Reyes Mate

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

«El carácter democrático de la polis», decía Aristóteles, «se expresa mediante la selección aleatoria de sus dirigentes». Resulta chocante que alguien tan exigente con los políticos como Aristóteles nos suelte a bocajarro que la democracia funciona mejor con políticos salidos por sorteo. Sorprende, porque antes había dicho que para presentarse a la gestión de la cosa pública había que ser virtuoso. Si el ilustre filósofo cambia de parecer es porque entretanto ha visto cómo la política era acaparada por unos profesionales que iban a lo suyo. Habían olvidado la respuesta de Sócrates a quienes le acusaban de politizar a los jóvenes: «A mí la política no me ha interesado nunca, porque lo que me preocupa es la vida de los ciudadanos y no los asuntos de Estado».…  Seguir leyendo »

La política como teatro no es un invento de los recién llegados sino que viene de antiguo. Los políticos han rivalizado con los eclesiásticos en liturgias, capisayos y símbolos. Lo nuevo es que ha desaparecido una delgada línea divisoria que, durante siglos, distinguía entre forma y fondo, entre apariencia y realidad, entre significante y significado. El que se mostraba debía tener medios para hacerse valer. Nadie pues se engañaba con las apariencias.

Eso es lo que ha cambiado. Ahora, como decía irónicamente Walter Benjamin del teatro barroco, «hasta Dios es tramoya». Lo que importa es el gesto y el atuendo, esto es, la imagen.…  Seguir leyendo »

«El problema de Europa es que está cansada», decía Jorge Semprún en su última intervención pública, hace ahora cinco años, una especie de testamento espiritual dirigido a las nuevas generaciones. Europa parece agotada, y por eso es necesario volver al lugar donde están sus raíces y sus valores. Ese lugar originario es el campo de concentración, el de Buchenwald, por ejemplo, donde él estuvo y que fue hasta 1945 campo nazi y desde ese año hasta 1950 campo soviético.

La nueva Europa nace en el campo de concentración o, lo que es lo mismo, es el resultado de una experiencia doblemente totalitaria, a saber: fascista y comunista.…  Seguir leyendo »

Este diario daba hace poco la noticia de un juez británico que pagó la multa de una joven condenada por apuñalar a su violador. El mismo juez que la condenó, teniendo en cuenta todas las circunstancias atenuantes del caso, entendió que debía salvarla de la prisión pagando de su bolsillo la sanción impuesta. El caso, tratado informativamente como una compasiva anécdota, es, sin embargo, bastante más pues se suma a otros que replantean el papel casi divinal del juez en una sociedad humana.

En el Talmud, libro de referencia de la sabiduría judía también en temas de justicia, se estudia el caso de un juez que castiga a un joven acusado de homicidio involuntario con la deportación a un lugar apartado.…  Seguir leyendo »

El monolingüismo del otro es el título de un librito de Jacques Derrida con el que responde a la pregunta de si su lengua es el francés. La pregunta, a primera vista ingenua, tiene, sin embargo, su miga, ya que Derrida nace en Argelia y sus padres son judíos. Eso le lleva a decir que su lengua materna debería haber sido el hebreo si los padres no lo hubieran perdido, y su lengua natural el árabe de no ser porque, al ser Argelia una colonia francesa, el árabe había sido degradado al nivel de lengua extranjera.

Por supuesto que en su casa, como en la de cualquier otro ciudadano francés, se hablaba la lengua nacional, pero con un acento inconfundible que le colocaba automáticamente en la periferia de Francia.…  Seguir leyendo »

La muerte de Umberto Eco ha puesto sobre la mesa el papel del intelectual. Esta venerable figura que tan bien representó en Francia Emile Zola cuando se enfrentó con su pluma, en el caso Dreyfus, a todos los prejuicios antisemitas franceses al grito de «Yo acuso», ha ido consumiéndose, devorada por otros voceros a los que se les oye más porque se adaptan mejor a los gustos del respetable. Eco ha sido una excepción. El profesor universitario se vistió de novelista y consiguió hacernos ver que el rey iba desnudo. En El nombre de la rosa, en efecto, desmonta el tabú más preciado por el ser humano del siglo XX, a saber, el progreso.…  Seguir leyendo »

El gobierno griego se ha permitido la impertinencia de recordar a los alemanes el paso nazi por Grecia para ablandar su rigidez en la negociación de la deuda. Lo hizo Varoufakis con Schäuble y Tsipras con Merkel obteniendo por respuesta un no rotundo porque la Alemania que ellos invocan nada tiene que ver con la que ahora negocia. ¿O, sí?. Unas recientes declaraciones, en el Süddeutsche Zeitung, del Presidente de Alemania, Joachim Gauck, dan un vuelco a la situación al acoger la reivindicación griega instando a los suyos que «consideren la reparación de los crímenes de guerra en Grecia», añadiendo que él sigue con el mayor interés «la discusión sobre las distintas propuestas que puedan satisfacer la demanda griega de algún tipo de reparación».…  Seguir leyendo »

