Pierre Ruetschi

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Suiza es una Willensnation, una nación por voluntad. Su existencia y su cohesión dependen del deseo de sus ciudadanos de defender juntos los intereses del país. Suiza necesita, incluso más que otros Estados, un diálogo permanente entre sus ciudadanos. Que se escuchen, hablen, se observen para comprenderse, aunque no estén de acuerdo. Si no, “Suiza no existe”, como dijo el artista Ben hace 25 años.

La democracia directa, que deposita el poder en el pueblo, refuerza la importancia de la proximidad informativa. Y la radiotelevisión pública (SSR), con sus cinco cadenas de TV y sus 17 radios, constituye un elemento central de cohesión en un país con cuatro lenguas y mil líneas divisorias.…  Seguir leyendo »

Suiza asiste sobre ascuas al desolador espectáculo de una Europa desorientada ante los inmigrantes. En 1992, cuando se negó a entrar en el Espacio Económico Europeo (EEE), el país helvético escogió una vía única para asegurarse su puesto en el Viejo Continente: las negociaciones bilaterales. Estar con Europa pero sin estar dentro de ella. La fórmula fue extremadamente provechosa. Crecimiento, paro, calidad de vida... Todos los indicadores parecen demostrar que elegir esta política, sutil y continuamente renegociada, fue acertado, mal que les pese a todos aquellos que, como nosotros, soñaban con Europa y fueron ligeramente minoritarios la noche del referéndum. Ni siquiera los ataques generalizados contra el secreto bancario, hoy definitivamente enterrado, ni el descrédito que este acarreó, dieron al traste con el “pequeño milagro suizo”.…  Seguir leyendo »