Pablo Salvador Coderch (Continuación)

La libertad de prensa siempre ha incluido la de consultar en las hemerotecas los diarios de hace 20 años para recordar todo aquello que olvidamos 10 días después de haber leído el periódico de hoy, este artículo, por ejemplo.

Pero Internet permite hoy consultar directamente todos los contenidos publicados por un diario desde su fundación y cruzar los datos recopilados con el resto de los indexados por los buscadores al uso para obtener mucha más información.

Así, mi nombre y apellidos -perfectamente olvidables, gracias a Dios- aparecen bastantes veces en la Red de redes y, desde luego, no todas las referencias son banales o positivas, que no se alcanza mi edad sin dejarse pelos en la gatera.…  Seguir leyendo »

Si usted escribe, en un buscador de Internet, el nombre del anterior presidente de Estados Unidos de América seguido de la palabra “torturador”, encontrará cientos de miles de referencias. Y si hace lo propio con el del actual, aún encontrará más. Pero en aquel país a nadie se le ocurriría perseguir criminalmente a los responsables de las direcciones de Internet que asocian los nombres de sus presidentes con la palabra en cuestión. Así es la libertad de expresión, como todos vemos meridianamente claro cuando alguien arremete contra los presidentes norteamericanos.

No lo vemos así en nuestra propia casa, sin embargo: España acaba de ser condenada a pagar 23.000 euros a Arnaldo Otegi Mondragón, un político vasco metido en mil conflictos con el Estado que aborrece.…  Seguir leyendo »

La distancia entre Barcelona, mi ciudad, y Francia es de unos 150 kilómetros, menos de una hora y media en autopista. Tras cruzar la frontera, los conductores no solemos incomodarnos porque las señales de tráfico estén escritas exclusivamente en francés, pues así es Europa, precisamente. Tampoco pasa nada cuando nos dirigimos al oeste y encontramos las señales en castellano, en la cuesta de Fraga, ya en tierras aragonesas.

Como el francés, el catalán y el español son hijos del latín, la distancia entre estas lenguas es muy reducida. Concretamente, en catalán, la palabra “concòrdia” está a solo un acento de distancia de la concordia castellana, y ambas significan lo mismo: pacto por la armonía.…  Seguir leyendo »

Querida amiga -como la mayoría de los estudiantes de Derecho, usted es probablemente mujer-, le propongo diez reivindicaciones viables para el mejor estudio del Derecho con el único título que me otorga casi medio siglo metido en facultades de leyes.

Mejorar la Facultad de Derecho en la cual se ha matriculado está al alcance de su mano, enseguida lo comprobará, siga leyendo. El grado de Derecho se imparte según el sistema de “Bolonia”, un marco genérico que permite una gran diversidad de concreciones. Reclame libertad de elección de grupos de clases y de subgrupos de prácticas, escoja usted a sus profesores y no se deje pastorear por ellos, que la competencia es mano de santo.…  Seguir leyendo »

En un referéndum de noviembre de 2008, 7 millones de electores californianos atrancaron las puertas de acceso al matrimonio a las parejas homosexuales (Proposición 8: “Solo el matrimonio entre un hombre y una mujer es válido y reconocido en California”). En contra votaron 6.400.000, y los partidarios del matrimonio homosexual llevaron la cuestión a los tribunales (Perry contra Schwarzenegger).

El pasado 8 de agosto, el juez federal Vaughn R. Walker ha resuelto a favor del matrimonio homosexual, pero inmediatamente su decisión ha sido suspendida por un tribunal superior. El pleito, que acabará en el Tribunal Supremo federal dentro de dos o tres años, opone la voluntad popular de la mayoría política a las razones sosegadas del juez Walker.…  Seguir leyendo »

El poder genuino es esencialmente inescrutable: quienes están sujetos a él ignoran hasta su misma existencia. Afortunadamente, como el poderoso tiende a la vanidad, se deja ver, que ya es algo. Mas, al contrario de lo que suele creerse, el atributo predilecto del poder inteligente es la anonimia. Así, en la alegoría kafkiana del Estado moderno, sus súbditos no saben si su proceso ha comenzado ni si, de haberlo hecho, concluirá algún día, mucho menos cómo, jamás cuándo. Por esto, en democracias como la nuestra las leyes tratan de acotar, al menos temporalmente, el ejercicio anónimo del poder. Ahora bien, dentro del coto, la cacería es libre: usted, por ejemplo, ignora si la Fiscalía Anticorrupción le está investigando y, si pregunta, no se lo van a decir.…  Seguir leyendo »

No es Garzón, sino la Audiencia, créanme: el problema es la Audiencia Nacional. Hay que cerrarla de una vez y dejar en paz a este juez, metonimia patética de un órgano absolutamente anómalo en nuestro sistema judicial.

