Olegario González de Cardedal (Continuación)

Sus comienzos venían de lejos, de las palabras oídas en familia y en escuela según las cuales la libertad surge de la palabra y de la cultura, con las que ser protagonista del propio destino. El poder o la riqueza no eran el principio de la dignidad humana y de la excelencia. Había conocido los despegues de España desde la pobreza: el mundo rural, los suburbios en la marginación, las regiones hundidas en el olvido de los siglos. Despegues que fueron siendo posibles cuando la educación llegó a cada uno de los rincones por una escuela en cada aldea; cuando en los núcleos de población como partidos judiciales se fueron creando pequeños colegios debidos a la iniciativa privada, luego constituidos en filiales y finalmente en institutos de bachillerato.…  Seguir leyendo »

¿Por qué en nuestra sociedad aumenta la correspondencia y disminuyen las cartas? Abundan las cartas comerciales, los avisos, las notificaciones, las citas, las convocatorias y faltan las cartas personales, aquéllas en las que no hay quizá nada que decir pero en las que la persona se dice a sí misma, levanta acta en la palabra de lo que son los ardores o sinsabores de su espíritu. ¿Ha progresado la comunicación personal al ritmo que han progresado otras comunicaciones? La fecundidad de una cultura es directamente proporcional al esfuerzo colectivo por alcanzar cotas morales a la vez que conquistas económicas y políticas.…  Seguir leyendo »

¿Cuáles son las necesidades primordiales de una sociedad, cuándo ha entrado por los desfiladeros de la perplejidad o de la decadencia? Lo que nos es más esencial es lo más tímido y discreto, se deja sentir sin exigir, aparece siempre en silencio y nunca con voces estentóreas. Por ello sólo quien pone el oído sobre el tambor del alma percibe esas llamadas profundas que nacen de la conciencia individual y social.
Hay necesidades físicas como el pan, el vestido y el cobijo; necesidades sociales como el acogimiento y reconocimiento por los demás; necesidades morales como la defensa de nuestra dignidad y nuestros derechos; necesidades espirituales como el conocimiento del mundo real, la cultura en cuanto forja del propio proyecto personal; necesidades religiosas como la ordenación a Dios realidad sagrada que nos funda y cobija, que puede alumbrarnos un último sentido y ofrecernos definitiva salvación.…  Seguir leyendo »

Cuando han trascurrido cuarenta años de la desaparición de una figura luminosa ¿qué debemos hacer: recordar al conocido, y quizá olvidado por quienes fueron testigos de su luz, o presentarle a quienes no le conocieron para que al descubrir su palabra y su persona puedan llegar a participar de la gracia y bendición que constituyó su existencia para los mortales? Romano Guardini nació en Verona en 1985 y murió en Munich en 1968. Esa suma de nacimiento en la luz meridional de Europa y de crecimiento al otro lado de los Alpes es clave para interpretar su personalidad humana y literaria, sacerdotal y académica.…  Seguir leyendo »

¿A dónde se dirigieron los Papas cuando en tiempos recientes decidieron romper el cerco de las murallas vaticanas? Ya lejanos en la memoria colectiva quedan los días en los que Pablo VI se aleja de Roma para ir a las tierras naturales del cristianismo, Nazaret, Belén, Jerusalén, al hombre y lugar concretos de la revelación de Dios en la carne de este mundo, sabiendo, sin embargo, que para captarla hay que trascender el lugar, descubriendo al Eterno como Interno, dentro a la vez que fuera. ¿Por qué ahora a Estados Unidos? Junto a aquellos viajes a las fuentes de la fe, están los viajes a la desembocadura de los grandes ríos en los que esa fe ha cuajado creando iglesias nuevas.…  Seguir leyendo »

El hombre viene al mundo con sus alforjas llenas de mendrugos de pan, unas colodras de agua y unas pocas palabras primordiales. Con ellas nombra todas las cosas, las estrellas arriba en el cielo, los ríos avanzando hasta la mar y los árboles cabalgando hacia la altura. Ellas dicen su nombre exacto, el que revela su misma esencia asomándose al semblante y revelándose enteras. Sabe el hombre del origen divino de esas palabras, que el sembrador de estrellas hizo sonar en sueños, como primera música y llegar a sus labios como ola humilde y humedecedora.

Entregadas al hombre, éste puede malgastarlas y profanarlas, afondarlas con sus experiencias y ensancharlas con sus esperanzas.…  Seguir leyendo »

La elección del General de la Compañía de Jesús es un acontecimiento trascendental para los miembros de esa institución, para la Iglesia y para la misma humanidad, ya que pocas minorías hay tan cualificadas, como la que forman los hijos de San Ignacio. Es pensable que sin Carlos I y Felipe II, afrontando asedios y batallas contra los turcos, Europa no hubiera permanecido cristiana y que sin los Jesuitas de Ignacio y las Carmelitas de Teresa de Jesús, Europa no hubiera permanecido católica. Sin ambos la Iglesia hubiera carecido de los contemplativos, científicos y teólogos que determinan nuestra historia.

