Olegario González de Cardedal

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

A los cinco años

EL pasado martes día 13 se cumplían cinco años de la elección del argentino Bergoglio, hoy Francisco, como Obispo de Roma y cabeza visible de la Iglesia católica. Tenía lugar un desplazamiento de la Iglesia del viejo mundo de Europa al nuevo mundo del continente hispanoamericano, entrando en la historia en ese comienzo del siglo XVI, a la vez que aparecía en el horizonte de Europa otro mundo nuevo: la propuesta de Lutero.

Los Papas han solido ofrecer en su primer documento la idea nuclear o una especie de programa para su pontificado. No le agradeceremos suficientemente a Francisco que su primer documento sea «La alegría del Evangelio», publicado el 24 de noviembre de ese mismo año, y que con su propia alegría nos la haya hecho manifiesta.…  Seguir leyendo »

En la historia humana hay sucesos, hay hechos y hay acontecimientos. Los sucesos pertenecen al orden de la naturaleza. Los hechos, en cambio, pertenecen al orden humano y son resultantes de nuestra libertad. Los acontecimientos son aquellos sucesos o hechos que por su magnitud exterior o plenitud de sentido alteran el curso de la historia humana, cambiando la dirección en la que marchaba y creando una nueva.

La historia espiritual de Occidente se ha constituido a partir de ciertos acontecimientos personales y creaciones sociales; y del alumbramiento de fuentes de sentido que nos han ayudado a existir con dignidad, asentirnos enviados a una misión y no solo arrojados a un destino ciego, esperar en medio de las tempestades que agitan la vida y superar el miedo ante la última soledad.…  Seguir leyendo »

Un hombre se caracteriza por su implantación fundamental en la existencia, por las metas que persigue y por los desafíos a los que responde. El itinerario de vida auténtica comienza con el recogimiento interior desde la dispersión en la exterioridad, sigue por la admiración, llega al asombro y termina en la alabanza. Es la existencia aposentada en aquella pasividad creadora, que partiendo del propio centro personal se abre a su fundamento y pregunta por su destinación. Pascal hablaba de la necesaria distancia respecto de las cosas y de la paciencia que aguanta la soledad, sin las cuales no es posible llegar al descubrimiento y realización de la vocación propia.…  Seguir leyendo »

La interpretación de Lutero en los últimos siglos ha estado determinada por los tres hechos siguientes. En primer lugar, viéndole en mera contraposición con la iglesia católica; en segundo lugar, se ha situado su obra como una simple secuencia de los movimientos culturales y religiosos anteriores: Renacimiento, Humanismo, Reforma, como si los tres estuvieran en continuidad directa, cuando es solo lateral y secundaria. Lutero acoge el Humanismo pero su proyecto es bien distinto.

El tercer hecho decisivo en su comprensión es haberle situado, bien como un resto de la oscura Edad Media, que habría que superar o como el real iniciador de la modernidad en filosofía con la libertad de pensamiento, en política con la autonomía del individuo y de las naciones.…  Seguir leyendo »

Si las mociones de censura fueran reales exámenes de conciencia serían un eficaz instrumento para dirigir la mirada a los fondos subterráneos de nuestra conciencia social, moral y política, para enfrentarnos con los impulsos profundos de los que nacen y se alimentan nuestras acciones en el día a día, y de los que raras veces somos conscientes.

¿Por qué valores y por qué temores, por qué ilusiones y por qué tentaciones está impulsada hoy la conciencia moral de los españoles? Si el presente solo se entiende como un pasado aún no concluido y como un futuro ya llegando, será necesario volver la mirada a algunos aspectos de la historia hispánica del último medio siglo, cuyas decisiones fundamentales merecieron elogio generalizado y cuya validez moral y política ciertos grupos e ideologías ponen hoy en cuestión o niegan directamente.…  Seguir leyendo »

Aún resuenan en nuestros oídos los tambores que en el silencio de las noches últimas han acompañado las procesiones, junto a imágenes sagradas y al lado de cofrades silenciosos, de espectadores curiosos, de ilustrados perplejos que se preguntan cómo, a estas alturas de los tiempos, aún estamos promoviendo acciones que parecerían más propias de otros siglos que del nuestro. Todavía suenan los asertos categóricos de los años 60-80 según los cuales el proceso de modernización, industrialización y urbanización acabarían con la religión en Europa; que solo era cuestión de ir dejando afirmarse tales procesos. La secularización se consideraba inmediata, inevitable y saludable; la religión, remanente solo en el inculto mundo rural.…  Seguir leyendo »

