de maniobra muy limitado que no permite ningún auténtico cambio.…  Seguir leyendo »

Pan para el espíritu

No solo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle, no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro”. Unas palabras, estas de Federico García Lorca, sencillas pero iluminadoras en un momento terrible en el que, debido a la pandemia, muchos Gobiernos han decidido dejar abiertos los supermercados mientras cierran las librerías y las bibliotecas, los colegios y los teatros. En septiembre de 1931 —cinco años antes de morir salvajemente asesinado por las milicias franquistas—, con motivo de la inauguración de la biblioteca municipal de su pueblo, Fuente Vaqueros, a unos kilómetros de Granada, el poeta afirma que los libros son alimento para el espíritu.…  Seguir leyendo »

Perder tiempo para ganarlo

No te avergüenzas de dedicar a la sabiduría solo el tiempo que no puede utilizarse para nada más?”. Estas palabras de Séneca resultan provocadoras y proféticas en una época en la que la rapidez y el utilitarismo han transformado el tiempo en dinero y nuestra vida en una loca carrera dominada por la dictadura de la productividad. Ante la aceleración que caracteriza a la sociedad actual, ¿cómo puede interpretarse una decisión que invita a recuperar el tiempo y colocarse, aunque sea por un instante, “fuera de él”? Por ejemplo, apagar el móvil durante unas horas, quedarse sin enviar ni recibir mensajes, sin llamar ni responder llamadas, sin escribir ni leer correos.…  Seguir leyendo »

¿Estamos realmente seguros de que los lazos de parentesco son más importantes que los lazos de amistad? ¿Tenemos la certeza de que, en tiempos de pandemia, es legítimo establecer por decreto que solo los vínculos de sangre pueden justificar los encuentros y la frecuentación de otras personas? Una vez más, la literatura sale al rescate de aquellos que, con toda razón, reivindican la libertad de decidir las prioridades de su mundo afectivo. Los clásicos están repletos de ejemplos en los cuales la amistad, la verdadera, constituye una forma de solidaridad absoluta y esencial, hasta poner incluso la propia vida al servicio del otro.…  Seguir leyendo »

Las tonterías infestan Internet

Durante las numerosas conferencias que he pronunciado en los últimos años en colegios y universidades (en España, Italia y Latinoamérica), muchos estudiantes me han hecho con frecuencia la misma pregunta: ¿por qué comprar libros en una librería cuando disponemos en la Red, gratis, de todo lo que necesitamos? No es fácil responder de manera persuasiva.

Con todo, suelo tratar de dialogar con los jóvenes a partir de un caso concreto. Les sugiero que se imaginen a un compañero que quiera estudiar en Internet a Giordano Bruno (por hablar de un filósofo que me es muy querido, pero el ejemplo podría valer para cualquier otro autor): ¿cómo conseguirá distinguir las docenas de páginas web donde abundan las tonterías (demenciales en ocasiones) de las que, por el contrario, contienen información correcta?…  Seguir leyendo »