Quizá como ninguna otra institución en la Iglesia los jesuitas han padecido la crisis espiritual que Europa vivió en el decenio 1960-1970, y provocado la vivida en los decenios 1970-1990.…  Seguir leyendo »

¿Quién de nuestra generación finisecular no ha pasado en un aeropuerto largas horas, diurnas o nocturnas, esperando un avión que sale con retraso? ¿Qué hacer ante la desazón correspondiente: acumular mal humor e ira o asumir con serenidad el contratiempo, haciendo de él un protiempo? Uno se dirige a la librería en espera de encontrar unas páginas que le proporcionen solaz, le ensanchen el corazón o le enseñen algo fecundo. A sus años uno no está dispuesto a que le ensucien con mala literatura o le engañen con fantásticas mentiras adobadas de política, misterio o erotismo, y decide buscar algún libro digno de ser leído.…  Seguir leyendo »

Entre las páginas autobiográficas de Nietzsche hay una en la que recuerda lo que era para él la fiesta de Navidad: «Qué espléndido se yergue ante nosotros el abeto, cuya copa decora un ángel, aludiendo al árbol genealógico de Cristo, y cuya corona es el mismo Señor. Qué luminosas brillan las numerosas luces, representando simbólicamente la claridad que ha engendrado en el mundo el nacimiento de Cristo entre los hombres. Y a la raíz del árbol el niño Jesús en la cuna, rodeado por José y María y los pastores que vienen a adorarlo». Esa página queda como un aerolito de la ilusión juvenil; nunca jamás volvió a escribir la palabra Navidad.…  Seguir leyendo »

Cuando volvemos la mirada a la historia de los hombres nos sorprendemos de la larga marcha, del lento proceso que nos ha llevado desde la materia a la vida, desde la vida a la conciencia, desde la conciencia a la libertad y desde la libertad a su realización en las formas ejemplares, que se expresan por el heroísmo, la santidad, la creación artística, el servicio incondicional al prójimo, la espera incondicional en Dios, el martirio. ¡Qué dura y constante tarea de forja, de tallado y gubia, ha necesitado ese busto personal del hombre para ir pasando del que los romanos llamaban el homo romanus al homo humanus y de éste al homo christianus, es decir de lo particular nacional, a lo común a todos los hombres y de esto a una realización en cercanía a lo divino tal como el mismo Dios nos lo ha hecho posible por los hombres inspirados, desde los poetas a los profetas y desde los cantores de la esperanza a los genios de la caridad.…  Seguir leyendo »

El dinamismo de una sociedad es directamente proporcional a la iniciativa y participación de los cuerpos menores que la constituyen. Sólo cuando los individuos que los forman se responsabilizan de los fines comunes a la vez que de los específicos y aplican los medios necesarios para lograrlos, surge una sociedad compleja, rica y libre. El principio de subsidiaridad exige que lo que puede hacer el que está cerca no lo haga el que está lejos, que la autoridad última no anule sino que promocione a la autoridad primera, que las soluciones extremas no sustituyan a las inmediatas y próximas. La sociedad, los grupos y los individuos se orientan a la luz de unos principios generales y se realizan por unos imperativos particulares.…  Seguir leyendo »

¿Qué nombres han acuñado con sus ideas, proyectos, palabras la conciencia de los hombres en el siglo XX? Han sido muchos, ya que la verdad la encontramos colectivamente, el progreso es fruto de muchas manos y la decadencia fruto de muchos olvidos o traiciones. No me equivocaré si digo que Marx y Nietzsche están entre ellos. Ambos propusieron una revolución para cambiar el mundo que encontraron con una trasvaloración de los valores que regían la sociedad.

Extraño fue, sin embargo, que hasta los dos últimos decenios del siglo casi todos los movimientos intelectuales estuvieron fascinados por Marx, convencidos unos de que era el iluminador decisivo del futuro y otros, en cambio, de que era la negación de lo humano, del legítimo orden social y del cristianismo.…  Seguir leyendo »

¿Qué sería de nosotros sin libros? ¿Cómo será la vida interior de una persona que no ha leído nunca nada? Casi imposible nos parece la vida sin la escritura. Sin embargo en el momento en que surgió, junto con el agradecimiento por las posibilidades que ofrece, se percibieron los posibles efectos perjudiciales. La escritura nos ofrece saberes que nos vienen de fuera. Pero, ¿el real conocimiento personal puede venir desde fuera del propio espíritu del hombre? ¿No deberá nacer del encuentro consigo mismo, de aquella interiorización que llamamos memoria (Erinnerung)? Platón relata el mito del origen de la escritura en Egipto en un diálogo entre el dios Theuth y el rey Ammón.…  Seguir leyendo »

