Pedro Sánchez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El Parlamento británico ha decidido rechazar la ratificación del Acuerdo de Retirada alcanzado entre los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea y el Gobierno de Reino Unido. Lo ha hecho a pesar de las garantías suplementarias que, con gran esfuerzo, se habían ofrecido por parte de la Unión. Esta decisión, que lamento profundamente, supone prolongar el contexto de incertidumbre a poco más de dos semanas de la fecha en que teóricamente debería materializarse el Brexit. Hay muchas lecciones que podemos extraer de un proceso que mantiene al pueblo británico en un auténtico callejón sin salida.

Es imposible entender el Brexit sin tener en cuenta la conjunción de tres factores.…  Seguir leyendo »

Cuando en diciembre de 1978 los españoles ratificaron la Constitución, dieron el visto bueno a un texto legal, pero, sobre todo, certificaron la llegada de un viejo anhelo. El de una democracia plena, estable, en cuya ley fundamental todos los partidos y territorios hubieran participado, y en la que todos los españoles se sintieran reconocidos. El resultado del referéndum así lo demostraba. Por fin íbamos a poder aspirar a ser como los países más admirados de nuestro entorno, aquellos que nos habían servido de espejo en el que mirarnos durante los oscuros años del franquismo.

Cuarenta años han pasado desde entonces, y la Constitución ha cumplido con creces las expectativas.…  Seguir leyendo »

El pasado 27 de octubre, el independentismo catalán consumó, con la votación de una Declaración Unilateral de Independencia, la fractura social de Cataluña. Lo hizo, formalmente, dando continuidad a una huida hacia ninguna parte, que se inició con la suspensión de la legalidad estatutaria y constitucional. Y materialmente, abriendo una brecha emocional en una tierra, Cataluña, que no se entiende sin España, del mismo modo en que no cabe imaginar una España sin Cataluña.

A lo largo de estos meses, el señor Puigdemont y el bloque secesionista han violentado las normas esenciales de la convivencia democrática en España. Instaurando, de facto, una legalidad paralela construida sobre la ficción de una soberanía mutilada que olvida la pluralidad de la sociedad catalana y en la que se ha llegado a identificar quien tenía o no la condición de Pueblo de Cataluña; quién era más o menos catalán en función de su afinidad con el independentismo.…  Seguir leyendo »

Reformas para el progreso

En el día de ayer PSOE y Ciudadanos alcanzamos un acuerdo de legislatura. Culminan así largas jornadas de trabajo que, además de proponer un conjunto coherente de medidas para la reforma progresista de nuestra sociedad, muestran una forma de hacer que ya es, en sí misma, una reforma de nuestra vida política.

La sociedad española ha expresado una fuerte demanda de cambio. Y ese cambio no es sólo un cambio de fondo en las políticas, sino también un cambio en la actitud y en la práctica a la hora de hacer política. Es decir, abandonar el verbo vetar y abrazar el verbo acordar.…  Seguir leyendo »

El artículo segundo de la Constitución de 1812 afirmaba: “La nación española es libre e independiente, no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona”. Sería ingenuo que, dos siglos después, alguien pensara que puede ser solo el proyecto de un dirigente o un partido. España es y será el fruto del trabajo, las esperanzas y los proyectos de millones de españolas y españoles que viven y se desviven tratando de sacar adelante sus vidas y las de sus familias. Para que el sueño de un dirigente político, por bienintencionado que sea, se haga realidad, para que el sueño de un partido cambie la vida de la gente, tiene que ser un sueño compartido por millones de personas, por una mayoría mucho más amplia que la de sus simpatizantes y votantes.…  Seguir leyendo »

Siempre hay tiempo si hay voluntad

Unos, los inmovilistas, nunca ven el momento para dialogar con los separatistas. Los otros, los separatistas, creen que ya es demasiado tarde para hablar con nadie. Sin embargo, es imposible resolver los conflictos sin diálogo. Y como la única victoria política concebible es la que resuelve los problemas, solo podemos concluir que unos y otros han renunciado a la victoria. Se conforman con el sucedáneo de la victoria que consiste en ver derrotados a los contrarios, aunque los vencidos sean la mitad de sus conciudadanos, aunque esa victoria la tengan que celebrar sobre una sociedad dividida de una forma que desconocemos en democracia.…  Seguir leyendo »

Hoy hace veinte años que fue perpetrado el mayor genocidio que ha conocido Europa desde la II Guerra Mundial. Cerca de nosotros, en el enclave serbo-bosnio de Srebrenica, 8.000 seres humanos, todos ellos varones, eran arrancados de los brazos de sus madres y esposas para ser asesinados por la sola razón de ser diferentes a sus asesinos. Diferencia que estos basaban torticeramente en razones raciales para justificar aquella injustificable y horrenda operación de “limpieza étnica”, cuando la etnia era y es esencialmente la misma: yugoslava, esto es, eslava del sur. Las diferencias —mucho menores que las afinidades— habría si acaso que buscarlas en razones identitarias llevadas hasta el paroxismo.…  Seguir leyendo »

Mayoría, acuerdos y mayorías

A tenor de mucho de lo que escuchamos y leemos estos días parecería que una sombra tenebrosa se cierne sobre España: la sombra de los acuerdos. Buena parte de los creadores de opinión, de los medios de comunicación, y dirigentes de algunas fuerzas políticas, se han unido en santa cruzada para acosarla y combatirla.

