Ramón Rodríguez Arribas

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Eutanasia

Si alguien debe despertar nuestra comprensión y solidaridad son las personas que sufren y por ello, si ese sufrimiento se presenta como insoportable y toman la terrible decisión de ponerle fin acabando con su propia vida, ningún otro ser humano puede atreverse a juzgarlo y para los creyentes el juicio moral solo a Dios corresponde. Desde el punto de vista jurídico, en España son siempre conductas impunes.

El problema se presenta, como ha sucedido con la muerte de María José Carrasco, cuando el suicidio no es posible fisiológicamente por el estado de postración que padecía y es otra persona la que actúa para producir el fallecimiento; esa conducta está castigada en el artículo 143, número 4 del Código Penal, aunque de forma atenuada en atención a las circunstancias de que medie la petición «expresa, seria e inequívoca» de la víctima.…  Seguir leyendo »

El honor, su principal divisa

Ahora hace 175 años, el 13 de mayo de 1844, D. Ramón María Narváez, a la sazón presidente del Consejo de Ministros y ministro de la Guerra (por aquel entonces los eufemismos eran solo una licencia literaria), presentó a la firma de Su Majestad la Reina Isabel II el real decreto que instauró la Guardia Civil. Fue el fruto de todo un proceso de creación que se inició el 28 de marzo del mismo año y que culminó de acuerdo con la iniciativa y personal intervención del ilustre militar de la más alta graduación, D. Francisco Javier Girón y Ezpeleta, duque de Ahumada, que pasaría a la Historia como fundador del Cuerpo de Policía de carácter militar que, en la actualidad, es reconocido como uno de los primeros entre los que se dedican a la seguridad, a la investigación y a la protección del orden jurídico en los países más avanzados del mundo.…  Seguir leyendo »

El juicio ante el Tribunal Supremo para la depuración de las responsabilidades penales de los miembros del Gobierno y de la Mesa del Parlamento de Cataluña, así como de dirigentes de asociaciones independentistas, con ocasión del referéndum, la aprobación de las llamadas «leyes de desconexión», la declaración de independencia y la proclamación de la república, constituye un acontecimiento para la historia ante una crisis institucional gravísima en España, que se ha dado en llamar «golpe de Estado lento», descripción que suele molestar a los que lo protagonizaron y a sus seguidores -lo que es explicable-, pero también a algunos que se proclaman contrarios, lo que ya resulta extraño.…  Seguir leyendo »

Nunca me ha gustado el título de «Rey emérito», coincido en ello con mi admirado Antonio Burgos, del que soy ocasionalmente vecino en estas páginas. Siempre que puedo le dirijo a Don Juan Carlos I el apelativo de «Rey Padre». Si es Rey y es padre del que felizmente reina en España, es claro que ese título le corresponde por derecho propio, siendo además conforme con la esencia de la Monarquía, que se basa en la sucesión hereditaria de una familia.

Hay además otra razón para llamar padre, y no solo en el sentido dinástico, al Rey que, con habilidad y prudencia admirables, supo encontrar a las personas, arbitrar la fórmula y lograr el éxito de una operación política que trajo a España la plenitud de un sistema democrático, sin la más mínima perturbación jurídica, «de la Ley a la Ley», como se dijo entonces y debe recordarse ahora con la insistencia que sea necesaria, porque a la Constitución se llegó desde la aplicación del Ordenamiento jurídico vigente en el régimen de Franco, aunando bajo la inspiración, el prestigio y la autoritas del Monarca, la voluntad de unos y de otros, hasta el acuerdo histórico que hizo compañeros de Parlamento a exministros del régimen anterior, como Fraga, y exiliados recién venidos, como Santiago Carrillo.…  Seguir leyendo »

El próximo 28 de enero de 2019 se cumplirán 99 años de la fundación de la Legión, instituida por decreto firmado por S.M. D. Alfonso XIII y creada a imitación de la francesa, como unidad de choque de soldados profesionales, anticipo de lo que muchos años después ha sido la tónica general en los ejércitos de las grandes naciones.