El hombre no encuentra el mundo hecho sino que tiene que construírselo edificando su morada vital. ¿Desde dónde y hacia dónde edifican los humanos su aposentamiento en la existencia? La historia humana es la historia del dominio de la naturaleza y del cultivo de la cultura. Ambas son igualmente esenciales. Hay naturaleza: el ser humano tiene raíz y frontera, no es soberano absoluto de su ser y cuando ha intentado serlo ha acabado en el abismo. Testigos los millones de víctimas de las guerras en el siglo XX. Ya no hay naturaleza pura sin cultura ni cultura sin naturaleza. Establecer la diferencia y la correlación entre ambas es el gran desafío moral de nuestra generación.…  Seguir leyendo »

El 31 de octubre de 1517 comienza un nuevo capítulo no solo de la historia espiritual, sino también de la intelectual, social y política, de Europa. La inicia el gesto de un agustino proponiendo 95 tesis como base de una disputa pública sobre las indulgencias, predicadas por toda Alemania con intención de recaudar fondos para la construcción de la iglesia de San Pedro en Roma. No se sabe con certeza si Lutero clavó el texto de esas 95 tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg, o solo las repartió. Se proponía analizar la doctrina y los abusos prácticos en torno a la concesión de las indulgencias con el dinero unido a ellas.…  Seguir leyendo »

Los cuatro últimos meses, desde fines de diciembre hasta finales de abril, han sido tiempo de prueba para el conocimiento de la España real, la que en el diario vivir permanece oculta tras las prisas del trabajo y los diarios quehaceres, pero que se revela en sus entresijos más profundos cuando de pronto un acontecimiento inmuta la situación y remueve el légamo de sus profundidades. Eso han sido nuestras elecciones. Su recepción, una conmoción de entrañas. Creíamos conocernos, atenernos a la realidad y vivir en la justicia: ahora comprobamos nuestros anteriores engaños, encubrimientos y represiones.

¿Qué nos ha puesto de manifiesto este tiempo en el que se han repensado los resultados de las elecciones y desde ellos se está proponiendo un futuro para nuestro país?…  Seguir leyendo »

Lo mismo que en la naturaleza hay grandes corrimientos de tierra, en el orden del espíritu hay profundos desplazamientos de las almas. Nos preguntamos si en el horizonte espiritual de España se han dado aquellos cambios espirituales que auguraba quien afirmó de ella que en un decenio ya no la reconocería la propia madre que la engendró. Nos referimos a los cambios en el orden religioso personal, no a los cambios sociales o institucionales, sino a los de conciencia, que son más sutiles, pero que sin embargo afectan a las raíces desde las que nos sube savia de vida o veneno de muerte.…  Seguir leyendo »

Ha pasado medio siglo desde la clausura del Concilio Vaticano II. Aún estamos bajo el impulso de sus decisiones, actitudes y textos: los que hemos realizado y los que nos quedan aún por llevar a la práctica, tanto en espíritu como en acciones e instituciones. Fue un concilio peculiar, ni centrado en decisiones dogmáticas sobre las realidades primordiales como la naturaleza y misión de la persona de Cristo en los de la Iglesia antigua, ni en proyectos de reforma, como lo fueron los concilios medievales. Fue un concilio pastoral. Esto significa que su preocupación primordial fue percatarse de su misión de parte de Dios para los hombres, de encontrar los nuevos caminos transitables para el evangelio y de ofrecer a los hombres una palabra de salvación.…  Seguir leyendo »

Religión y violencia

La religión, ¿es una fuente de paz o una fuente de violencia? ¿Es un factor de cohesión y concordia en la sociedad civil o un factor de división y de enfrentamiento? Como consecuencia de una cierta fascinación por el pluralismo y ante los hechos terribles de los fundamentalismos que impulsan a realizar acciones asesinas en nombre de Dios, ha aparecido la pregunta de fondo por la relación entre estas dos magnitudes. Más aún, surge la pregunta de si no es fuente de violencia toda pretensión de verdad y la afirmación de Dios como Absoluto ante el cual las demás realidades quedarían relativizadas y capitidisminuidas.…  Seguir leyendo »

¿Qué muere y que debe renacer hoy en Europa? Los analistas constatan tres cambios fundamentales: el final de la religión, el final de la metafísica y el final de la conciencia moral. Por lo que se refiere a la religión, ¿hemos perdido los europeos el estremecimiento ante lo sagrado, eso que Goethe y R. Otto consideraban la parte mejor de la Humanidad? ¿No hay ya «historia sagrada» para nosotros? ¿Cristo ha dejado de ser considerado la revelación suprema de Dios y la realización suprema del hombre? ¿Han perdido su significación las personas, instituciones, lugares e ideas substantes a la cultura europea?…  Seguir leyendo »