Primo Levi no esperaba de sus oyentes compasión sino justicia. Y tanto él como los demás sobrevivientes de los campos de exterminio en Polonia, liberados en enero de 1945 y que cada año recordamos por estas fechas, ligaban la justicia a la frágil figura de la memoria elevada por ellos mismos a la categoría de deber. El deber de memoria como instrumento de un tiempo justo no sólo para las víctimas sino para la sociedad por venir.

Es todo menos evidente que la memoria tenga ese poder casi taumatúrgico. De hecho los Aliados, tan interesados como las víctimas en evitar la repetición de la barbarie, propusieron medios más efectivos: el Plan Marshall, imponer a los alemanes una constitución democrática, incidir en las escuelas o controlar la cultura.…  Seguir leyendo »

Los descendientes de aquellos judíos expulsados en 1492 pueden ser ciudadanos españoles. Es, a los ojos del Gobierno que acaba de tomar la medida, la reparación de una “deuda histórica”. Incluso para los parámetros de la época, la decisión de los Reyes Católicos, fue una injusticia. Se les desterró violentamente porque sus autores pensaban que la pluralidad cultural era una amenaza. Que hoy los responsables políticos del país que nació de aquella decisión reconozcan la injusticia cometida es un gesto digno de encomio, a condición de que se tenga bien presente el alcance de la deuda contraída.

Un gesto encomiable, evidentemente, porque rompe con el sacrosanto principio de que “la historia es el tribunal de la razón”, es decir, que lo que vale, lo que cuenta, es lo que consigue imponerse.…  Seguir leyendo »

La salida de la cárcel parece ser el punto de cocción que disolvería definitivamente a una ETA agonizante. Lo que pasa es que unos, el Gobierno de Rajoy, exige la disolución para hablar del tema y otros, el mundo nacionalista vasco, plantea la salida como condición de la disolución. En común tienen, sin embargo, situar en la calle el epicentro de la cuestión etarra.

Lo que realmente les separa es el tiempo de cárcel. Los presos tienen prisa por salir y el Gobierno prefiere verles en prisión. La ley pone un límite a la estancia penitenciaria, que el Gobierno tiene que respetar, pero el reglamento permite una flexibilidad en la salida, que los presos piden se les aplique.…  Seguir leyendo »

«No sabe usted lo que significa reconocerse culpable en este país”, escribía Laín Entralgo cuando, tras la publicación de En descargo de conciencia, un crítico se detuvo en una fugaz frase, perdida en medio del libro, donde el antaño falangista dejaba de exculparse para decir que se sentía culpable del golpe de estado contra la República, de la ferocidad de la represión franquista y de lo que luego vino. Pero ¿de qué tenía miedo este hombre en un momento de su vida en que todo lo tenía y era un intocable? Algo grave y oculto debía saber porque no hay manera de entender la cerrazón de políticos, banqueros, hombres de negocios, jueces o eclesiásticos españoles para reconocer la culpa y, consecuentemente, para asumir públicamente sus responsabilidades.…  Seguir leyendo »

Al ministro de Educación hablar de pobres le resulta anticuado. Hay un pasado, felizmente superado, del que solo habría que recordar la parte triunfadora, en este caso, a los ricos, un término de prestigio. El ministro José Ignacio Wert hablaba en el Senado de esos jóvenes españoles que piden becas. Deberían saber, para entender su política de recortes, que en España hay ricos, pero no pobres. Coincidía este tratamiento ministerial de la pobreza con la publicación de un informe de la Fundación La Caixa en el que se nos informa de que en esta España de contumaz crisis crecen —además de los pobres, que ya sabíamos— también los ricos.…  Seguir leyendo »

En la temporada pasada brilló en la cartelera madrileña El Inspector, la pieza teatral de Nikolai Gogol. Lo original de esta obra escrita hace dos siglos sobre un tema tan viejo como la corrupción, es la complicidad del espectador. El público no deja de reírse. La risa es aristocrática ya que quien ríe piensa estar un codo por encima del objeto o del sujeto risible. El espectador se ríe porque el alcalde desvergonzado, que engorda su cartera con los consabidos sobornos, no se entera de que, a su vez, está siendo estafado por un perillán de su misma escuela. Hasta que harto de las risitas que le llegan del patio de butacas se vuelve al público y le espeta sin miramientos: «¿de qué os reís?…  Seguir leyendo »

