Paloma de la Nuez

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de diciembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

No vivimos tiempos de esperanza. Ni siquiera nuestros jóvenes parecen tener mucha confianza en el futuro. Más bien ocurre que la emoción política que lo impregna todo es el miedo. De hecho, en las últimas décadas, el miedo se ha convertido en objeto de investigación para filósofos, sociólogos y politólogos porque, entre otras cosas, esta «pasión triste» (en palabras de Spinoza) tiene consecuencias políticas y podría ser incluso otra de las causas de la crisis de la democracia liberal.

La percepción de que hemos perdido el control sobre nuestras propias vidas, de que no podemos hacer nada o casi nada para evitar las consecuencias del cambio climático, de una crisis económica mundial, de una guerra nuclear, de un atentado terrorista o de una epidemia global por citar solo algunos ejemplos, fomenta una angustiosa sensación de inseguridad, de peligro y vulnerabilidad, puesto que lo que no se puede controlar –como sabían muy bien los que pergeñaron el eslogan del Brexit– produce sufrimiento y malestar.…  Seguir leyendo »

Pensar y debatir políticamente

Una de las manifestaciones de la degradación de la conversación pública en nuestras democracias liberales consiste en la sustitución del debate político basado en argumentos racionales por la apelación a los sentimientos de cada cual, como si estos fueran los que legitiman cualquier decisión o postura política que se adopte, dando por hecho que los sentimientos no pueden ser sometidos a escrutinio racional alguno, por lo que toda discusión sobre los mismos sería inútil. Algo que ocurre no sólo entre nuestros representantes políticos, sino incluso entre los ciudadanos, muchos de los cuales asumen que no merece la pena discutir de asuntos políticos con colegas, amigos o incluso familiares, dado que no van a cambiar de opinión independientemente de los argumentos que se esgriman.…  Seguir leyendo »

Hoy en día se ha convertido en un lugar común hablar de la crisis de la democracia liberal, atacada desde dentro y supuestamente en vías de extinción (aunque no necesariamentede forma repentina o violenta) como resultado de su progresiva degradación. Se nos advierte del cada vez mayor desprecio por la cultura liberal y los valores occidentales que ella representa. Uno de ellos. el ideal de una ciudadanía activa y responsable.

Pero ¿tiene algo que ver la salud de la democracia con cómo se comportan en ella los ciudadanos?, ¿tienen los ciudadanos alguna responsabilidad en esta crisis?. ¿son ellos víctimas o culpables?…  Seguir leyendo »

Retrato póstumo de Adam Smith por autor anónimo, c. 1795 (Galería Nacional de Escocia)

Hace ya 300 años que el que es comúnmente considerado el padre de la ciencia económica naciera en Kirkaldy, un pequeño pueblo escocés de pescadores que pasaría a la historia, precisamente, por haber sido el lugar de nacimiento de este insigne liberal que fue profesor de Filosofía Moral en Glasgow (la Economía no existía entonces como disciplina separada y autónoma), y que escribió no solo su célebre obra sobre la riqueza de las naciones, sino también 'La teoría de los sentimientos morales', sin la que no se puede comprender correctamente su pensamiento, porque para Smith las cuestiones económicas se entrelazaban con la moral, la política, el derecho y la justicia.…  Seguir leyendo »