Ramón Aguiló Obrador

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Julio de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Muchos alemanes siguen frotándose los ojos y los oídos como si les hubiese asaltado de repente un catarro identitario y ya no supiesen quiénes son, de dónde vienen y a dónde van. Después de enterase por la prensa que su amada industria automovilística había mentido y engañado con alevosía al mismo pueblo que daba nombre a su más célebre corporación, ahora toca otro despertar, quizá mucho más trágico y fundamental, pues va más allá, al sur de la propia historia, removiendo los cimientos del Idealismo y la Ilustración, de aquella maravillosa época de la humanidad en la que absolutamente todo, desde Dios hasta la entraña más mortal del hombre, debía someterse al tribunal de la Razón, según la conocida máxima kantiana.…  Seguir leyendo »

Merkel fin de la cacería

Prometieron como famélicos lobos que le iban a dar caza y le han dado caza. Un año después de las elecciones generales y de la fatídica noche en la que un eufórico Alexander Gauland, presidente de la populista AfD, emitía aquella particular fatwa que nadie quiso tomarse en serio, Angela Merkel anunciaba lo que ya era un secreto a voces: su disposición a renunciar a la reelección como presidenta de la CDU y a ser candidata a cualquier otro cargo político, incluido el de canciller. Las recientes debacles electorales en Baviera y Hesse han acelerado el canto de ese viejo cisne oxidado que se ha visto acorralado por sus propios fantasmas desde que empezó la legislatura y el Gobierno de la Gran Coalición, a la que de grande no le queda nada, sino únicamente la impresionante envergadura de su caída.…  Seguir leyendo »

«Una gran coalición, por muy teutona y gigantesca que sea, siempre es una alianza de perdedores. No obstante, la nobleza de la democracia estriba en la capacidad de convertir esa fatal derrota en una victoria incuestionable». Angela Merkel parece haber interiorizado mejor que nadie estas palabras del canciller Helmut Schmidt, que también sabía que ese ejercicio de prestidigitación política estaba reservado sólo para uno de los perdedores, es decir, para el propio canciller. Al otro, al socio de la coalición, le aguarda el desgaste, la decadencia y el cataclismo. Esa ley no escrita del sistema parlamentario alemán permitió que Merkel hiciese todo tipo de dolorosas concesiones con tal de que los socialdemócratas entraran en el gobierno, regalándoles no sólo los preciados ministerios de Finanzas, Asuntos Exteriores y Trabajo, sino un desmesurado peso específico que en ningún caso refleja el 20,5 % de los votos que el SPD obtuvo en las pasadas elecciones generales.…  Seguir leyendo »

Algo se mueve en la socialdemocracia alemana desde el pasado 24 de enero. Lo que comenzó como un parto accidentado lleva camino de convertirse en la convulsión política más importante de los últimos años en Alemania. Ese día, Sigmar Gabriel anunciaba en una entrevista con el semanario Stern su renuncia a luchar por la cancillería y la llegada de su relevo y nueva esperanza socialdemócrata, Martin Schulz: «Lo que yo podía aportar no basta. Si me presentase, fracasaría, y conmigo el SPD. Con Schulz podemos volver a empezar. Y de eso se trata en las próximas elecciones generales». Con estas palabras se despedía Gabriel, el hombre que, curiosamente, más tiempo ha durado en la presidencia del histórico partido alemán desde Willy Brandt siendo a la vez el menos querido o, al menos, el que menos empatía y cercanía demostraba por las bases, algo que en este partido tiene casi la misma importancia o más que las propias ideas o programas.…  Seguir leyendo »

El caso Lohfink

Un hombre y una mujer fornicando. Otro hombre, amigo del primero, graba el acto con su móvil y participa después en el mismo. Mientras ellos se van jaleando entre sí en lo que parece más un esfuerzo deportivo que sexual, ella profiere unas palabras (un adverbio y un imperativo) que deberían obstruir toda posible discusión acerca de la naturaleza violenta de esas imágenes: «No» y «para». Cuatro años después, y tras numerosas y espectaculares idas y venidas de los juzgados, tras infinitas portadas, campañas, entrevistas y reportajes en los medios de comunicación alemanes y extranjeros, disponemos ya de un veredicto final, emitido el pasado 22 de agosto por el juzgado de primera instancia del Tiergarten berlinés: ella, Gina-Lisa Lohfink, fue condenada a 20.000 euros de multa por falsa acusación.…  Seguir leyendo »

Relato de una genuflexión histórica

Este último mes de abril ha sido uno de los más fríos que se recuerdan en Alemania. El invierno, que se había ausentado para que el otoño dilatara todavía más su nefasta melancolía, apareció de golpe, como aquel invitado rezagado al que ya nadie espera. Todo se anunciaba ya en la noche del 31 de marzo, víspera del primero de abril, día que en Alemania se celebran los Santos Inocentes. Pasadas las diez y media, mientras el tedio y la monotonía se adueñaban del oxidado sofá conyugal, algo insólito ocurría en la televisión alemana. En su programa ‘Neo Magazin Royale’, de la segunda cadena pública, el humorista y presentador Jan Böhmermann se hacía eco de las quejas que el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, había manifestado ante el embajador alemán por una inofensiva canción de otro programa de humor germano, ‘Extra3’.…  Seguir leyendo »

Los nuevos nazis

«Es nuestro deber defendernos con armas. También dispararemos a mujeres y niños». No es una frase de una película de Peckinpah o de una turbia serie policiaca. En ambos casos, habría una compenetración lógica entre la violencia hablada y la violencia filmada. Pero, ¿qué ocurre cuando falla esa reflexión porque quien profiere la obligación de matar mujeres y niños es un político de carne y hueso? En efecto, su autora, en este caso, es Beatrix von Storch, vicepresidenta del partido ‘AfD’ (‘Alternativa para Alemania’), un partido que se llama a sí mismo de centro-derecha y que según las actuales encuestas ha rebasado ya a los Verdes en intención de voto, situándose en un 12%, lo que le convierte en la tercera fuerza política alemana, doblando a los liberales (en torno al 5%) y por encima también de La Izquierda (los antiguos comunistas y socialdemócratas desengañados, en torno al 8%).…  Seguir leyendo »

El mayor truco de Alemania

Hay un curioso y significativo ripio de un popular cantautor alemán dedicado a su patria, en el que se hace la pregunta del millón: «¿Por qué los alemanes nos sacamos el carnet de conducir antes siquiera de enamorarnos?». Quizá no sea improcedente pues indagar en el estado anímico actual del pueblo alemán a partir de la quiebra de esta premisa, la de alguien que descubre trágicamente que su primer gran amor, el amor hacia una máquina de cuatro ruedas habilitada con un motor de la violencia y la voz de un volcán, es un amor no correspondido, simulado, plagado de besos y carantoñas que ahora saben a navajazos en los labios.…  Seguir leyendo »