Paul Kennedy

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Septiembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Being about the only professor at a liberal, tolerant, cosmopolitan Western university who is known to be a practicing Catholic — baptized at the age of two weeks — I have been asked frequently in recent times about what I think will happen to the church in the light of Pope Benedict’s resignation. Will it split further, between conservatives and liberals? Will there be an African pope? When will there ever be female priests, then bishops? What about declining attendance of the European congregations (as opposed to the surging populations in the southern world)?

I sigh. When I turn to my daily newspapers, I sigh further, at the stereotyping, the false assumptions, the hostility in some quarters, the focus upon protocol rather than substance, the obsession with fiscal laxities at the Vatican rather than the proclaimed mission of Christ.…  Seguir leyendo »

La comunidad mundial tiene derecho a preguntarse qué pasa si su primera potencia no tiene realmente una política exterior coherente. ¿Qué pasa si, a pesar de que la retórica estadounidense que habla de una “gran estrategia”, en realidad no hay siquiera una estrategia? ¿Qué pasa, y esto es mucho más atrevido, si el hecho de no tener una agenda global evidente, de no proclamar que EE UU tiene un interés vital aquí, allá y acullá, es realmente una forma razonable de conducirse, sobre todo en la agitada e impredecible situación del mundo? ¿Es que ninguna otra potencia se ha enfrentado al mismo dilema que los EE UU de hoy?…  Seguir leyendo »

Este año, como los anteriores, la familia de mi mujer se reunió en la antigua granja de su abuelo en Shenandoah Valley, Virginia, para celebrar la fiesta nacional de Estados Unidos, el 4 de julio; es siempre una reunión deliciosa. Pero este año fue además una reunión rara, porque el 4 de julio caía en miércoles, en mitad de una semana laboral para una familia llena de empresarios, médicos, consultores y funcionarios. De modo que nos divertimos, en grupo y de diversas formas, el 1 y el 2 de julio, y el 3 la casa ya estaba casi vacía, mientras muchos se mostraban desilusionados por cómo había caído la fiesta.…  Seguir leyendo »

Existen dos maneras muy distintas de examinar el anuncio hecho por el presidente Obama en el Pentágono, a comienzos de este año, sobre los importantes recortes previstos en el presupuesto de defensa y, por consiguiente, el volumen de las fuerzas armadas de Estados Unidos.

La primera perspectiva es la del «hombre económico racional». Las reducciones del gasto militar son muy naturales y, de hecho, eran previsibles. Dado el patético estado actual de los déficits federales de Estados Unidos, y dada la necesidad de contención fiscal general, es justo que el ejército estadounidense asuma su parte en la nueva era de austeridad.…  Seguir leyendo »

Solomon Binding -algunos lectores lo recordarán- fue el personaje mítico creado por el ingenioso columnista inglés Bernard Levin para poner en solfa a los múltiples contratos, acuerdos y promesas «solemnes y vinculantes» (en inglés, solemn and binding) negociados entre el Gobierno de Harold Wilson y los sindicatos británicos durante la década de los setenta, probablemente la década más sombría y desesperada de ese país. El argumento de Levin era que los dirigentes del sindicato eran totalmente incapaces de cumplir sus promesas, que los objetivos de moderación salarial acordados eran incumplidos repetidamente y las huelgas se sucedían; por tanto, todo era una pura farsa, una obra de teatro político.…  Seguir leyendo »

Un parteaguas es una línea divisoria de aguas, un límite entre dos zonas en las que las aguas caen en direcciones opuestas. La palabra puede emplearse también para describir un fenómeno histórico y político: un hito, un momento trascendental, el instante en el que las actividades y circunstancias humanas atraviesan la línea divisoria que separa una época de la siguiente. Mientras ocurre, son muy pocos los contemporáneos que se dan cuenta de que han entrado en una nueva era, a no ser, claro está, que el mundo esté saliendo de una guerra cataclísmica, como las de Napoleón o la II Guerra Mundial.…  Seguir leyendo »

Hace 10 años, un plan terrorista muy bien coordinado desembocó en un ataque contra Estados Unidos con cuatro aviones de pasajeros secuestrados y una catastrófica pérdida de vidas humanas. Lo peor fue la destrucción de las torres del World Trade Center en el sur de Manhattan, que provocó la muerte de casi 3.000 personas inocentes. Las consecuencias negativas para EE UU fueron inmediatas, la Bolsa cerró y luego sufrió un gran descenso, y el sistema de infraestructuras también estuvo cerrado durante un tiempo. El mundo observó, espantado, y muchos pensaron que le estaba muy bien empleado al arrogante Imperio Americano; en el mundo árabe, incluso en países supuestamente amigos, hubo muestras de júbilo en las calles.…  Seguir leyendo »

