Pedro Ibarra

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En el artículo anterior (EL CORREO, 3-9-08) argumentaba cómo la consulta es un procedimiento constitutivamente opuesto a la imposición, y cómo determinadas prácticas participativas complementan, refuerzan, la densidad democrática. Otro de los argumentos centrales de los críticos de la consulta es el de la división, el enfrentamiento, la confrontación. Veamos. Indudablemente el mejor modo de no asumir la existencia de diferencias en la sociedad es desconocerlas, negar su existencia. Esta opción a favor de la pacificación a través de la ceguera funcionaría todavía mucho mejor si se eliminasen las elecciones. Si se da por supuesto que todo el mundo piensa igual y quiere lo mismo, el gobernante de turno es perfectamente capaz de conocer tan simple y homogéneo pensamiento, y puede prescindir de las elecciones...…  Seguir leyendo »

Parece que el asunto de la consulta está en fase terminal. Los tribunales darán la razón al Gobierno; surgirán moderadas protestas; la consulta no se llevará a cabo; aunque esto ya es otra historia, los partidos nacionalistas podrán -o no- obtener alguna ventaja electoral en las próximas elecciones. Y a esperar a la próxima iniciativa
Por eso ya puede ser el momento de evaluar el proceso, y hacerlo considerando una de las críticas más persistentes hechas a la consulta. Su carácter antidemocrático. Nada que oponer a que los líderes de opinión de esta especie de 'frente anticonsulta', tan omnipresente en los medios de comunicación, se queden satisfechos por que la consulta no se celebre, pero sí mucho que oponer a su previsible afirmación de que tal fracaso es el triunfo de la democracia frente a la imposición.…  Seguir leyendo »

Un primer grupo de críticas contra la reciente propuesta política del lehendakari al presidente Rodríguez Zapatero puede sintetizarse en dos palabras: aislamiento e irrealismo. Es una apuesta hecha en solitario, autista, mesiánica, sin apoyo alguno. Y no conecta con la realidad, con lo que realmente preocupa a la gente en general y a muchos partidos políticos en particular.

Creo, sin embargo, que los detractores estarían de acuerdo con el hecho de que en la sociedad vasca existe una mayoría -cercana al 70% de los ciudadanos- que está interesada en el establecimiento de un nuevo marco de autogobierno, o más exactamente de mayor autogobierno.…  Seguir leyendo »

Criticábamos en el articulo anterior (EL CORREO, 9-10-07) dos de los argumentos utilizados para rechazar la consulta con ETA activa, porque, se nos decía, con su violencia se vería deslegitimada la consulta, bien por un situación de desigualdad generada por la amenaza terrorista, bien porque las decisiones políticas que en la misma se adoptasen estarían determinadas por la violencia. Argumentábamos cómo tal desigualdad no existe en la práctica a la hora de afrontar una eventual consulta, y que por otro lado el impacto de la violencia de ETA en las conductas políticas individuales y colectivas en modo alguno resultaba determinante.

En este sentido, conviene volver a recordar cómo sociedad y clase política han retirado a ETA su estatus de interlocutor político (en su día sí lo tuvo).…  Seguir leyendo »

La consulta que en un futuro planteará el Gobierno vasco versará entre otras cosas, y expresa o implícitamente, sobre la capacidad política decisoria de la sociedad vasca. Algo así como si la comunidad vasca tiene capacidad y derecho a decidir sin restricciones previas sobre su autogobierno y, en este sentido, establecer las relaciones políticas que considere adecuadas con el Estado nación español.

Voces provenientes de diversos ámbitos políticos se opusieron, se oponen y se opondrán a la consulta mientras, nos dicen esas voces, ETA siga actuando; o mientras ETA siga existiendo, aunque no siga actuando (esta diferencia nunca queda demasiado clara entre los diversos opositores).…  Seguir leyendo »