Pedro Pitarch

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Míster Obama recuerda al típico sheriff justiciero de las novelas de Marcial Lafuente Estefanía, tan populares en los años 60. En mayo de 2009, para cambiar de estrategia en Afganistán, el presidente muescó las cachas de su revólver tras freír al general McKiernan. A éste le sucedió el general McChrystal, hasta junio de 2010, cuando Obama desenfundó otra vez y también lo liquidó. Las opiniones sobre su presidente atribuidas a McChrystal en el famoso reportaje de la revista «Rolling Stone» fueron las razones «oficiales» para ese dramático desenlace. Pero releyendo con calma esa crónica, el espectador no niega que lo dicho sobre el presidente fue algo indiscreto e inoportuno, posiblemente una falta, pero de una gravedad controvertible.…  Seguir leyendo »

Hace algunas semanas, en esta misma página, alertaba sobre lo indeseable de politizar a los Ejércitos, así como de abusar del sentido de la disciplina de los uniformados. Estas reflexiones surgían de la utilización de los tres jefes de Estado Mayor (Tierra, Armada y Aire) como escudo político partidista, en un rifirrafe en el Senado, el pasado 8 de junio, sobre el contestado nuevo Reglamento de Honores Militares. Ahora, navegando por internet, el espectador se encuentra con algo todavía más áspero: la foto. Está colgada desde el 2 de julio pasado en la página del Ministerio de Defensa. Es una fotografía de «estudio» en la que la ministra y el JEMAD (que miran fijamente a la máquina), y los tres jefes de Estado Mayor (que evaden su mirada en el vacío) presentan a la cámara, a la manera como se promociona un nuevo detergente, sendos ejemplares del proyecto de ley orgánica de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas.…  Seguir leyendo »

Sigue enconado en el ámbito castrense el corrosivo debate interno por el desarrollo de la ley de la carrera militar. Sorprende el silencio del Ministerio de Educación sobre el reconocimiento académico del título de grado universitario, por la mera superación de un curso de adaptación organizado y desarrollado exclusivamente en el seno de Defensa. El espectador llega a pensar que, posiblemente, en el correspondiente proceso de regulación orgánica se omitiera alguna preceptiva consulta a aquel ministerio. Algunos se tapan los orificios nasales. La pasividad de la Conferencia de Rectores de universidades españolas, ante algo tan significativo para el ordenamiento educativo general, también resulta extraña.…  Seguir leyendo »

La carrera militar ha sido tradicionalmente considerada como una referencia de consistencia, transparencia y rigor. Pero en los dos últimos años aquellos presupuestos se han degradado. Hoy, en un marco de polémica general, campan la incoherencia, la turbiedad y la incertidumbre. Y tal estado de cosas no es bueno para una institución que para poder cumplir, bajo la dirección del Gobierno, las misiones asignadas en el artículo 8 de la Constitución y en el 15 de la ley orgánica de la defensa nacional, debe presentarse disciplinada, jerarquizada y unida.

Un general paracaidista ya fallecido, excelente mando, sabio y agudo como buen gallego, solía decir (medio en broma, medio en serio) que lo bueno de las «rajadas» es que unían mucho a la gente.…  Seguir leyendo »

Un soldado de la infantería española, Pedro Calderón de la Barca, en su genial auto sacramental, «El gran teatro del mundo», describe la actividad humana como un teatro donde cada individuo juega un papel. Esa concepción calderoniana de lo humano, llevada al gran teatro español de la Defensa, suscita gran pasmo en el espectador, quien presencia dos representaciones simultáneas bien distintas. En un lado observa un crudo y austero escenario exterior con tres tablados principales: Afganistán, el Índico y el Líbano, donde operan contingentes militares españoles. En el otro contempla un benigno y abigarrado escenario interior donde actúan las grandes figuras de Defensa.…  Seguir leyendo »

La operación Mushtarak (Juntos), desencadenada el 12 de febrero por las fuerzas de la OTAN en la provincia de Helmand (Afganistán), constituye un hito muy importante en el desarrollo del conflicto afgano. Puede entenderse como el primer paso para la implementación de la nueva estrategia de la OTAN (en realidad estadounidense) e incluye un mensaje con dos destinatarios principales. El primero es la insurgencia, con la que se pretende una negociación posterior desde una posición de fuerza. El segundo son las opiniones públicas de los países de la OTAN, a las que pretende insuflar una nueva esperanza en que el desarrollo del conflicto permita rescatar a las respectivas fuerzas militares del lodazal afgano.…  Seguir leyendo »