Quienes acostumbren a husmear en las páginas de opinión y en las secciones de finanzas y moneda de la prensa más autorizada al respecto -por ejemplo, The Wall Street Journal, Financial Times o The Economist- habrán detectado, en las semanas precedentes, la aparición de un interesante debate: concretamente el suscitado entre banqueros y economistas, a propósito de cómo sería nuestro mundo si el dólar estadounidense perdiera su peculiar estatus de única moneda de reserva mundial y pasara a ser, simplemente, una de las tres monedas de ese tipo junto al euro y el yuan. El debate volvió a suscitarse por un informe del Banco Mundial del 17 de mayo sobre los principales cambios en las economías mundiales en el que se señalaba que media docena de países emergentes (Brasil, China, India, Indonesia, Corea del Sur y Rusia), al convertirse en los principales protagonistas del crecimiento económico mundial, están perdiendo su dependencia del dólar como moneda de referencia en sus intercambios financieros y se desplazan hacia un régimen con al menos tres monedas de reserva.…  Seguir leyendo »

Mientras escribo este artículo estoy volando hacia lo que los europeos, desde su punto de observación centrado en el meridiano de Greenwich, tradicionalmente han llamado «Lejano Oriente». Los franceses, siempre inclinados a exagerar las cosas, llaman a esta región del este de Asia «Extremo Oriente» (lógicamente, supongo que una descripción justa de California podría ser la de «Extremo Occidente»).

Cuando, hace ya bastantes años, volé por primera vez a Seúl, la capital de Corea del Sur, a otros delegados de la conferencia y a mí no se nos permitió abandonar el hotel debido a los disturbios estudiantiles que tenían lugar en la calle.…  Seguir leyendo »

Now that the noise and dust is, for the moment, beginning to settle in the two controversial debates of this last month — the domestic American debate over the Federal Reserve Bank’s new $600 billion bout of quantitative easing (QE2), and the parallel G-20 quarrels in Seoul over currency manipulation — it may be possible to think more cold-bloodedly about the implications of both issues, and of their connectedness. For connected they surely are.

But first let us consider why there was such heat and dust over these two political spats, one about Federal Reserve Chairman Ben Bernanke’s further “easing” (a lovely, comforting term) of federal bonds, and the other disagreement, swirling around the G-20 meeting, about exactly who was distorting international currency exchange rates most — China, the United States or the rest of the world.…  Seguir leyendo »

Ahora que, de momento, el ruido ha cedido y el polvo se va posando sobre los dos controvertidos debates del mes pasado -el debate doméstico norteamericano sobre la nueva fase de expansión cuantitativa de 600.000 millones de dólares puestos en circulación por la Reserva Federal y las discrepancias que, en paralelo, surgieron en el G-20 de Seúl a propósito de la manipulación de divisas- tal vez sea posible pensar con más sangre fría sobre las implicaciones de ambos asuntos y sobre su conexión.

Pero primero parémonos a considerar por qué se producía tanta polvareda en torno a estas dos rencillas, la una sobre la nueva «expansión» (un término encantador y reconfortante) de bonos del Tesoro por parte de Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, y la otra sobre las turbulencias en la reunión del G-20 respecto a quién estaba distorsionando más los tipos de cambio de sus monedas, si China, Estados Unidos o el resto del mundo.…  Seguir leyendo »

Let us begin with a few abstract matters. Suppose there is Country A, which has its own denominated currency and trades with many other nations, including Country B, which has its separately denominated currency. Suppose the former complains that the latter’s currency is undervalued, thus unfairly hurting the export trades of Country A and making imports to its insatiable citizens unreasonably cheaper than they should be. Then — a big leap of faith here — suppose the currency value of Country B alters, and gets stronger, and stronger, and stronger. What happens then?

Resist an immediate turn to President Obama’s recent two-hour meeting with Chinese Prime Minister Wen Jiabao in New York, where Obama pressed for the renminbi’s rise, and stay firmly with the abstract.…  Seguir leyendo »

I recently returned from my usual summer stay in South Korea, teaching international affairs at Kyung Hee University in Seoul. Every time I visit that remarkable peninsular nation, I am struck by two things, vastly in contrast.

The first is its prosperity and the people’s very clear economic purpose to drive forward to an even better life. The second is its strategic and military insecurity, its acute sense of precariousness, its daily awareness that military power counts. But this time the fact of this dichotomy — the economic well-being of South Korea, and its apprehensions about war and disaster — was greater than I had ever noticed before.…  Seguir leyendo »

Hace ahora poco más de 70 años, el 10 de mayo de 1940, un robusto y controvertido político británico entró en el Palacio de Buckingham para ser recibido por el rey Jorge VI. El rey le pidió que aceptara ser primer ministro. Se llamaba Winston Churchill.

Ese cambio de liderazgo se ha considerado decisivo. La opaca y deshonesta década de los años treinta había pasado; ahora era el turno de «sangre, fatiga, sudor y lágrimas» y de una ardua victoria final. Si algo podía demostrar el argumento de Thomas Carlyle sobre la importancia del «Gran Hombre» en la historia, ahí estaba.…  Seguir leyendo »

¿Qué debe hacer un país cuando, teniendo intereses y obligaciones en todo el mundo, se enfrenta a multitud de desafíos externos y amenazas potenciales?