Esta cuestión afecta a la misma raíz espiritual de nuestra sociedad. La cultura, la política y la religión están implicadas inexorablemente en ella. Hay que comenzar enumerando tres preguntas fundamentales previas: ¿Cuáles son el sujeto, los contenidos y el contexto histórico de la educación? ¿Quién y dónde se educa al hombre como persona, como ciudadano, como posible creyente? Hasta ahora los educadores eran personas e instituciones con nombre y rostro (madre, familia, escuela, grupo, iglesia...). Hoy educan los poderes anónimos que constituyen la sociedad. ¿Qué responsabilidad tiene el Estado ante la actual situación de anomia y desinterés social en los alumnos?…  Seguir leyendo »

El proceso de modernización de España ha llevado consigo mutaciones profundas en las actitudes personales y en los comportamientos sociales. Al salir de una dictadura tuvimos que repensar los problemas del orden político, moral, social. Desde el punto de vista religioso el Concilio Vaticano II fue la preparación providencial de las conciencias para discernir cuales eran las formas auténticas de cristianismo, de la vida eclesial y de la vida política. Tal reflexión preparó a los católicos para actuar coherentemente en el orden político, laboral, sindical. Así, por ejemplo, el «Decreto sobre la libertad religiosa» se convirtió en una palanca liberadora de ideas y grupos, a la vez que subversiva del régimen de Franco.…  Seguir leyendo »

Desde el 22 de octubre de 1978 hasta el día 2 de abril de 2005 Juan Pablo II ocupó la sede de Pedro, llenando casi un cuarto de siglo de la vida de la Iglesia. Llegaba en joven y plena madurez, con una larga experiencia de pensamiento y de acción en lucha por la libertad del hombre, del creyente y de la iglesia, frente a un régimen dictatorial, que negaba nuestra dimensión trascendente y la fe en Dios.

Asumía la suprema responsabilidad de guiar, sostener y regir la Iglesia en un momento de especial tensión interior, cuando aún se debatían dos acentuaciones del Concilio Vaticano II: como un nuevo comienzo del cristianismo en ruptura con lo anterior o como una reforma en continuidad con la tradición y sus fuentes originarias.…  Seguir leyendo »

¿Qué confiere dignidad y libertad, confianza y riqueza a una sociedad? La conciencia y la participación, el protagonismo y la decisión de todos y cada uno de los grupos, asociaciones y personas, en su lugar y tiempo debidos. ¿Cuáles son aquellas potencias realmente creadoras y dignificadoras de una sociedad, que la mantienen limpia y libre? ¿Cuáles son sus dinamismos primigenios, no derivables ni subyugables por otros? Los cuatro siguientes: la ciencia, la cultura, la moral y la religión. ¿Qué abarca y significa cada una de ellas para el proceso social y la vida de los ciudadanos?

La primera es la ciencia.…  Seguir leyendo »

En el mundo de la creación literaria y de la obra cinematográfica casi nunca ocurre nada y asistimos a la aparición de libros o películas insignificantes, por más que los anuncios, la propaganda y el dinero nos las quieran imponer como de lectura o contemplación necesaria. Pero de vez en cuando restalla un relámpago de luz en un autor o director de cine que en una súbita iluminación nos hacen redescubrir la belleza originaria, el sentido de la existencia, nuestra destinación a la verdad, la sacrosanta realidad de Dios.

La película del director alemán Philip Gröning (Dusseldorf 1959), El gran silencio (2005) sobre la vida en la Gran Cartuja (Grenoble), pertenece a esa serie de raras producciones ante las cuales sólo son posibles reacciones de fondo, bien de desinterés absoluto, de reconocimiento agradecido o de transvaloración de su verdadero sentido.…  Seguir leyendo »

¿Cuáles son los libros que han determinado la mentalidad nacional, la orientación cultural y la actitud religiosa de los españoles durante el siglo XX? ¿Quiénes han sido sus maestros de espíritu o, dicho con la vieja terminología, los guías de almas en ese tramo de la historia que ha trasladado nuestro país de una fase premoderna a la más estricta posmodernidad, de un cierto dogmatismo a una cierta desmoralización y no por simple inmoralidad sino porque muchos ahora no saben qué se tiene en pie y con ello a qué atenerse? ¿Qué libros fueron leídos siglo tras siglo y de pronto desaparecieron del horizonte hasta el punto de que hoy hay que presentárselos a las nuevas generaciones como absoluta novedad?…  Seguir leyendo »

¿Cómo llegamos los humanos a ser aquello que en nuestra más recóndita entraña anhelamos alcanzar, necesitamos realizar y estamos destinados a vivir? Mientras que el animal nace equipado con una serie de recursos para instalarse en su medio y sobrevivir, el hombre en cambio nace desprotegido por la naturaleza quedando remitido a los demás tanto en sus necesidades primarias al nacer como en las restantes al ir creciendo. Existimos desde los demás, llegamos a ser con los demás y logramos nuestro mejor yo cuando vivimos para los demás.

Ese proceso mediante el cual nos ayudamos los unos a los otros para el descubrimiento, realización y planificación de nuestra existencia humana es la educación.…  Seguir leyendo »