«Al Rey corresponde, previa autorización de las Cortes Generales, declarar la guerra…» Esto da pie a que algunos argumenten que, en tanto no se ejerza tal precepto constitucional, las tropas españolas desplegadas en Afganistán no estén participando en una guerra. Pero el asunto no se puede despachar tan fácilmente, porque en el siglo XXI y en el actual panorama de seguridad la idea de guerra «clásica», a la que seguramente se refiere la Constitución, ha mutado. Curiosamente, en este escenario se podría ir más lejos y concluir que el gran trabajo realizado por los padres constituyentes alcanzó lo sublime cuando, al reglar formalmente la manera de estar en guerra, lograron simultáneamente erradicarla.…  Seguir leyendo »

El término guerra es de común aplicación. Se habla de la guerra del fútbol, de la guerra de precios en las rebajas o de dar mucha guerra cuando un niño es insoportablemente travieso. Se podría afirmar así que la palabra está muy devaluada. Entonces, ¿por qué es tan agrio el debate alrededor del término guerra? Pues porque, aunque parezca contradictorio, lo sustantivo no es el nombre sino su adjetivación. Y esto, en el caso que nos ocupa, tiene mucho más alcance que el de una mera cuestión semántica. Es el maridaje entre el concepto y la geografía (guerra y Afganistán) lo que da base al enconado debate político.…  Seguir leyendo »

La reintegración de Gibraltar a la soberanía española ha sido un objetivo principal, un factor común, en las políticas generales de los gobiernos españoles durante los últimos tres siglos. Como ninguna de esas políticas ha llevado a la consecución de aquel objetivo, entonces ¿qué hay de noticiable en el creciente rosario de incidentes alrededor de la Roca de los últimos tiempos? (el último, la retención de 4 guardias civiles que perseguían a presuntos narcotraficantes). Pues lo novedoso es que esa escalada se está produciendo precisamente en un periodo de gestos españoles de «buena voluntad», que no se han traducido en avances hacia el objetivo español, sino más bien se ha ido en la dirección contraria.…  Seguir leyendo »

Todos nos sentimos aliviados cuando se anunció oficialmente que los secuestrados del Alakrana estaban en libertad (que no liberados). El subsiguiente debate político comenzó inmediatamente y cada uno trata de llevar el ascua a su sardina; las cosas son como son. La verdad es que materia para la controversia «hayla».

Es momento para comenzar a aportar algunas reflexiones más técnicas, para colaborar en lo que en argot militar son las «lecciones aprendidas». No es tarea fácil; hay demasiadas oscuridades, contradicciones, informaciones parciales y omisiones notables. Aclararlas ayudaría a saber lo que fue y lo que no debería haber sido.

Se extiende una percepción de humillación al Estado.…  Seguir leyendo »

El debate político comparativo de las operaciones españolas en Afganistán no favorece el clima de apoyo nacional que nuestras tropas tienen derecho a esperar, especialmente cuando su despliegue en ese teatro responde a una decisión legítima de la autoridad constituida y, desde la entrada en vigor en 2005 de la Ley Orgánica de la Defensa Nacional, cuenta con el refrendo explícito del Congreso de los Diputados. Nada que decir sobre el derecho de unos y otros a discutir de lo que quieran; no faltaba más. Tampoco se cuestiona el intento de obtener réditos políticos, si éste fuera el caso, debatiendo sobre si las actividades que desarrollan hoy las fuerzas españolas son iguales o no a las que hacían cuando fueron inicialmente desplegadas en Afganistán en 2002.…  Seguir leyendo »

Estrasburgo es un gran mirador del escenario europeo, así como el mando del Eurocuerpo es una singular atalaya de su dimensión militar. Desde ellos se constata con cierta pena el enorme déficit defensivo europeo, porque la ausencia de una capacidad defensiva propia, autónoma y suficiente margina a Europa en un futuro orden multipolar.

Jean Monet decía que Europa se unifica alrededor de grandes proyectos concretos. Pero en la seguridad y la defensa no se ha lanzado todavía un proyecto serio de vertebración. Y sin una sólida Europa de la defensa no habrá Europa política. Porque, más allá de declaraciones de tono europeísta y ansia mediática, los hechos muchas veces muestran desinterés (cuando no incompetencia) y agendas nacionales prioritarias.…  Seguir leyendo »

«Una concepción moderna de la seguridad europea debe contemplar tanto a EE.UU. como los legítimos intereses de seguridad de Rusia». Hacía yo esta afirmación a un periódico el día antes de mi toma de posesión como Comandante General del Eurocuerpo. En aquel momento, con el señor Bush «en lo alto del machito», algunos acogieron con sorpresa esa idea que iba contracorriente. El resultado favorable a las tesis de Moscú de la crisis caucásica del verano de 2008, así como la reciente decisión de la nueva administración norteamericana de suspender el proyecto de despliegue del escudo antimisiles en Polonia y Chequia, parecen confirmar, finalizando ya mi mandato de dos años en Estrasburgo, la bondad de la «arriesgada» afirmación de entonces.…  Seguir leyendo »