Prudencio García

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Septiembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Por un margen milimétrico, y contra todo pronóstico, ha prevalecido el no al Acuerdo de Paz en Colombia. Es decir: ha predominado el miedo de un sector de la sociedad colombiana a un hecho que veía y sigue viendo como altamente amenazador. La idea de que los responsables de las FARC queden “en la impunidad”, y, peor todavía, que una vez legalizados alcancen puestos políticos ingresando en las instituciones, sea en calidad de parlamentarios o de autoridades ejecutivas, sigue siendo una obsesión de la derecha colombiana. Cuyo argumento básico sigue siendo el siguiente: “De nin­guna manera podemos permitir que los criminales que fueron jefes de la guerrilla se conviertan en legis­ladores, en calidad de dirigentes de partidos supuestamente democráticos.…  Seguir leyendo »

Nadie puede olvidar en Colombia algunos trágicos hechos, demasiado relacionados históricamente con la situación actual. Por ejemplo: durante largo tiempo, el partido Unión Patriótica (UP), inicialmente procedente de la fusión de varios grupos guerrilleros y auto­definido finalmente como socialdemócrata, negoció el fin de la lucha y la firma de la paz. Pero, una vez firmado el acuerdo, sus militantes empezaron a ser sistemáticamente exterminados. Entre 1987 y 1994 miles de miembros de la UP fueron asesinados incluyendo sus más destacados representantes, entre ellos numerosos diputados, senadores, concejales, alcaldes, e incluso dos candidatos presidenciales. En total, entre 3.500 y 5.000 de sus militantes fueron eliminados, sometidos a una caza implacable, perpetrada por grupos paramilitares, pero también por elementos del ejército y de los cuerpos de seguridad.…  Seguir leyendo »

El reciente fallecimiento del presidente Adolfo Suárez ha removido inevitablemente los sentimientos —más que los análisis rigurosos—, dando lugar a valoraciones apasionadas de lo que fueron sus brillantes éxitos y sus sonoros fracasos en sus cuatro años y medio en el poder. Aquí nos limitaremos a valorar una sola de sus acciones de gobierno, concretamente una, la más difícilmente factible, la más extraordinaria, la que nadie excepto él hubiera sido capaz de realizar con éxito. Operación que, siendo la más endemoniadamente complicada, era también, como vamos a ver, la más imprescindible para alcanzar la meta propuesta. Obviamente, estamos hablando de la legalización del Partido Comunista, verdadera llave maestra, auténtico nudo gordiano sin el cual no era posible franquear con éxito la puerta de la Transición, según revelaron, como vamos a señalar, los resultados de aquellas primeras elecciones del 15 de junio de 1977.…  Seguir leyendo »

Se dice que la ONU es débil, y es verdad. Lejos de constituir un gobierno mundial, su carencia de facultades ejecutivas le impide convertir sus resoluciones en órdenes de obligado cumplimiento, acompañadas de la suficiente capacidad coercitiva que asegure su ejecución. El no disponer de un poderoso aparato militar propio y permanente, sometido a sus órdenes directas, que pudiera permitirle imponer por la fuerza, en caso necesario, el cumplimiento de sus resoluciones, lleva consigo inevitablemente un cierto tipo de debilidad. Pero no es una debilidad cualquiera: se trata de la digna debilidad inherente a todo aquel cuya fuerza no es física sino jurídica y moral.…  Seguir leyendo »

“Hubo desmanes, pero yo no estuve enterado”, (General Efraín Ríos Montt, máximo responsable guatemalteco del genocidio maya en 1982-1983)

Finalmente ocurre lo que durante décadas pareció imposible en un país como Guatemala. Uno de los máximos criminales latinoamericanos —el general Efraín Ríos Montt, cuyas sanguinarias actuaciones le valieron el apelativo de Ríos de Sangre Montt— se sienta finalmente ante sus jueces, aunque todavía goza del escandaloso privilegio del arresto domiciliario. Y aunque todavía las presiones y las amenazas forman parte del precio a pagar por el intento de hacer justicia en aquella sociedad, una de las más desiguales, injustas y desgarradas de América.…  Seguir leyendo »

Tan pronto como los observadores desarmados de la ONU abandonan una ciudad siria, las fuerzas represoras del régimen de Bachar el Assad reanudan el matadero, triturando el alto el fuego falsamente aceptado por el gobierno represor pocas semanas atrás. Nueva burla a los esfuerzos del mediador de la ONU, Kofi Annan, que nuevamente ha declarado intolerable la actuación gubernamental. Pero esa actuación continúa con toda desvergüenza porque el régimen opresor se sabe firmemente respaldado por Rusia y China, y muy especialmente por la primera, la Rusia de Putin.

