Pablo M. Díez

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Las catástrofes, como esta pandemia del coronavirus, desnudan a los países, a sus gobernantes y sociedades. Así hizo con China cuando la enfermedad apareció en diciembre en la ciudad de Wuhan. Primero, su régimen autoritario intentó ocultarla silenciando a los médicos que alertaban sobre ella, como el difunto doctor Li Wenliang, el oftalmólogo reprendido por la Policía por «difundir falsos rumores» que «alteraban el orden social». Para que la economía no se viera dañada por esta extraña neumonía, que recordaba al SARS, las autoridades de Wuhan tardaron en reconocer que se podía contagiar entre humanos. Desde que tuvieron constancia de la evidencia, la demora fue de seis días, según una investigación de la agencia estadounidense AP, pero otras informaciones periodísticas de Hong Kong apuntan a que el primer caso llegó a detectarse el 17 de noviembre.…  Seguir leyendo »