Paola Palazón Seguel

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de agosto de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Lidia Florencio protesta por el asesinato de su hija, Diana, afuera del Palacio Nacional de México el 14 de febrero de 2020. (Ginnette Riquelme/AP Photo)

México atraviesa por una profunda crisis de inseguridad y violencia hacia las mujeres. Las cifras oficiales exponen que, durante enero, aproximadamente 10 mujeres fueron asesinadas cada día, 73 de esos casos contándose como feminicidios. Entre estas cifras duras, frías, injustas y demoledoras por naturaleza, se asoman los daños colaterales con implicaciones humanas, sociales, familiares y económicas inimaginables.

Tan sólo el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) ha calculado, basados en las cifras de mujeres asesinadas entre diciembre de 2018 y junio de 2019, que los niños y niñas que posiblemente quedaron huérfanos durante ese período podría estar entre los 3,400 y 4,245.…  Seguir leyendo »

Cuando se habla de roles de género en la educación de los hijos y las labores domésticas en México, lo culturalmente aceptado es que los padres se involucren menos que las madres. Y por lo mismo, que no cambien pañales, no tengan licencia de paternidad en su trabajo, estén ausentes o no puedan cuidar a sus hijos mientras su mamá realiza otras actividades.

El país carece no sólo de condiciones sociales, sino también de políticas públicas que propicien la corresponsabilidad: ejercer los roles de padre y madre de forma igualitaria, equitativa y justa, cuando en la familia existan ambas figuras. La corresponsabilidad de roles debe ser atendida y promovida por el Estado y la sociedad bajo una lógica simple: no puede haber bienestar en las familias con padre y madre si no existen condiciones para ejercer la maternidad y la paternidad de manera igualitaria.…  Seguir leyendo »

Las mujeres que damos a luz, en muchas ocasiones, sufrimos de depresión posparto (DPP). Por lo general la vivimos en soledad: no hablamos por miedo al estigma social o por desconocimiento de lo que nos está pasando. Eso tiene que cambiar.

No podemos seguir callando sobre el tema ni permitiendo que las respuestas ante él sean: “No pasa nada, tiene las hormonas alborotadas porque acaba de parir. Ya pasará”. No podemos permitir otro: “¿Cómo vas a estar triste si te acabas de realizar como mujer? ¡Eres madre!”.

De acuerdo al Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, la DPP aparece en el embarazo, se mantiene durante las primeras cuatro semanas posparto y puede extenderse por dos años.…  Seguir leyendo »