La sorpresa es que esa sombra ha aparecido de repente: sólo se ha manifestado, a ojos de quienes lo ven y lo temen, tras los resultados de las elecciones del 24 de mayo, pese a que esos resultados se venían cantando y, en alguno de sus aspectos, auspiciando por esos mismos medios de opinión.…  Seguir leyendo »

Tres años después de que el Partido Popular aprobase su reforma laboral, el paisaje de nuestro mercado de trabajo es desolador: 5,4 millones de españoles desempleados, 2 millones de ellos desde hace más de 2 años y casi 4 millones sin ninguna prestación. Dos millones de jóvenes no encuentran trabajo y 500.000 ya se han marchado de España.

Si el compromiso de Rajoy fue acabar con el desempleo, su reforma laboral acabó con los derechos de los trabajadores. El Gobierno se defiende señalando al crecimiento del empleo, el problema es la realidad: medido por horas de trabajo, desde 2011 hemos perdido el equivalente a 1,4 millones de ocupados.…  Seguir leyendo »

Hace 18 años, el asesinato de Ana Orantes, quemada viva por quien había sido su marido, estremeció a todo el país. A pesar de que era la tercera mujer que moría de ese modo tan cruel, su tragedia sacó por fin del silencio la violencia de género, colocó el foco en el sufrimiento de las víctimas y sacudió la conciencia ciudadana. El trabajo sostenido desde aquellos años, llevó a España a la vanguardia de la lucha contra esta violencia. Dieciocho años después vuelven a encenderse todas las alarmas.

El lunes, el Gobierno presentaba los resultados de la macroencuesta de 2015, un estudio que se realiza cada cuatro años.…  Seguir leyendo »

A veces resulta necesario explicar lo evidente; y también a veces, esa necesidad se hace imprescindible cuando lo evidente afecta a elementos esenciales de nuestra convivencia que, en consecuencia, deberían constituir parte del acerbo común de los ciudadanos y, por ello mismo, de sus representantes políticos.

Es una sensación que he tenido desde que, hace unas semanas, muy cerca de nosotros, en París, viví en directo el clamor de millones de ciudadanos que, tras un brutal atentado, salieron a las calles a proclamar su decisión de, todos juntos, hacer frente al terrorismo y también su voluntad de defender su sistema de libertades y derechos.…  Seguir leyendo »

De nuevo el elefante está en la habitación y nadie lo quiere ver. Europa ha comenzado el nuevo año discutiendo la posibilidad de que Grecia abandone el euro. Mientras que los analistas tienden a centrarse en si esto ayudaría a Grecia o en el riesgo de contagio a otros países de la eurozona, pocos están hablando de lo que realmente importa, es decir, de cómo podemos resolver la crisis del euro de una vez por todas. Porque no se trata solamente de una crisis griega, sino que lo es de todos aquellos países en donde el crecimiento continúa estancado, crece la desigualdad y se desvanece la esperanza.…  Seguir leyendo »

n nuestra tradición, estos días de fiesta son también días de balance. Hacen balance las empresas, las instituciones y las familias. Hacemos balance las personas. Echamos la vista atrás y tratamos de evaluar cómo nos ha ido el año, porque ese balance es también una condición necesaria de la promesa del año que empieza. Como le ocurre a las personas, a las familias y a las empresas, la política también se hace un propósito cuando comienza un ciclo, sea el del año o el de la legislatura. Y, precisamente ahora, nos encontramos al comienzo del año que cierra el ciclo de la presente legislatura.…  Seguir leyendo »

En nuestras asambleas y nuestros debates, la izquierda en general y los socialistas en particular, proclamamos con vehemencia que la economía debe estar al servicio de la ciudadanía y no al contrario, y que los poderes económicos no pueden imponerse sobre derechos fundamentales de los españoles como la sanidad, la educación o la protección ante el infortunio, la vejez o la discapacidad. Para nosotros, la prioridad absoluta de la acción política debe ser la garantía de esos derechos sociales, además, por supuesto, de la defensa de los derechos fundamentales ya reconocidos en nuestra Constitución. Sin la protección de esos derechos no hay igualdad, no hay justicia social y no hay, en consecuencia, libertad verdadera.…  Seguir leyendo »

Si cualquiera de nosotros se detiene un momento, si se abstrae por un rato del tráfago cotidiano, se da cuenta de que una extraña contradicción atraviesa la vida de la España de hoy. Junto a la indignación que no mengua, junto al griterío de la política mediatizada, junto a los problemas reales que explican la indignación y el griterío, transita la vida de quienes son capaces de afrontar el dolor con fortaleza y serenidad; de quienes, en mitad de todos los escándalos e injusticias, son capaces de un juicio ecuánime.

