Patricio Pron

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de junio de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Ante el dolor de los animales

El amor al prójimo —escribió Simone Weil— consiste en ser capaz de preguntarle cuál es su tormento, recordaba hace algunos meses la escritora Sigrid Nunez (Nueva York, 1951), de cuya nueva novela es epígrafe la cita. Cuál es tu tormento se interroga acerca de cómo afrontar una pérdida y un duelo de los que la autora ya habló en El amigo, publicada en 2018. Pero la diferencia sustancial entre ambas obras es que, mientras que en Cuál es tu tormento no hay consuelo, en El amigo sí lo hay, y es un perro, un gran danés que la narradora acoge a regañadientes tras el suicidio de su antiguo dueño.…  Seguir leyendo »

El trauma por la transgresión

No hay ningún perjuicio en no recordar quién fue Ernest Pinard y tampoco demasiado mérito en hacerlo. Pinard llegó a ministro del Interior del Segundo Imperio, pero terminó expulsado de su partido y no dejó otro legado que la prohibición durante prácticamente un siglo de siete de los mejores poemas de Las flores del mal. “¿Qué tienen las obras de arte para meterse en tantos problemas?”, se pregunta el filósofo y abogado británico Anthony Julius en el último número de la revista Liberties; a la media docena de ejemplos recientes a la que recurre para demostrar, como afirma, que vivimos en un momento en que “se presta una atención equivocada a la obra de arte”, “no se respetan las reivindicaciones del arte”, su “integridad” ni la creación y el arte es considerado “nada más que una mercancía, una declaración política, un insulto o una difamación” podrían sumarse otros más próximos al lector como la condena a la organizadora de la “Gran Procesión del Santo Chumino Rebelde”, cuyo único delito consistió en la representación realista de una vulva, el proceso a la revista satírica Mongolia, el veto al escritor y traductor catalán Víctor Obiols por parte de los agentes de Amanda Gorman, del que escribió brillantemente en este periódico Nuria Barrios, y las interminables y fútiles discusiones en redes sociales, donde parece imposible manifestarse en cualquier sentido sin que alguien decida que se lo está ofendiendo.…  Seguir leyendo »

Estatua de Stephen Douglas a la entrada del Capitolio de Illinois, Estados Unidos.Justin L. Fowler / AP

Unos meses atrás, John Guess Jr., director emérito del Museo de Cultura Afroamericana de Houston, tomó la decisión de exhibir en ese museo una estatua confederada como parte de un proceso de “curación” de las heridas de la esclavitud y el odio racial que aún permanecen abiertas. Guess respondió a las preguntas de la prensa con una mascarilla sanitaria en la que podía leerse “no puedo respirar”, las últimas palabras pronunciadas por George Floyd, el afroamericano cuyo asesinato por parte de un policía blanco el 25 de mayo de 2020 avivó las protestas en ese país, pero lo hizo para sostener que derribar estatuas no era la solución: 125 han sido echadas abajo desde mayo y otras 49 esperan su turno sólo en los EE UU.…  Seguir leyendo »

Unos días atrás, una conversación con el humorista Berto Romero en este periódico suscitó el tipo de reacción que casi toda afirmación de relevancia provoca en las redes sociales en nuestros días, una mezcla de rechazo estruendoso y tímida aprobación. Romero admitía haber dejado de pronunciarse sobre las divisiones en la sociedad catalana en torno al tema de la independencia porque su postura, “la equidistancia, no era apreciada”.

A lo largo de los últimos años, Berto Romero ha desarrollado en radio y televisión, así como en el teatro, un tipo de humor en español y en catalán cuyo sello distintivo es una cierta candidez; como el primer Woody Allen, Romero puede producir risas y al mismo tiempo inspirar ternura, y como Albert Pla, expresar ideas singularmente subversivas bajo la apariencia de la comedia de costumbres.…  Seguir leyendo »

Ha vuelto ha generado desde su publicación en Alemania en noviembre de 2012 un notable revuelo, ha vendido algo más de medio millón de ejemplares y ha sido portada de docenas de revistas y de suplementos culturales incapaces de ocultar su entusiasmo por esta sátira acerca de la sociedad alemana actual en la que Adolf Hitler aparece en un solar abandonado en las proximidades de la antigua Cancillería y se transforma, mediante una suma de candor y cálculo, en estrella televisiva con partido político propio.

Aunque su propio autor ha admitido haberse sentido sorprendido por el éxito de Ha vuelto, éste parece fácilmente explicable (y predecible) en un país profundamente interesado en su pasado nacionalsocialista y, en particular, en la figura de Hitler, de la que los alemanes nunca parecen tener suficiente.…  Seguir leyendo »