Ricardo Raphael

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Julio de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La madrugada del 11 de junio, pobladores prendieron fuego a una ambulancia en el municipio de Las Rosas, en el estado mexicano de Chiapas. También arrojaron piedras contra un hospital, y luego vandalizaron la alcaldía y varias casas de funcionarios municipales.

La horda estaba convencida de que el gobierno había esparcido coronavirus en la comunidad. No sabían que el propósito era fumigar, como se hace rutinariamente en esta época del año, para prevenir el dengue.

Una efervecencia similar irrumpió, durante mayo, en otras localidades de distintos estados. En Zinacantepec y Almoloya de Juárez, en Estado de México, la población se rebeló cuando efectivos de la Marina se disponían a desinfectar los pozos de agua.…  Seguir leyendo »

Donald Trump y Mike Pence, presidente y vicepresidente de los Estados Unidos, afirmaron que el COVID-19 fue diseñado en un laboratorio de Wuhan, en China. En revancha, Zhao Lijian, vocero del ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno chino, aseguró que los responsables de llevar el contagio a Wuhan son militares estadounidenses que asistieron a un evento deportivo mundial en octubre del año pasado.

No hay experto de la comunidad científica que defienda estas teorías, pero tampoco hay quien sepa decir, a ciencia cierta, de dónde proviene este coronavirus. La hipótesis del murciélago es sólo una de tantas, lo mismo que aquella que propone al pangolín como la primera fuente del contagio.…  Seguir leyendo »

El cambio ocurrió con sigilo. El cuerpo humano no puede defenderse porque las alarmas de la invasión suenan con retraso. El coronavirus atraviesa la aduana del cuerpo, el espacio y el tiempo, como lo hace con la membrana ocular, el aparato respiratorio y los órganos que usamos para alimentarnos. Invade casi todos los sentidos y con ello las certidumbres: desde que apareció no hay quien pueda precisar sus alcances.

El COVID-19 interviene el cuerpo humano, lo subvierte, a veces incluso lo desintegra. Por obra suya el cuerpo deja de ser autónomo, lo obliga a concebir nuevas distancias, lo convierte en bomba ambulante, lo reconfigura como una amenaza contra otros cuerpos.…  Seguir leyendo »

Las defensas han sido burladas por un ente sigiloso que fue capaz de engañar al cuerpo humano. Esta vulneración hace pensar en los aqueos, cuando se apropiaron de la ciudad de Troya por obra de un caballo de madera, una treta tan perversa como magistral.

Lo que estamos viviendo no tiene comparación con la peste negra, el cólera, la fiebre amarilla o la influenza española. Ninguna epidemia previa había sido capaz de provocar tanto daño a la humanidad como este nuevo coronavirus. La enfermedad que produce el COVID-19 ataca los pulmones, produce fiebre, agota y ciertamente mata, pero también cierra fuentes de trabajo, arrebata el ingreso, asesina los negocios, fractura los mercados y destruye riqueza.…  Seguir leyendo »

En estricto sentido, no se trata de una pandemia sino de muchas epidemias. El patrón de expansión del coronavirus COVID-19 sucede por regiones dentro de cada país. Hay localidades que solo han sufrido unos cuantos casos y también aquellas que han experimentado el aguijón más violento del contagio.

El mapa de la pandemia en China ayuda a ilustrar el argumento: mientras en la provincia de Hubei, cuna del COVID-19, se registraron dos tercios de las muertes, en Tibet la población vivió la crisis prácticamente a distancia. Italia refleja un modelo similar: la mayoría de los casos de coronavirus se localizan en el norte, particularmente en las regiones de Lombardía, Emilia-Romaña, Piamonte, el Véneto y más recientemente en Milán.…  Seguir leyendo »