La Legión Española, que se formó realmente como cuerpo militar en el otoño de ese mismo año, con las primeras inscripciones de voluntarios, bajo el mando del que fuera su inspirador, el entonces teniente coronel Millán Astray, pronto alcanzó fama por el valor, la disciplina y el compañerismo de sus soldados y la eficacia de sus mandos, convirtiéndose en poco tiempo en una verdadera unidad de élite que en el norte de África sirvió para pacificar la situación en el protectorado y en la retaguardia, al corregir, con su eficaz labor, los sucesivos desastres anteriores que habían minado la moral de Ejército y ciudadanos en la llamada Guerra de África.…  Seguir leyendo »

Indultos

Aunque su supervivencia se suele fundar, tanto en razones de ejercicio de la soberanía como de Equidad para moderar el rigor de la Justicia, es lo cierto que la facultad de ejercer el «derecho de gracia», que se reserva al Ejecutivo, es una reminiscencia del poder absoluto que permitía enmendar la plana a los jueces en materia de condenas penales. En España la ley que lo regula es la de 24 de junio de 1870, reformada el 14 de enero de 1998, y últimamente el 31 de marzo de 2015. La Constitución de 1978 vino a reconocer la pervivencia de esta institución en su artículo 62 i) situándola entre las funciones que corresponden al Rey, si bien el artículo 64 CE establece la necesidad general del refrendo «por el presidente del Gobierno y, en su caso, por los ministros competentes», lo que en materia del ejercicio de la gracia corresponde al ministro de Justicia.…  Seguir leyendo »

Un rey y un juez

Haceahora un año de los graves acontecimientos que tuvieron lugar en Cataluña y de los que, desgraciadamente, no parecen haber aprendido los secesionistas que los protagonizaron. Cualesquiera que sean las valoraciones que quieran hacerse, resulta difícil evitar reconocer que aquellos días España sufrió, lo que Alfonso Guerra calificó de «un golpe de estado lento», por que se produjo meticulosamente preparado y anunciado con descaro a lo largo de mucho tiempo. Si se mira desde el lado jurídico, aún está pendiente de calificarse definitivamente, pero pudiera tratarse de una sedición y hasta de una rebelión. Y con una perspectiva sociológica fue, sin duda, el peor ataque que puede sufrir una Nación, a su integridad territorial y su soberanía, y fue, además, la culminación de la división de los españoles en Cataluña, que se había estado fraguando varios años atrás desde la escuela, falseando la historia y hasta la geografía, y desde la propaganda antiespañola, orquestada incluso desde los medios públicos de comunicación; esa división es la antinatural entre españoles que no quieren serlo y los que permanecen fieles a la «patria común e indivisible» que proclama el Art.…  Seguir leyendo »

Bilateralidad imposible

La reciente convocatoria de la Comisión Bilateral Generalitat-Estado sugiere algunas consideraciones jurídicoconstitucionales. El art.183.1 del reformado Estatuto de Autonomía de Cataluña dice: «La Comisión Bilateral Generalitat-Estado, constituye el marco general y permanente de relación entre los gobiernos de la Generalitat y el Estado a los siguientes efectos: a) la participación y la colaboración de la Generalitat en el ejercicio de las competencias estatales que afecten a la autonomía de Cataluña».

Este precepto fue uno de los impugnados en los recursos de inconstitucionalidad interpuestos, por un lado, por más de cincuenta parlamentarios del PP y por otro, por el Defensor del Pueblo.…  Seguir leyendo »

El respeto a los símbolos

A lo largo de la historia los símbolos, como representación de ideas, valores, principios y sobre todo Naciones, han tenido máxima importancia y su respeto ha marcado la salud de una sociedad. La Constitución española de 1978 consagra varios símbolos. Uno, físico y tradicional, que se recoge en el artículo 4.1, la bandera, «formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas». Todas las naciones tienen su bandera, que ondea en los edificios oficiales, en lugar preferente del desfile de sus Ejércitos y ahora lo vemos en los acontecimientos deportivos, que es donde parece que se ha refugiado la exhibición sin miedo de la nuestra.…  Seguir leyendo »

Hace muchos años, no consigo recordar el título del libro ni el autor, leí una dedicatoria que me ha hecho reflexionar durante el largo tiempo en que he ejercido como juez. Decía así: «A todos los que ejercen el noble oficio de juzgar, en el que se acierta y se yerra públicamente»; seguramente se inspiró en esta frase la definición de independencia judicial que acuñamos en la Asociación Profesional de la Magistratura: «Es el derecho que corresponde a los ciudadanos para que los jueces acierten o se equivoquen sin presión de nada, ni de nadie».