Históricamente, la Audiencia se explica por la Guerra Civil (1936-39) y sus secuelas infinitas. Franco hizo depurar a los jueces desafectos y lio una maraña de regímenes judiciales de excepción, con predominio de la jurisdicción militar y de sucesivos tribunales especiales, como los de Responsabilidades Políticas, el de Represión de la Masonería y del Comunismo o el de Orden Público. Durante la Transición, este último fue sustituido por la Audiencia Nacional gracias a dos reales decretos consecutivos de 4 de enero de 1977.…  Seguir leyendo »

En 2008, la justicia española acabó el año con 2.788.198 asuntos en trámite, la bolsa de asuntos pendientes había aumentado en casi 400.000 casos (La justicia Dato a Dato. Año 2008. Estadística Judicial. Consejo General del Poder Judicial, pág. 41). En 2009, la situación ha empeorado, pues aunque -sintomáticamente- tardaremos meses en disponer de estadísticas fiables, la tasa de congestión sigue aumentando. Empantanada, la justicia no funciona y el colapso parece inevitable. No lo es.

La respuesta de los poderes públicos, nos dicen los responsables del funcionamiento de la justicia, consistirá en incrementar la oferta y dotar 750 plazas más de juez por oposición en tres años, que se sumarán a las 4.674 ya dotadas.…  Seguir leyendo »

Si un terremoto asolara Cataluña, la mayoría de los catalanes preferiríamos refugiarnos en Zaragoza antes que en Marsella, en Valencia antes que en Lyon, en Madrid antes que en París. Seguiríamos, pues, en España en lugar de salir al extranjero en busca de acogida, de calor, de amistad. Pero la desmesura del ejemplo imaginario al que acabo de recurrir delata al instante la magnitud del desencuentro entre Cataluña y España. Tiene remedio, sólo que, como ya ocurrió entre 1975 y 1980, habrá que volver a empezar. La estrategia del reencuentro tiene tres ejes: el primero pasa por la implantación territorial del catalán; luego, es preciso que Cataluña obtenga capacidad real de decisión para captar y asignar recursos económicos; y, por último, necesita juzgados y tribunales propios e independientes.…  Seguir leyendo »

A casi todos nos interesaría una China lo más democrática posible, pero si, como parece más probable, va a seguir siendo una cultura política autoritaria, al menos, que esté crecientemente regida por la ley y el derecho, un objetivo asequible.

Ni China es democrática, ni va a serlo en esta generación: el Partido Comunista Chino, con 80 millones de afiliados, controla el país, nada importante puede intentarse al margen de su nomenklatura -compuesta por unas 2.500 personas- y nadie en su sano juicio puede predecir fundadamente si habrá o no varios partidos políticos en pugna electoral pacífica por el poder dentro de dos, 12 o 20 años.…  Seguir leyendo »

Ni somos ni tenemos su voz, pero cuando Bruce Springsteen cumpla 60 años, el próximo 23 de septiembre, el corazón de América habrá empezado a envejecer. “¿Has visto alguna vez a un perro con una sola pata abriéndose camino calle abajo?”, pregunta en su última canción. “Si alguna vez has visto a un perro con una sola pata, entonces me has visto a mí” (The Wrestler, Working on a Dream, 2009).

La letra de esta canción de perdedores es tan disparatada que casi rocé la tentación de masacrarla. Hay muchos perros cojos -yo tengo uno- pero aunque no sé de ninguno que a falta de tres patas camine, la canción lo hace y de qué manera: último eslabón de una cadena de aciertos, cierra los créditos de El Luchador, de Darien Aronofky (2008), anudando el estómago de los espectadores sobrecogidos por el regreso infinito de Randy The Ram -El ariete– Robinson, viejo luchador profesional idéntico al mejor Mickey Rourke, sólo que más mayor.…  Seguir leyendo »

Cuando Judith S. Kaye se retiró de su cargo como juez en jefe del Tribunal de Apelaciones del Estado de Nueva York acababa de cumplir 70 años de edad y 25 de servicio a la judicatura. Durante su mandato, esta mujer formidable había convertido a Nueva York en la primera jurisdicción de su país -es decir, del mundo- para solucionar conflictos contractuales entre empresas, uno de esos logros caracterizados por la discreción de lo perdurable. Como el resto de sus colegas, había sido nombrada por el gobernador y confirmada por el Senado estatal para un mandato de 14 años, que fue renovado.…  Seguir leyendo »