Rafael M. Mérida Jiménez

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El “cadáver exquisito” (cadavre exquis) fue una práctica artística y literaria que cultivaron los surrealistas a partir de la tercera década del siglo XX. Se trata de un juego en el que pueden participar diversas personas y que otorga al azar y a la imaginación una relevancia insólita: versos e imágenes en ocasiones de una originalidad infrecuente, en los que se mezclan las obsesiones y los deseos más insospechados de los autores, que armonizaban realidades y fantasías. Es fácil encontrar ejemplos a través de internet. Algunos son maravillosos, a mi gusto.

Esta modalidad de transgresión fue, por entonces, rechazada y atacada por los espíritus menos vanguardistas o más biempensantes de su tiempo, ignorada por las academias y marginada por quienes detentaban el poder del buen gusto decimonónico.…  Seguir leyendo »

En los últimos años, vengo constatando la multiplicación del uso de una palabra inglesa que se pronuncia más o menos así: kwir” Se trata de un nombre, adjetivo o verbo que puede aludir a algo raro, pero que más comúnmente es manejado como un insulto de carácter sexual (como pueden ser, por ejemplo, maricón o bollera). Me sorprende su extensión, siendo la lengua española tan generosa en rarezas y en ese universo infamado desde hace siglos, según se constata ya en el Tesoro de Sebastián de Covarrubias (1611). O tan creativa como cualquier otra, como cuando se optó por traducirla como torcido o como transmaricabollo.…  Seguir leyendo »

En un hermoso artículo publicado en 1990, la escritora estadounidense Barbara Smith subrayaba que “la homofobia es normalmente la última de las opresiones que se menciona, la última en ser tomada en serio, la última en ser considerada”. Esta reflexión, nacida al calor de su propia experiencia vital —como “mujer negra, lesbiana, feminista y activista”—, apuntaba hacia el papel fundamental que desempeña el sistema educativo en su erradicación. A pesar de las tres décadas transcurridas, de las leyes promulgadas y de las políticas públicas implementadas, resulta desasosegante constatar la presencia de discursos homofóbicos en aulas de tantos y tantos países. Sin embargo, no es solo un problema que deba resolverse en los centros docentes, sino también, por ejemplo, en las calles, en las administraciones públicas y en los parlamentos.…  Seguir leyendo »

Muchos años antes de que algunas editoriales españolas descubrieran en el “género” una mina para imprimir libritos insustanciales, las publicaciones solventes sobre el género y sobre los feminismos ya existían. Me sorprende que, a estas alturas, no vea la luz un mayor número de reportajes y ensayos de enjundia, no se rescaten títulos descatalogados o no se traduzcan obras de indudable relevancia histórica de ayer o sobre cuestiones palpitantes de hoy, aunque sepa que son malos tiempos para el análisis y la reflexión serenos —también, en concreto, sobre géneros y feminismos—. Tras la lectura de algunos (excelentes) y la revisión de otros (escuálidos), no pocas veces se me antoja que estamos condenados a la clase eternamente inicial de una asignatura aplazada con un placer ya no sé si masoquista.…  Seguir leyendo »

Lecciones de Benedetta

El estreno del último largometraje de Paul Verhoeven, durante el pasado Festival de Cannes, ha vuelto a entusiasmar a sus seguidores y a enfurecer a sus detractores. No es para menos: Benedetta combina a la perfección muchas de las filias y fobias temáticas y visuales de este director, quien reparte a unos y a otros toda la carne y toda la carnaza que desean, manteniendo vivas las brasas de una filmografía longeva, con títulos tan emblemáticos como Delicias turcas, Instinto básico o Showgirls. Su estreno en España, en el Festival de San Sebastián, tampoco ha pasado desapercibido, por idéntica ecuación.…  Seguir leyendo »

Legados de un archivo trans

Tusquets Editores rescató el año pasado un hermoso texto, a caballo entre la autobiografía y la ficción, intenso como pocos en su corazón y de indudable calidad literaria: Las malas, de Camila Sosa Villada, que acabó mereciendo el Premio Sor Juana Inés de la Cruz, para estupor de muchas decimonónicas. En palabras de la autora argentina, se trataba de “un canto al travestismo, cómo yo viví mi propio travestismo, cómo sentí que se lo tomaban mis padres, cómo sentí que se lo tomaba el pueblo de donde yo era”. Su portada llamaría la atención a más de una, pues era rara por su factura y simbolismo: una fotografía procedente del Archivo de la Memoria Trans.…  Seguir leyendo »