Efectivamente, la independencia de los jueces no es un derecho de estos, y menos un privilegio; es una garantía y, por eso, los que pueden exigirla como derecho son los ciudadanos, que el día que puedan verse comprometidos en una acusación de delito comprenderán la importancia que tiene preservar a los que han de juzgarles de cualquier presión que altere su serenidad de juicio.…  Seguir leyendo »

Actuación violenta

Hasta hace poco tiempo, todo el mundo entendía qué era «actuar violentamente» al cometer un delito; ya fuera causando lesiones o dañando los bienes, o arrebatándolos a su propietario; ya fuera amenazando, con armas o sin ellas; ya fuera cualquier forzamiento en el sexo; ya se tratara de la llamada «violencia de género». Y era así porque para que haya violencia lo importante es que la acción sea ilegítima y el resultado dañoso, ya la ejerza el autor principal o los autores materiales enviados por aquél.

Sin embargo ahora, al hilo del delito de rebelión que se atribuye a los dirigentes separatistas catalanes, parece que se está desdibujando el concepto de «actuación violenta», y la guinda la ha puesto el Tribunal de un land alemán, de nombre impronunciable, al tomarse el atrevimiento de juzgar, en poco más de 72 horas y desde un impreso de euroorden y poco más, la labor de un juez de instrucción del Tribunal Supremo de España, desarrollada a lo largo de varios meses y centenares de folios, para acabar reconociendo que no hay persecución política alguna y que sí hubo violencia en Cataluña… pero poca.…  Seguir leyendo »

La verdad

El evangelista san Juan nos cuenta como el Gobernador romano, Poncio Pilato, interrogó a Jesús de Nazaret sobre las acusaciones que le formulaba el Sanedrín y le preguntó si verdaderamente era Rey, cuando Jesús responde afirmativamente, añade: «Para eso nací y vine al mundo, para dar testimonio de la verdad». Pilato contesta, con lo que hoy llamaríamos pregunta retórica: «¿Y qué es la verdad?», dando la vuelta y saliendo al exterior para dirigirse a los judíos.

La respuesta la había dado el Nazareno varios meses antes cuando dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida». Para los creyentes solo Dios tiene la verdad, los hombres poseemos «nuestra verdad», que tenemos derecho a sostener y defender, pero no a imponerla a los demás.…  Seguir leyendo »

Y AHORA QUÉ

El pasado 21 de diciembre se celebraron elecciones en Cataluña que tenían por objeto, exclusivamente, que los españoles inscritos en el censo de aquella Comunidad Autónoma eligieran a sus representantes en el Parlamento, conforme al Estatuto de Autonomía, aprobado con la condición de Ley Orgánica del Estado por las Cortes Generales, ratificado después en referéndum regional y corregido en unos pocos artículos por el Tribunal Constitucional, único que puede y debe, cuando sea requerido para ello, declarar la inconstitucionalidad de preceptos de una ley, si no se ajustan a la Norma Fundamental, control que garantiza la observancia del Orden Jurídico, sin el que no puede haber democracia, ni Estado de Derecho.…  Seguir leyendo »

En los «realitys» de televisión, cuando se comenta algún delito, el debate se centra en los actos preparatorios, en la personalidad de los autores, en los detalles de lo que pasó, en las investigaciones y, solo en último lugar, en la actuación de los Tribunales.

Como lo que sucede en Cataluña acaba siendo singular, resulta que los posibles delitos cometidos por los dirigentes de aquella Comunidad, al desobedecer al Tribunal Constitucional, presumiendo de ello, ejecutando actos dirigidos a la separación de aquel territorio del seno de España, consiguiendo, a través de sus proclamas, enardecer a las masas, hasta el punto de que se opongan por la fuerza a actuaciones judiciales, e invirtiendo en tan ilícitos fines dinero a manos llenas, al parecer de los fondos públicos, resulta que esa no es la noticia, lo que es objeto de comentario es si para su enjuiciamiento es competente uno u otro tribunal, si sus actuaciones son excesivas, y si hay diferencias en la actuación de uno u otro juez, llegando la crítica a poner en cuestión el sistema judicial español, que acaba extendiéndose, en algunos medios internacionales, a la negación del carácter democrático de las instituciones españolas, no obstante figura en un lugar muy alto en las estimaciones más solventes de todo el mundo.…  Seguir leyendo »

Durante décadas el concepto de España como Nación fue objeto de amores o de odios, pero no fue un concepto discutido. Tampoco lo fue en el ámbito del Derecho Internacional y menos aún en la doctrina constitucional. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, han aparecido términos que están abriendo brechas en aquella concepción indiscutible de Nación, como comunidad humana, social, territorial, histórica y sobre todo con proyección hacia un futuro común; así han aparecido términos como «nación cultural», «nación de naciones» y «Estado plurinacional».