No se trata de personas estúpidas o insensibles, sino de hombres y mujeres fuertes y juiciosos, que no se dejan arrastrar por la corriente.…  Seguir leyendo »

Cuando en el mes de julio pedí a la Delegación Española del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo que no apoyase la elección de Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión, lo hice por un principio de coherencia política.

En la campaña electoral de las elecciones europeas, los socialistas decíamos que Juncker, por haber sido uno de los líderes europeos defensores de esa austeridad a ultranza que tanto sufrimiento ha provocado y tan ineficaz ha resultado, no nos parecía la persona adecuada para afrontar los retos a los que se enfrenta la Unión Europea. Por coherencia con esa posición, decidí que el PSOE no apoyase su candidatura a la presidencia de la Comisión.…  Seguir leyendo »

Son ya seis los años de crisis económica y sus resultados son desoladores. No sólo se ha destruido buena parte de nuestro tejido productivo y millones de puestos de trabajo sino que la crisis también ha contaminado muchas de las bases —políticas, sociales, culturales— sobre las que los ciudadanos habíamos construido nuestras vidas.

Lo que durante años fueron certezas, hoy son incertidumbres. Si el trabajo era garantía de un proyecto de vida, hoy no lo hay para millones de españoles y muchos más viven con trabajos precarios o salarios de estricta subsistencia que impiden asumir riesgos, desear hijos, disfrutar de las oportunidades que, hasta ayer mismo, ofrecía la vida.…  Seguir leyendo »

Están invitados a exigirnos

Últimamente se ha utilizado mucho la expresión «regeneración democrática» para tratar de dar cobijo conceptual a un conjunto de reformas que el Gobierno ha apadrinado y que ha tratado de vender como la panacea a nuestras pandemias sociales. Sin lugar a dudas apoyaremos todo lo que sea razonable y eficaz para fortalecer la democracia y prevenir la corrupción, pero me parece importante destacar que el Partido Socialista tiene una concepción bastante más amplia de lo que es democracia y de lo que convendría «regenerar». La democracia no es tan solo votar cada cuatro años, es una forma de gobernar que, siguiendo a Dahl, para su plena efectividad y calidad requiere una alta participación e implicación ciudadana en los asuntos públicos; un sistema electoral suficientemente representativo; una ciudadanía informada que conoce las políticas existentes, las alternativas posibles y sus previsibles consecuencias; una sociedad sin desigualdades lacerantes y sin exclusión social; un respeto escrupuloso a la ley; y, finalmente, un electorado que controla la agenda del sistema y del Gobierno.…  Seguir leyendo »

En una de sus más célebres y profundas intervenciones en las Cortes, Manuel Azaña nos enseñó que cuando un problema —sea cual sea su índole o naturaleza— “adquiere la forma, el tamaño, el volumen y la línea de un problema político, entonces es cuando este entra en los medios y en la capacidad y en el deber de un legislador o de un gobernante”. Creo que, a estas alturas, nadie duda de que tenemos un problema y no uno cualquiera. Es un problema esencial, formidable, porque afecta a la integridad misma del Estado.

Si llamamos a las cosas por su nombre, lo que hoy se está planteando por algunos es la ruptura del Estado y eso altera la idea misma de lo que es España.…  Seguir leyendo »

Ya nadie lo duda: tenemos un problema. Un problema que nos afecta a todos. A las instituciones y a la sociedad civil. A quienes defendemos la integridad del Estado y a quienes pretenden, unilateralmente, desmembrarlo. A todos los catalanes y a todos los españoles.

Nadie puede sentirse indiferente; nadie puede pensar que no va con él. Y menos aún pueden pensarlo, en una democracia representativa como la nuestra, las organizaciones políticas y sus representantes.

Y, sin embargo, la sensación de que algunos de los llamados a ejercer un papel decisivo en el tratamiento de este problema están cruzados de brazos y sólo a la espera de que se produzca el conflicto o que el tiempo lo arregle se ha instalado con fuerza en amplios sectores de la opinión pública.…  Seguir leyendo »