Pues quizá tenga que pensar más y con más coherencia que antes. Quizá necesite respirar hondo, tragar saliva y tomar decisiones difíciles. Quizá, para mantener simplemente sus intereses fundamentales, tenga que ser bastante despiadado. Quizá ese país -y está claro que me refiero a los Estados Unidos del atribulado mundo actual- necesite reevaluar su posición y su futuro en el ámbito internacional.

Hace unos días, el Pentágono presentó el Resumen Cuatrienal de Defensa a que le obliga el Congreso: un exhaustivo informe que, realizado por los más perspicaces expertos en planificación de la defensa, indica dónde es más probable que estén los principales desafíos del país en materia de seguridad, apuntando, por tanto, qué decisiones habrá que tomar, tanto en lo tocante a prioridades regionales como al gasto en armamento.…  Seguir leyendo »

Durante 2008, un grupo de trabajadores de una institución humanitaria y de ayuda al desarrollo inició la construcción de unas escuelas en una región oriental del Congo devastada por la guerra. Da la casualidad de que uno de los administradores del proyecto es mi hijo mayor, Jim Kennedy, de manera que la familia ha recibido un chorro de fotos digitales de escuelas a medio construir, grupos de muchachos aprendiendo encantados el arte de mover marionetas y otras señales de que las cosas están mejorando.

A menudo me veo asintiendo con la cabeza acerca de lo que el caso me dice, alentadoramente, a propósito de nuestra interconexión global: he aquí un proyecto financiado por la Agencia Noruega de Auxilio, dirigida por un inglés educado en universidades de Bélgica, China, Holanda y el Reino Unido, trabajando en proyectos de ayuda humanitaria, informando por Internet a miles de millas de distancia, protegido por tropas pacificadoras paquistaníes de Naciones Unidas… y todo ello en Goma, escenario de El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad.…  Seguir leyendo »

En una grotesca escena de la película de Monty Python La vida de Brian aparece una gran multitud esforzándose por captar las palabras de Jesucristo durante el Sermón de la Montaña. A falta de altavoces y amplificadores, los situados al fondo, que no dejan de discutir entre sí, confían en que alguien de delante les repita las palabras de Jesús. Como era de esperar, lo transmitido se da de tortas con el mensaje original. De esta forma, «Bienaventurados los pacificadores» se convierte en «Bienaventurados los panificadores». Señales en verdad contradictorias.

Al escuchar la sorprendente noticia de que al presidente Obama le habían concedido el Premio Nobel de la Paz, no pude sino sorprenderme de lo habitual que es desde hace tiempo que el comité noruego envíe mensajes contradictorios sobre sus intenciones y razonamientos.…  Seguir leyendo »

Está en marcha un debate muy interesante en medios académicos sobre la suerte a largo plazo del dólar estadounidense como suprema divisa para las transacciones en moneda extranjera y, cosa más importante, para las reservas de divisas de los Gobiernos nacionales, las empresas multinacionales y los productores de petróleo, gas y otras materias primas.

En la cumbre del G-20 que se celebró en Londres el pasado abril, llamó la atención de los periodistas que el Fondo Monetario Internacional recibiera una asignación de 250.000 millones de dólares en derechos especiales de giros (DEG). Dos meses después, la cuestión volvió a surgir en Ekaterimburgo (Rusia).…  Seguir leyendo »

¡Vaya por Dios! En medio de la crisis que está teniendo lugar en Irán, una crisis que podría conducir al país a una terrible guerra civil, el Partido Republicano estadounidense acusa al presidente Obama de mostrarse «apocado y pasivo» por no pronunciarse claramente en contra de la violencia con la que se están reprimiendo en Teherán las protestas de la oposición.

¿No debería ser Estados Unidos, el líder reconocido (y a menudo autoproclamado) del Mundo Libre, el primero en criticar lo que está sucediendo en Irán, donde se arresta a los dirigentes de la oposición, se reprimen violentamente las protestas públicas y se expulsa del país a los periodistas extranjeros?…  Seguir leyendo »

Hace unos 500 años, en algunas zonas de Europa occidental, ocurrió algo curioso en la sociedad humana. En vez de pequeñas unidades territoriales -ducados, principados, ciudades libres, áreas gobernadas por caudillos anárquicos y fronteras llenas de violencia- aparecieron varias naciones-Estado (España, Francia, Inglaterra y Gales), cuyos Gobiernos poseían poderes extraordinarios: el monopolio del ejército y la policía, el derecho a recaudar impuestos y el establecimiento de estructuras uniformes de gobierno, además de una asamblea nacional, una lengua común, una bandera, un sistema de correos y todos los demás atributos de la soberanía que los 192 miembros actuales de la ONU dan por descontados.…  Seguir leyendo »