«¿Está bien donar órganos de alguien que ha matado a otras personas?», «¿pasa algo por llevar dentro de ti el órgano de una persona que ha matado a otro?» y «¿se trasplanta el alma con el órgano?» Si estas preguntas salen al final de una noche de copas, la cosa se comprende. Si las profiere el busto parlante de Mariló Montero desde la solemnidad de un programa como La mañana de la 1, hay que pellizcarse para asegurarse de que uno no está soñando porque el cóctel de ciencia, ética y filosofía que ahí concurren es de aúpa. La cosa no tendría mayor importancia si no fuera porque esas torpes preguntas a propósito del asesino de El Salobre han encontrado un gran eco en prensa, radio y redes sociales.…  Seguir leyendo »

La riada humana de la Diada puso sobre la mesa la cuestión catalana. Mientras en Madrid la crisis económica servía de excusa para azuzar un viento en contra de las autonomías, Barcelona consiguió repentinamente cambiar su dirección apuntando ahora hacia la independencia. Desde entonces, no parece que haya otro debate que tomar posición a favor o en contra, como si no hubiera nada más que decir.

Sabido es que el asunto de las identidades nacionales ha conmovido siempre la historia de los pueblos, y esa historia, vista a la luz de la experiencia del siglo XX, arroja graves interrogantes que obligan a considerar un punto de vista que pide paso.…  Seguir leyendo »

El mantra informativo de que la economía va mal perdió de repente volumen al filtrarse un informe forense certificando que los huesos encontrados en una finca de los padres de José Bretón no eran de animales sino de niños en unas edades cercanas a las de Ruth y José, desaparecidos mientras estaban al cuidado de su padre. Los indicios apuntan cada vez con mayor certeza al padre, José Bretón, que los pudo haber asesinado e incinerado en un gesto de despecho para vengarse de su esposa, que un poco antes le había planteado el divorcio.

No es la primera vez que un padre mata a sus hijos para vengarse de su esposa.…  Seguir leyendo »

«Las armas te dejan heridas que no cicatrizan nunca». Lo dice Kepa Pikabea, al que se atribuyen más de 20 asesinatos, en el documental Al final del túnel. Pikabea, junto a Urrusolo Sistiaga o Carmen Guisasola, forma parte de ese pequeño grupo de exetarras de la cárcel de Nanclares de la Oca que se han enfrentado con valentía a las consecuencias morales de su pasado terrorista.

La herida es la señal que deja en el propio asesino la violencia que ejerce sobre los demás. Su gravedad dependerá del alcance del mal causado. Sabemos bien que la violencia terrorista es de amplio espectro, pues no solo hace daño a la persona a la que mata, secuestra , amenaza o tortura, sino también a la sociedad dividiéndola entre los que ríen la muerte de alguien y quienes la lloran.…  Seguir leyendo »

El proceso de Kafka cuenta la condena de un inocente. El acusado, Josef K, vaga entre funcionarios judiciales buscando la razón de su culpa. Harto de proclamar su inocencia —»como hacen todos los culpables», le dirá el capellán de la prisión— acabará descubriendo que ha tenido la mala suerte de topar con un tribunal que «arresta a personas inocentes».

Kafka es un exagerado porque los tribunales no están para acusar a inocentes, todo lo más para silenciarles, como hizo el juez del Supremo, Juan Saavedra, que despidió a quien llegó hasta él para pedir justicia por sus muertos y desaparecidos con un «absténgase de perturbar al Supremo».…  Seguir leyendo »

No corren buenos tiempos para la lírica y tampoco para la ciencia. Las noticias que el nuevo Gobierno va dejando entrever consolidan un cambio que viene de atrás pero que ahora va a radicalizarse. De atrás viene una política de recortes que alcanza a los gastos en investigación de la misma manera que afecta a la inversión en la construcción de una carretera. Lo nuevo es la contundencia con la que se aplica la tijera al conocimiento que no es rentable. Hasta ahora se hablaba mucho del I+D+i, fórmula en la que la I significa investigación o conocimiento desinteresado e i, conocimiento rentable.…  Seguir leyendo »

El Senado francés aprobaba a finales del mes de enero una ley que penaliza la negación del genocidio armenio con un año de prisión y una multa de hasta 45.000 euros. La ley, aprobada con poco entusiasmo y con la oposición de senadores tanto de la derecha como de la izquierda, ha vuelto a poner sobre el tapete el problema del tratamiento legal del negacionismo, a saber: ¿ es competente la clase política en la afirmación o negación de la verdad histórica?

Es este un asunto complejo en el que hay que distinguir tres problemas bien distintos: el juicio sobre los hechos, esto es, si hubo o no cámaras de gas, hornos crematorios o la muerte de millones de judíos o de armenios.…  Seguir leyendo »