La «nación cultural» está pretendiendo convertirse en la única formulación políticamente correcta, cuando la realidad es que podrá integrar uno de los elementos nacionales, pero nunca el único y, sobre todo, el que haya más de una cultura no ha impedido que existan naciones bien asentadas y políticamente fuertes.…  Seguir leyendo »

El lenguaje coloquial español está impregnado de frases tomadas de la fiesta de los toros, que resultan expresivas de situaciones reales; así, «coger el toro por los cuernos», «dar una larga cambiada», «estar para el arrastre», etcétera. Y tal vez, la más dramática es la de «la hora de la verdad», con la que se señala el momento en que el maestro, caída y casi plegada la muleta, blande la espada y cuando el toro se arranca, se abalanza sobre él para concluir con la suerte final de la lidia… o tal vez morir, como de hecho ha sucedido en bastantes ocasiones y algunas están ya en la historia, así los casos de los diestros Manolete y Paquirri, y hace solo unos días, aunque en distinta suerte de lidia, concretamente en un quite, hemos asistido a la tragedia sufrida en la persona de Iván Fandiño, que nos ha puesto una vez más de manifiesto el arrojo ante el riesgo y el valor de los toreros enfrentándose a la única fiera que existe en el territorio europeo y que no se ha extinguido gracias a esta fiesta, en la que el hombre afronta su propio destino, aunque nada comprendan quienes sin la nobleza del astado, demuestran su vileza celebrando el luto de los demás.…  Seguir leyendo »

Con la frase que encabeza esta página solía significarse, en el lenguaje popular, que de algo no se podía ni hablar; era una forma coloquial de incorporar a la vida social la idea, asentada firmemente, de que en materia de investigación penal debía prevalecer la prudencia, la discreción y el respeto. Eran otros tiempos y no los actuales, por desgracia.

Ahora asistimos a todo lo contrario y es frecuente que aparezcan fotocopiados documentos incorporados a una causa que se está investigando, que veamos a los testigos anticipar o relatar en las radios y televisiones su declaración ante el juzgado y hasta a los abogados dando conferencias de prensa o aceptando improvisarlas, rodeados de micrófonos, a las puertas del edificio judicial.…  Seguir leyendo »

Hace muchos años, cuando comenzaba mi carrera en la Judicatura, precisamente como juez de instrucción, los hijos pequeños de un gran amigo me preguntaron si era verdad que tenía las llaves de la cárcel, como les había contado su padre; contesté que era verdad, pero que también tenía las llaves de todas las casas de los pueblos del partido judicial, porque solo el juez y por razones legales estrictas podía autorizar que se entrara en un domicilio sin permiso de su dueño; quise significar con ello que no solo correspondía al juez de instrucción la persecución del delito, sino también garantizar los derechos de los ciudadanos, porque siempre fue y es un juez de garantías.…  Seguir leyendo »

En mis años de estudiante algunas noches sintonizaba Radio Moscú, que había que escuchar con el oído pegado al receptor, porque sus emisiones estaban interferidas por una «chicharra», que según decían estaba instalada en el tejado de la Dirección General de Seguridad en Madrid, pero a pesar de ello se podía oír. Recuerdo que me llamaba la atención la continua alusión al «pueblo», a la «paz» y sobre todo a la «democracia», lo que resultaba particularmente llamativo viniendo de un régimen totalitario, que presidía Stalin.

Después aprendí que esos son los conceptos que emplean los que tienen tendencias totalitarias, y al final no hay más pueblo que el que ellos representan, la paz es la que ellos imponen y su democracia (los soviéticos la titulaban además de «popular») es siempre un régimen sin libertades políticas ni personales, donde la ideología del pensamiento único penetra hasta los últimos lugares del cuerpo social.…  Seguir leyendo »

La Constitución Española de 1978, en el art. 122.3, después de declarar que el Consejo General del Poder Judicial estará presidido por el presidente del Tribunal Supremo y lo compondrán veinte miembros, declara: «De estos, doce entre jueces y magistrados de todas las categorías judiciales, en los términos que establezca la ley orgánica; cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados, y cuatro a propuesta del Senado, elegidos en ambos casos por mayoría de tres quintos de sus miembros, entre abogados y otros juristas, todos ellos de reconocida competencia y más de quince años de ejercicio en su profesión».

El término «entre», referido a la elección de los doce miembros que han de ser jueces, fue entendido en el sentido de que tanto la propuesta como la elección de los miembros judiciales del CGPJ era cosa solo de los jueces, como sucedía en el Consejo Superior de la Magistratura de Italia, que fue el modelo de los constituyentes y es lo que sucede también en otros países de nuestro entorno.…  Seguir leyendo »