Este último, al ser interrogado ante las cámaras por su sistemática posición favorable al Gobierno sirio en el Consejo de Seguridad, respondió en tono airado y con inaudita desfachatez: “Nuestra posición sobre Siria está enfocada a la futura reconciliación de aquella sociedad.”…  Seguir leyendo »

Aman fervorosamente la desigualdad. La adoran, la necesitan, la defienden como un valor esencial. No pue­den evitarlo. Lo llevan en sus genes. Para empezar, ya en aquel primer acto electoral de 2012 (los caucus de Iowa), los siete candidatos iniciales del Partido Republicano a la presidencia de los Estados Unidos nos dieron una rotunda lección al respecto. Allí señalaron sus diferencias y peculia­ridades, pero sobre todo hicieron notar su más notable coincidencia: su rechazo unánime a la reforma sanitaria emprendida por el presidente Barack Obama. La más explícita fue la única mujer de aquellos siete aspirantes, fuerte­mente vincu­lada al Tea Party, la congresista Michele Bachmann, quien, al comunicar su abandono de la carrera presi­dencial, mani­festó con rotundidad: «De todas formas, seguiremos luchando enérgica­mente con­tra la línea socialista del pre­si­­dente Oba­ma».…  Seguir leyendo »

La terrorífica jauría de secuestradores, torturadores y asesinos de la Escuela de Mecánica de la Armada, cuya siniestra sigla (ESMA) fue motivo de horror en Argentina durante años de crímenes abominables y posteriores décadas de vergonzosa impunidad, acaba de ser, al fin, sentenciada por la justicia argentina. Aquellas fieras desalmadas, conocidas por sus famosos nombres y sobrenombres, como el Tigre (Jorge Acosta), el Ángel de la Muerte (Alfredo Astiz), el muy temido Serpico (Ricardo Miguel Cavallo), además de otra serie de colegas de su mismo cuerpo militar, todos ellos oficiales de la Marina argentina de diversas graduaciones, destinados por aquellos años setenta en aquel indecente centro docente, reciben al fin su merecido castigo.…  Seguir leyendo »

En la sala del Tribunal de Alto Riesgo de la ciudad de Guatemala, bajo la presidencia de la juez Jazmín Barrios, la voz firme y serena de la juez vocal Patricia Bustamante sonó especialmente rotunda cuando leyó: «Quedó demostrado que los militares actuaron de forma planificada, con ensañamiento y perversidad».

La sentencia se refiere a los hechos producidos principalmente el 7 de diciembre de 1982, cuando una unidad de kaibiles -tropas especiales- entró en el poblado de Las Dos Erres, pequeña aldea maya del Petén, al norte del país. Un total de 201 campesinos, civiles desarmados, en su mayoría mujeres y niños, fueron allí asesinados.…  Seguir leyendo »

Aquel día de febrero de 1990, cuando me dirigía por primera vez al encuentro de Ernesto Sábato en su casa de Severino Langeri, Santos Lugares, provincia de Buenos Aires, aquel encuentro inminente y ya acordado era para mí motivo de cierto orgullo, pero más aún de curiosidad.

El motivo oficial de la entrevista era su condición de ex presidente de la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (CONADEP), dado que yo me hallaba entonces en Argentina investigando para mi futuro libro sobre la dictadura militar de las juntas. Pero ocultamente había otra motivación que superaba en intensidad a la anterior: mi interés por conocer al creador de personajes como María Iribarne y Alejandra Vidal.…  Seguir leyendo »

En este trigésimo aniversario de aquel 23 de febrero de 1981, nuestro comentario se limitará a un área de las muchas que concurrieron en aquel hecho histórico, del cual ya hicimos en su día, en un contexto académico riguroso, un análisis sociológico de la debida extensión y profundidad.

Recordemos, para empezar, la anterior intentona golpista (Operación Galaxia, 17 de noviembre de 1978), abortada apenas 20 días antes de la fecha prevista para el referéndum constitucional del 6 de diciembre de 1978. Sus autores fueron condenados por un tribunal militar a las grotescas penas de siete meses (Tejero) y seis meses y un día (Inestrillas).…  Seguir leyendo »

Transcurridas ya más de dos semanas y enfriados los acaloramientos derivados de lo ocurrido en la celebración de la Fiesta Nacional del 12 de octubre, procede una valoración de aquellos hechos desde el apartidismo y la serenidad.

Era el momento del homenaje a la bandera, a nuestros ejércitos, y a nuestros muertos, caídos en las distintas misiones internacionales. La misma sociedad que les envió a difíciles lugares del mundo a cumplir unas misiones arriesgadas -tan arriesgadas que les condujeron a la muerte-, la misma sociedad que les confió y les exigió ese duro servicio, les rendía el homenaje merecido y obligado.…  Seguir leyendo »

La avalancha de acontecimientos tanto internacionales como domésticos que acaparan nuestra atención -empezando por ese monstruo denominado «la crisis» y siguiendo con la incidencia de flagrantes casos judiciales hasta la espléndida irrupción de triunfos deportivos de destacado relieve mundial-, nos hacen olvidar muy fácilmente acontecimientos y conmemoraciones cuyo peso moral y social merece un obligado recuerdo.