Qué fue de la ética civil

Tras un año sobresaltados por tantas noticias de corrupción, no podemos comenzar el nuevo curso escolar y académico, ciclo natural de nuevos labrantíos y sembradías, sin hacer un examen de conciencia que no sólo analice los hechos acontecidos sino que se pregunte también por las causas. ¿Cómo ha podido consumarse esa degradación moral, de la que han resultado tan graves hechos políticos y económicos? ¿Qué mutaciones se han dado en las conciencias para llegar a tales acciones y omisiones? Para algunos se trata del desbordamiento del hombre por la complejidad de los problemas económicos y de las propuestas financieras. No habría culpables o responsables.…  Seguir leyendo »

Ante situaciones límite

Europa, y dentro de ella especialmente España, tiene junto a los diarios problemas políticos y económicos otros de fondo, imperceptibles e invisibles para la inmensa mayoría. Se trata de actitudes e inclinaciones que somueven y ponen en peligro los fundamentos sobre los que se apoya el diario vivir. Situaciones límite que invierten el ritmo de la historia y alteran el curso de la Humanidad; revoluciones silenciosas de cuya llegada, con pies de paloma, solo algunos se percatan.

Pero ¿quién cree que estemos hoy ante situaciones límite? Se piensa que no existen y que en caso de que aparecieran se da por supuesto que alguien detendría la catástrofe en el último instante.…  Seguir leyendo »

Toda persona, institución o grupo humano serio al llegar a momentos críticos de su existencia, bien porque han quedado alteradas las situaciones anteriores o porque han aparecido realidades nuevas en el horizonte, se paran ante sí mismos, afrontan la situación y vuelven la mirada al trayecto anterior para tomarlo en propia mano, consolidarlo o sustituirlo por otro más verdadero y más acompasado a las nuevas responsabilidades. La vida humana no tiene los cauces hechos y, como los ríos, va buscando su lecho y superando sus meandros, llevada no por la ley de la persistencia y de la gravedad sino por la ley de la libertad, de la responsabilidad y de la innovación.…  Seguir leyendo »

La historia ni desaparece ni se repite. Sin memoria no hay identidad humana y sin memoria de su historia no tienen dignidad los pueblos. Algunas palabras y acontecimientos han sido como estelas de luz en el cielo de nuestra vida personal y de la sociedad española. Tales fueron las pronunciadas por el arzobispo de Madrid, cardenal Tarancón, el 27 de noviembre de 1975 en el momento en que Juan Carlos I accedía al trono. Veníamos de una historia agónica, compleja, insegura de sí misma.

España tenía en ese momento un nuevo Rey. ¿Qué estaba cada ciudadano, grupo e institución dispuesto a apoyar como más conducente a la paz y la concordia?…  Seguir leyendo »

Cuando hoy estos dos hombres, tan diferentes entre sí pero a la vez tan semejantes en el ejercicio de su misión como sucesores de San Pedro, sean canonizados, ¿ante qué estaremos? En primer lugar debemos corregir una terminología, introducida por la ignorancia, que designa este hecho como «santificación». La liturgia canta solemnemente: «Señor, tú solo eres santo». Los hombres somos criaturas de Dios, hijos en un sentido, servidores en otro, y solo participando de su santidad superamos nuestra pobreza y nuestros pecados. En el proceso que culmina en la canonización, alguien primero fue considerado «siervo- servidor» de Dios, luego «bendecido por Dios o bienaventurado- beato», y finalmente canonizado o reconocido «santo».…  Seguir leyendo »

¿En qué tierra creció y en qué suelo ha sido enterrado Adolfo Suárez? Este verso suelto de un romance fronterizo ofrece la respuesta. Por él habla uno de esos caballeros de la reconquista de los que sigue diciendo el poeta: «Los en Ronda muy guerreros / y en Trujillo los primeros/ y en Alarcos con afanes cebaron sus gavilanes / Ávila tus caballeros!». Lejos de su casa, esposa y familia el caballero recuerda las murallas, alzadas como para columbrar desde sus almenas las razzias amenazadoras del enemigo.

La historia y persona de Suárez han sido vistas estos días sobre todo desde el decenio en que tuvo la máxima responsabilidad política, entre 1976 y 1986.…  Seguir leyendo »

En torno a 1140 encontramos ya en nuestra lengua esta palabra como retoño surgido del tronco de ese árbol siempre fecundo que es el corazón. Del corazón nace el coraje como una extensión hacia aquellas situaciones que reclaman valor y valentía. Nuestra procedencia socrática y cartesiana nos inclina a pensar que bastan el saber y la claridad para ser justos y buenos. La razón dice lo que es el bien, pero por sí sola no da fuerzas para realizarlo. Esa razón autónoma ahora hace un siglo desencadenó la Primera Guerra Mundial, y luego la segunda, que devastó poblaciones y territorios, con un número aproximado de ciento cincuenta millones de víctimas entre 1914 y el final de la guerra de los Balcanes.…  Seguir leyendo »