Así, no resulta extraño que pasara inadvertida en su momento una importante conmemoración: el 30º aniversario del vil asesinato de monseñor Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador, máxima autoridad de la Iglesia católica en aquel país y prominente figura del catolicismo comprometido con las clases más humildes de América Latina.…  Seguir leyendo »

Lamentablemente, Garzón ha sido descabalgado. ¿Momentánea o definitivamente? «Suspensión cautelar», dice la resolución correspondiente. Qué palabras tan suaves para un golpe tan bajo. Enorme alegría para los torturadores pinochetistas, inmensa satisfacción para los secuestradores y asesinos argentinos, brindis con champán para los corruptos gürtelianos y sus valedores, empeñados en asegurarles la impunidad. Consternación y desesperanza para las víctimas del franquismo que aspiran a recuperar los restos de sus seres queridos que todavía yacen en fosas comunes y clandestinas.

Inevitable complejidad del caso, por una parte, frente a una pavorosa y descarnada simplicidad, por otra. La complejidad se deriva de interpretaciones muy diferentes del derecho y la moral.…  Seguir leyendo »

Se cumple hoy una trágica conmemoración: el vigésimo aniversario de la muerte en El Salvador del padre Ignacio Ellacuría, rector de la Universidad Centroamericana (UCA), y de sus cinco compañeros jesuitas españoles, asesinados por una unidad del Ejército salvadoreño en la madrugada del 16 de noviembre de 1989, junto con las dos mujeres, madre e hija, que les atendían en su residencia en el campus de la propia universidad. Muy pocos días antes, Ellacuría había recibido en Barcelona el Premio Alfonso Comín, en solemne acto celebrado en el viejo recinto del Consell de Cent.

Según consta en el informe de la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas sobre El Salvador, la unidad del Ejército salvadoreño que perpetró el múltiple asesinato recibió la orden concreta de «eliminar a Ellacuría sin dejar testigos», requisito que costó la vida a siete personas más.…  Seguir leyendo »

El Gobierno español, de acuerdo esta vez con la oposición (rara avis), se dispone a modificar el marco jurídico en el que se sitúa la legislación española en relación con los crímenes de lesa humanidad. El artículo 23 de nuestra ley orgánica del Poder Judicial atribuye a la justicia de nuestro país la capacidad jurisdiccional sobre determinados delitos, cuya extrema gravedad ofende a la humanidad entera, con independencia del lugar donde tales crímenes se hayan podido perpetrar.

Ahora se pretende recortar drásticamente esta atribución usando una salida lateral, por no decir una puerta trasera de nuestro ordenamiento legislativo, aprovechando el trámite de enmiendas al proyecto de ley de Reforma de la Legislación Procesal para la Implantación de la Oficina Judicial.…  Seguir leyendo »

Son muchos los que afirman que todo ser humano es un torturador en potencia, aunque sólo ejercerá como tal si se dan las circunstancias propicias para ello. Según esta teoría, si todavía somos respetables ciudadanos adversos a la tortura es sólo porque la vida no nos ha deparado aún ninguna situación suficientemente extrema, en la que todos llegaríamos a practicarla. Inquietante posibilidad, que, en la siniestra hipótesis de resultar cierta, rebajaría drásticamente nuestra autoestimación como especie viviente.

Recordemos algunos casos de especial significación. El doctor Josef Mengele era un joven médico y antropólogo alemán que, en la II Guerra Mundial, fue reclutado para una unidad de infantería.…  Seguir leyendo »

Afirman los adversarios del esclarecimiento: «Serán los futuros historiadores los que escribirán la Historia». Cierto. Pero ¿contando con qué testimonios, con qué evidencias, con qué estadísticas, con qué documentación? No olvidemos que la tarea de los historiadores científicos se ve -y se verá siempre- amenazada y entorpecida por el negacionismo y la ocultación de aquellos que ponen todo su empeño en negar y ocultar importantes espacios de la realidad histórica. Aquí está la clave de la cuestión.

Cuando se constituyó en Argentina la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (Conadep), también conocida como Comisión Sábato (1984), así como cuando se estableció en Chile la denominada Comisión de Verdad y Reconciliación o Comisión Rettig (1990), al igual que cuando se creó para El Salvador la Comisión de la Verdad de la ONU (1992), y años después al constituir la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH) de la ONU sobre Guatemala (1997), según pudimos comprobar in situ por nuestro trabajo, en cada uno de estos países, tales investigaciones tuvieron invariablemente los siguientes puntos en común:

Todas ellas fueron posteriores a terribles conflictos internos de considerable dramatismo, crueldad y duración.…  Seguir leyendo »